°C -
|

La Jornada

Últimas noticias
Anuncio
Anuncio
Anuncio

México SA

29 de febrero de 2024 07:52
La buena, que toma forma el regreso del tren para pasajeros y para ello el presidente López Obrador envió al Congreso (como parte del más reciente paquete de 20 reformas constitucionales) una iniciativa para lo conducente, lo que es para celebrar; la mala, que entre quienes se han anotado para ofrecer ese servicio son los mismos corporativos que, con la venia de Ernesto Zedillo, lo cancelaron casi tres décadas atrás, luego de la privatización: Grupo México, del tóxico Germán Larrea, por medio de sus subsidiarias Ferromex y Ferrosur, y la transnacional estadunidense Kansas City Southern.

El secretario de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, Jorge Nuño, detalló que la reforma planteada (por López Obrador) al artículo 28 constitucional reconoce el transporte ferroviario de pasajeros como un área prioritaria para el desarrollo nacional, pues permite atender las crecientes necesidades de la ciudadanía en materia de movilidad.

De acuerdo con el funcionario, el Estado mexicano, así, retoma el derecho de utilizar las vías ferroviarias que son de la nación, y así poder otorgar concesiones a empresas privadas o asignaciones a empresas públicas para llevar a cabo el impulso e implementación del servicio de transporte de pasajeros. La reforma es congruente con el marco jurídico vigente y con las condiciones establecidas en las concesiones actuales. La transformación del transporte ferroviario de pasajeros en México se basa en los siguientes elementos: se eleva a rango constitucional la preferencia para el transporte ferroviario de pasajeros y se respetarán los derechos y obligaciones que tienen los títulos actuales.

Nuño recordó que dicho servicio se detuvo (en realidad lo cancelaron los corporativos que se quedaron con las concesiones) hace 30 años para preponderar el transporte de carga; hoy el Estado mexicano renueva el trayecto y retoma el derecho de utilizar las vías ferroviarias, que son de la nación, para prestar el servicio de transporte de pasajeros. Actualmente contamos con 19 mil 900 vías asignadas y concesionadas, de las cuales mil 868 ya son vías de servicios de pasajeros. A éstos mil habría que agregarles también los más de mil 500 kilómetros del sistema del corredor del istmo y del sistema que se conocía como el Chiapas Mayab, además de que ya están incluyendo el Tren Maya, El Insurgente y otras líneas turísticas. El cambio de rumbo del sector ferroviario en nuestro país consiste en aprovechar estos 18 mil 32 kilómetros de vías principales de carga que ya tenemos para utilizarlas también en servicios de pasajeros.

El presidente López Obrador subrayó que con la privatización zedillista de los ferrocarriles quisieron acabar con 150 años de historia, pero no pudieron. Antes, esas vías férreas se usaban para el ferrocarril de pasajeros o de manera mixta (también para carga), pero desaparecieron los de pasajeros en el periodo neoliberal y eso no debe olvidarse.

De hecho, en las concesiones que se entregaron a los citados corporativos “se estableció que si algún día un gobierno decidiera –y yo agrego un gobierno democrático, interesado en el pueblo, no al servicio de minorías rapaces–, quedó asentado que ese gobierno podía recuperar esas vías para trenes de pasajeros; de modo que no se trataría de ninguna expropiación, sino de hacer uso de un derecho que ya está establecido, el derecho que tiene el gobierno, que representa al pueblo, para que esa infraestructura, esos 18 mil kilómetros se puedan seguir usando para trenes de carga y se incluya a los trenes de pasajeros. No es muy complicado, porque ya está el derecho de vía”.

Entonces, Grupo México y Kansas City Southern, que con la venia zedillista cancelaron el servicio de pasajeros, ahora alzan la mano para ofrecerlo. Congruentes, como siempre.

Las rebanadas del pastel

Haberlo dicho: con la cara más dura que el concreto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación asegura que rechazó (el pasado 31 de enero, con el voto definitorio, en abierto conflicto de intereses, del ministro Alberto Pérez Dayán) la Ley de la Industria Eléctrica no por ilegal o anticonstitucional, ni siquiera –según ella– para proteger los intereses del capital privado, sino con el único y heroico objetivo de evitar para México una condena económica de grandes dimensiones y el fin del asunto en el tema energético. Pues qué amable … Y la familia feliz de Bucareli está loca de contenta, porque ahora todos sus integrantes están en la nómina mayor del gobierno: a partir de ayer, Bertha Alcalde Luján es la nueva titular del Issste.

Twitter: @cafevega

 
 


Ciudad perdida

De nuevo, otro debate perdido.

México, SA

Todo es miel sobre hojuelas.

Astillero

Sheinbaum y el Chiapas encapuchado.
Anuncio