Opinión
Ver día anteriorViernes 30 de octubre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Astillero

Calaveritas fiscales

Falso Felipeje

Panteón legislativo

Genaro ataca

Clase Política

Propuesta del CCE

Julio Hernández López
Miguel Ángel Rivera
Economía Moral

Corea y el Foro Mundial de la OCDE sobre el progreso social

¿Puede Corea servir de guía paradigmática del progreso social?

México SA

El shock de las finanzas públicas

Devolución de impuestos al gran capital, igual a 60% de la deuda pública

Julio Boltvinik
Carlos Fernández-Vega
Penultimátum

Intolerancia eclesial

Patricia Peñaloza
Autoinculpación gubernamental
E

ntre miércoles y jueves, y con el telón de fondo de la desarticulación en las cámaras de la iniciativa de ley de ingresos presentada recientemente por la Secretaría de Hacienda, el titular del Ejecutivo federal, Felipe Calderón Hinojosa, se lanzó contra las empresas que más ganan y que rara vez pagan impuestos, o bien gozan de tarifas impositivas de menos de 2 por ciento –en contraste con el 28 por ciento que, sólo por concepto de ISR, debe aportar la inmensa mayoría de causantes cautivos–; dijo que esa situación de privilegio ha durado varios años y ya no puede ser, y rechazó el señalamiento generalizado en el sentido de que el gobierno que encabeza ha hecho crecer en forma desmesurada el aparato burocrático y el gasto administrativo.

El Correo Ilustrado

Pregunta abierta a la sociedad mexicana

A

la injusticia cometida por el gobierno federal en contra de los trabajadores electricistas de Luz y Fuerza del Centro se suman las arbitrariedades y atropellos en contra de los consumidores; al respecto, me pregunto: si tenemos (los usuarios de LFC) un contrato debidamente regulado y normado con una empresa determinada, en la que se han establecido los términos y condiciones del servicio, así como las tarifas de cobro por el mismo; si el equipo instalado en nuestros domicilios es propiedad de esta misma empresa (LFC), entonces ¿por qué diablos debemos pagar a otra empresa diferente (Comisión Federal de Electricidad) por el servicio que contratamos con aquella? ¿Por qué debemos pagar una tarifa más cara si, a final de cuentas, los usuarios no tenemos la culpa de los negocios turbios del calderonato y sus sucios manejos para entregar las redes de fibra óptica a la iniciativa privada? ¿Acaso deberemos ampararnos ante la ilegalidad que representa un incumplimiento de contrato? ¿Deberemos interponer una queja masiva en la Profeco?

El negociazo
T

odo indica que atrás del golpe fascista en contra del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), mediante el ilegal e inconstitucional decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC), el despido injustificado de 44 mil trabajadores y la indefensión de 22 mil jubilados, está la guerra secreta por la fibra óptica, negocio de miles de millones de dólares que se disputan diversos sectores de la oligarquía y al cual no es ajeno el gobierno de Felipe Calderón.

El SME
E

l gobierno calderonista, desesperado por su fracaso en diversos frentes, ha entrado en un proceso de descomposición acelerado que se refleja en la reacción abiertamente fascistoide que está teniendo ante la negativa de los trabajadores electricistas de Luz y Fuerza del Centro de aceptar la decisión ilegal de desaparecer esa empresa pública y cancelar los derechos de más de 44 mil trabajadores.

José Antonio Almazán González
Luis Javier Garrido
Ineficacia que liquida
¿A

cuántos más de nosotros tienen que matar para que el gobierno nos deje de vender la idea de que se están matando entre ellos? Así lo pensamos muchas y muchos ciudadanos luego de una semana que develó todas las ficciones construidas para ocultar el fracaso del Operativo Conjunto Chihuahua.

¿Guerra fallida o estrategia política?
E

sta vez Rubén Aguilar y Jorge G. Castañeda publican El narco: la guerra fallida, libro sobre la guerra contra el crimen organizado. No son válidos los argumentos del gobierno, afirman desde el prólogo de la obra. Y tras desmenuzar las razones esgrimidas por Calderón en su declaración de guerra del 11 de diciembre de 2006 concluyen, con estadísticas de encuestadoras confiables, que México no está en riesgo inminente de que la droga llegue a nuestros hijos, porque el uso de estupefacientes se ha mantenido estable, por debajo de los demás países latinoamericanos, y que tampoco hemos pasado de país de tránsito a país de consumo. Por otra parte, concluyen que la violencia (descontando la directamente atribuible a la guerra presidencial) no va en aumento y que la corrupción es la misma que hemos padecido desde tiempos inmemoriales. Dicen que los cárteles de la droga no amenazan al Estado mexicano, aunque en este punto reconozco que las entrevistas y discursos presidenciales han ido de aquí para allá según conviene a sus muy personales intereses políticos.

Víctor M. Quintana S.
Jorge Camil
Decreto de extinción de la Presidencia de la República
A

l margen un sello con el escudo nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos-Congreso Constituyente del Bicentenario y el Centenario.

Historia íntima del muro de Berlín
E

l 13 de enero de 1966, si se quiere elegir una fecha ritual, la temperatura en Berlín descendía a los veinte grados bajo cero. “Entre la densa niebla se vislumbra la difusa silueta de un hombre –narra Thomas Willms– que con paso muy lento camina desde el lado oriental del puente Glienicke. Al mismo tiempo, otro hombre inicia su marcha desde el sector estadunidense. En la mitad del puente los dos se encuentran. Un rápido intercambio de miradas y cada uno continua en su dirección”. El puente Glienicke de Berlín, llamado el puente de los espías, fue testigo de algunos de los más importantes canjes de agentes secretos durante la guerra fría.

Gilberto López y Rivas
José María Pérez Gay/III y última
Buenaventura
N

o se tiene todos los días la suerte de caer sobre una obra maestra.

Sobre dioses y muertos
E

l rostro de Tonatiuh está labrado en el centro del Calendario Azteca. La Piedra del Sol o Cuauhxicalli, que se halla en el Museo Nacional de Antropología de la ciudad de México, es la pieza arqueológica más representativa de la cultura mexica. A los lados de Tonatiuh (el Sol) encontramos sus manos, cada una con una pulsera, un ojo y una ceja, porque nada se le puede ocultar. En sus manos, que tienen forma de garras. Tonatiuh apresa un corazón humano; y su lengua es un cuchillo de pedernal, que simbólicamente está pidiendo que se le alimente con sangre.

Vilma Fuentes
José Cueli