°C -
|

La Jornada

Últimas noticias
Anuncio
Anuncio
Anuncio

'Popis Tovar' presentará '50 Ecléctica', en el Esperanza Iris

Imagen
El cantante y percusionista cumple 50 años de trayectoria y en su concierto hará un recuento de los diversos géneros por los que ha navegado. Foto cortesía del artista
25 de mayo de 2024 09:59

Carlos Popis Tovar se crió en el barrio de Peralvillo en la Ciudad de México, pero su alma podría haber anidado en algún cuerpo de un sonero de Cuba, Puerto Rico, Colombia, Venezuela o Nueva York.

Es cantante, percusionista y docente y cumple 50 años de expresarse por medio de esa energía que traduce los sentimientos en notas y en silencios.

Es fundador del grupo pionero en México del jazz latino Banco de Ruido, en el que han pasado artistas que destacan al género de la síncopa, pero también de nuestra tercera raíz, la de la negritud.

Carlitos, como le dicen sus amigos, es reconocido por su voz y su labor como docente y percusionista. Ha acompañado a las cantantes Eugenia León, Lila Downs y Tania Libertad, por mencionar a algunas, y ha alternado con gente de la talla de Cecil Taylor, Oscar de León, Tito Puente, Rubén Blades, Ray Barretto y Celia Cruz.

Popis Tovar tiene tumbao. Es decir, la magia del sabor que necesita todo artista que desarrolle la música afroantillana, pero también la profundidad para crear armonía tradicional. Por algunos años formó parte del emblemático grupo Los Folkloristas.

El sonido en sueños

Para su efeméride armó un gran huateque para este domingo en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, donde con sus amigos hará un recuento de los diversos géneros por los que ha navegado. La fiesta abarcará una gama de acústica latina, convirtiendo el escenario en un repaso por los sonidos del Banco de Ruido, hasta un paseo por la música mexicana tradicional, la salsa y otras formas de convertir el sonido en sueños.

A todo esto se sumará la presencia del grupo Los Folkloristas, de los pianistas del Banco de Ruido Héctor Infanzón, Pepe Torres e Irving Lara (quien fue el pianista titular de Celia Cruz cada que ella venía y también quien le armaba la orquesta), Alfredo Bringas (del ensamble Tambuco que tocará el vibráfono), el rock de Guillermo Briseño, el jazz de Iraida Noriega y de las hermanas Ingrid y Jennifer Beaujean. Así como las cantantes Sylvie Henry (haitiana), y la cubano-mexicana Lázara. También hará presencia los tambores brasileiros de Batalá México y el movimiento de la compañía de danza clásica y contemporánea del Centro Cultural Ollin Yoliztli, que cobijarán con sus coreografías.

Cultura y educación

Esta reunión le hace creer a Popis estar haciendo lo certero. Siempre le he guardado distancia a la farándula. Lo mío es la cultura y la educación, comenta a La Jornada.

Habla sobre su relación de 50 años con esa musa-energía: la vida de un creador está llena de pasajes en los que, primero, te toca picar piedra quieras o no, pero en algún momento recoger algunas de esas piedras con las que puedes construir un cimiento en el que vas a comenzar a crecer. Construyes una base que te puede soportar para seguir haciendo lo que quieres.

Su historia con la música viene de casa. Nació en una familia con gran gusto por ésta. A la abuela le gustaba la zarzuela. El abuelo tocaba el banjo y el violín. Su papá, además de panadero repostero, era aficionado a tocar el tres cubano (guitarra de tres cuerdas), al igual que su tío. Pronto, le compraron una guitarra que el abuelo le enseñó a tocar. Fue su primer contacto con un instrumento. Su tío tenía su conjunto de barrio con el que tocaban sones cubanos. Tenían un cantante, un conguero, un bongosero, y mi tío, con su tres y tremenda voz, rememora.

Esa música la escuchaba en reuniones de familia o cuando se colaba a las tocadas del tío. El sonido del tambor me dejó marcado, sobre todo con la generación de esas células rítmicas obstinadas, que son las que se usan en la música afrocubana, comparte.

Popis recuerda que hubo un maestro que enseñó tanto a su papá como a su tío: Julio del Razo, quien también era vecino de la Ex Hipódromo de Peralvillo. Por cierto, éste fue el conguero de Pérez Prado durante el último periodo en México del Cara de foca.

No deja de lado la influencia de su hermano mayor, que en la colonia creó, con sus amigos, un grupo de rock. Se juntaban en el vecindario ha tocar covers de los Beatles, y un día, su baterista no llegó. Le dijo: “vas… siempre me pegaba al bataquero, quizá por ese llamado de la percusión; me movía todo por dentro. Fue mi inicio, obvio, en el barrio”.

Ingresó después a la Escuela de Iniciación Artística (del Inbal), donde aprendió teoría musical y solfeo. Más adelante, entró a la Escuela Superior de Música, donde tuvo el honor de conocer a los maestros de percusión sinfónica, Abel Jiménez y de canto, Carmen Pérez. Si no hubiera transitado por esas instituciones y sin esos profesores, no me habría derarrollado en lo que me gusta.

El tamborilero chilango se empapó también de la música afroantillana de los grandes. Asegura: “no me podía perder un tíbiri y escuchar a la Sonora Matancera, que hay que decirlo, ha tenido más de 100 cantantes en su historia. Todos eran buenos y no todos fueron cubanos, como Nelson Pinedo, que era colombiano. Eso marcó mi relación con la música afro. Luego fui invitado a integrarme con Los Folkloristas, donde estuve por unos cinco años. “Viajé con ellos y con Banco de Ruido y en cada lugar aprendía de un informante directo; es decir, de los que tocaban las percusiones in situ porque ahí está toda la parte técnica africana, que es la escuela maestra”.

–Los mexicanos no queremos aceptar a nuestra tercera raíz. Se le comenta.

–En la escuela te enseñan que los mexicanos somos la mezcla del indígena y del español, y discriminan y descalifican a una tercera raíz que, desde la época de la Colonia, contribuyó en todo sentido.

El artista argumenta que la música que más representan al país es el son. El mariachi, el son jarocho y el huasteco tienen inmersa a la tercera raíz.

La clave es esencial porque es una célula rítmica que viene de África y está insertada en el ritmo de esos géneros. Todos vienen de África.

–¿Qué se necesita para ser un cantante de son?

–Primero, tener afinación. Luego, una emisión controlada a través de la columna de aire, que es la batería del cantante. A veces tendrás que impostar tu voz (sin dudar ni temblar) como si hicieras ópera. Los soneros que lo son cantan con impostación natural en su voz. Los que se interesen en interpretar tienen que aprender a colocar la voz, una que sea diafragmática potente. Hay una tercera cuestión: el fraseo, que se relaciona con el toque de una clave. Son fundamentos que definen a un buen cantante sonero.

Dice que el electicismo es un método filosófico que concilia diferentes doctrinas y por eso nombró a su concierto 50 Eclécticaporque vas a escuchar, desde la música tradicional con Los Folkloristas, así como una música compleja como la de Banco de Ruido.

Este domingo, el Esperanza Iris se vestirá a partir de las 18 horas con fina música para festejar la carrera de un cantante apasionado.

 

Fanáticos de Star Wars perfeccionan duelo con sable láser en CDMX

La Jedi Knight Academy (Academia de Caballeros Jedi), fundada en 2019, es una escuela de combate y coreografía con sable láser en Ciudad de México.

Murió Donald Sutherland, un actor espléndido nunca nominado al Óscar

El canadiense trabajó en decenas de éxitos de cine y televisión, como Los juegos del hambre.

Arrestan a rapero Travis Scott por intoxicación pública

Scott, de 33 años, estaba parado en el muelle gritando a las personas en un barco, dice el informe.
Anuncio