°C -
|

La Jornada

Últimas noticias
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Cruz Azul y América empatan en final de ida; definirán título en el Azteca

Imagen
Durante la final de ida de la Liga Mx. Foto: Víctor Camacho
23 de mayo de 2024 22:34

Ciudad de México. América tiene un rasgo profundo que lo distingue. Y lo ha construido para mostrarle a sus aficionados de qué está hecho, sobre todo en finales. Lo defiende y compite con él para empatar partidos como ayer en la final de ida de la Liga Mx contra Cruz Azul (1-1), en un antiguo estadio Ciudad de los Deportes que vibró como hace tiempo no se recordaba.

“Las comparaciones no me gustan mucho, pero tenemos un plantel con mucha calidad”, declaraba el miércoles el técnico de las Águilas, André Jardine, quien ha emparentado esa manera de jugar con el coraje que afronta la vida. Quizá por eso sus ideas no sólo son respetables para el plantel que dirige, sino que además son capaces de producir respuestas después de un error como el del 1-0, en el que Uriel Antuna castigó una mala salida de su defensa.

Foto Víctor Camacho

El delantero campeón de goleo creó una especie de complicidad entre Israel Reyes y el portero Luis Malagón, convirtiéndolos en responsables de un pase retrasado que terminó en el manchón de penalti. Los errores tienen un resultado irrebatible. Su efecto es tan contundente que el equipo que lo aprovecha ni siquiera necesita dar explicaciones. Los celestes lo entendieron así durante varios minutos, pero el campeón es un rival ganador hasta cuando defiende.

Con una plantilla robusta y repleta de estrellas, dejó una nueva referencia de su alta resistencia emocional. Esa confianza en que sus delanteros sabrán aprovechar los momentos puede explicar mejor que cualquier imagen el empate del colombiano-mexicano Julián Quiñones (16).

El dorsal 33, número cabalístico de la afición celeste, cerró a segundo poste un servicio de Henry Martín luego de un saque de banda en el que el zaguero Gonzalo Piovi perdió la marca. Como todo gran líder que sabe cómo manejar los temores de las personas a las que dirige, el argentino Martín Anselmi intentó que sus indicaciones sonaran más cercanas, accesibles y atractivas para sus jugadores a partir del aliento de su afición con su ya conocido grito de guerra “¡Daaale, daaale, daaale Cruuuz Azuuul!”.

Foto Víctor Camacho

Por momentos daba la impresión de que La Máquina, antes que buscar el otro tanto en el marcador, libraba una batalla contra sus propios nervios. Luego de ser campeón el torneo pasado, el brasileño André Jardine confesó que su desafío era dejar una huella en la historia del club, algo que perdurara para siempre.

Cada figura de su plantel le ofreció ayer una habilidad concreta. Así como Henry Martín era un domador de zagueros, Quiñones se concentraba en el mérito de inventarse jugadas y provocar con sus gestos a los más de 30 aficionados de Cruz Azul. Las finales requieren de especialistas y el delantero naturalizado mexicano es uno de ellos.

Mientras Quiñones y Henry Martín provocaron más de un silencio con jugadas claras de gol en el arco de Kevin Mier, en las gradas el encuentro produjo una vejez anticipada. Los aficionados se frotaban las manos, optaron por observar de pie los ataques de su rival, pidiendo “huevos” y “la Décima Copa”. Un mosaico gigante recordó una estrofa de la canción “Andar conmigo”, de Julieta Venegas (“Festejemos que la vida nos cruzó), y el número 33, que por diferentes motivos ha traído mejor suerte, volvió a copar su cabecera principal.

Foto Víctor Camacho

Pero nada de eso fue suficiente. Como en mayo de 2013 y diciembre de 2018, las dos finales más recientes en las que ganó, las Águilas forzaron de nuevo la épica. Es como si le advirtieran a sus rivales: “si estamos en la final, aténgase a las consecuencias”. Su experiencia es la gran aliada para el partido de vuelta.

Emociones encontradas

En un breve repaso sobre lo que ocurrió en el terreno de juego, el timonel de La Máquina, Martín Anselmi, consideró que la serie contra las Águilas aún está abierta.

“No veo que nos haya faltado paciencia, al contrario. Estas son finales muy apretadas. El primer partido en la ida condiciona el siguiente. Ahora toca hacer mismo. Hay que ir allá, imponer nuestro estilo, hacer nuestro juego. Y recuperar a los jugadores”, señala.

Del lado americanista, en cambio, Jardine rescató la personalidad de sus jugadores para emparejar un encuentro que parecía complicado desde el inicio.

“Es una demostración de fuerza. El equipo mostró la madurez que tenemos, el por qué salimos campeón en torneo pasado y por qué llegamos a la final en este. Estuvimos más cerca de la victoria que la derrota. El domingo, en el Azteca, tenemos ventaja de cerrar con nuestra gente”, concluyó

Chile y Perú se estrenan con empate sin goles en Copa América

Alexis Sánchez, una de las principales estrellas del seleccionado chileno, tuvo las dos ocasiones más claras del partido para abrir el marcador.

Las brasileñas Alves y Back, primeras árbitras de la Copa América

Alves, de 44 años, y Back, de 39, se desempeñan como cuarta y quinta árbitras, respectivamente, en este compromiso en el AT&T Stadium de Arlington, Texas.

Artesanas de Puebla bordan la playera de la selección mexicana

El grupo de mujeres de la comunidad de Naupan, ubicada en la Sierra Norte, realizó bordados sobre diferentes camisetas del ‘Tri’ con motivo del inicio de la Copa América 2024.
Anuncio