°C -
|

La Jornada

Últimas noticias
Anuncio
Anuncio
Anuncio

México SA

Imagen
"Es hasta vergonzoso, pero hay ministros que son empleados de las grandes corporaciones o de los magnates", denunció el presidente López Obrador. Foto 'La Jornada'
08 de junio de 2024 08:30
Disfrazados de mercado, los barones siguen nerviosos ante la inminente reforma constitucional al Poder Judicial –que tanto los ha protegido–, el mismo que les ha dado total a su tradicional práctica depredadora, siempre reivindicando su apotegma de que sin transa no hay ganancia. Entones, ¿cómo no estar histéricos, si tal modificación a la Carta Magna puede tirar a la basura cualquier cantidad de sus negocios sucios?

Por ello, enmascarados de ese ente etéreo, invisible y omnipresente mercado, los barones autóctonos y foráneos que operan en el país decidieron mostrar músculo y alebrestar el mercado cambiario nacional que a lo largo de los últimos seis años ha registrado tranquilidad, equilibrio y fortaleza, a grado tal que ha llevado al peso mexicano a ser una de los monedas más sólidas del mundo.

Dadas las desastrosas experiencias en sexenios pasados, como aquella de defenderé al peso como un perro, los señores de la máscara saben que el tipo de cambio lo han utilizado como factor sicológico desestabilizador, pero ahora son tan burdos que pretenden manipularlo para evitar la reforma constitucional al Poder Judicial.

A cambio de no pocas dádivas y chambas muy bien pagadas, el régimen neoliberal otorgó enorme poder a los barones y fue tal la fortaleza adquirida que sus creadores fueron rápida y conscientemente rebasados. Antes, la minoría rapaz dependía de la clase política (Poder Judicial incluido), pero a estas alturas, ésta, bien remunerada, está a su servicio. Y como los enmascarados se sienten intocables, enseñan músculo, porque, más allá de la citada reforma constitucional, no fue de su agrado la arrolladora victoria de Claudia Sheinbaum, en particular, y de Morena, en general. Mucho menos la derrota de Xóchitl, producto de ella misma, sí, pero también de su operador designado, Claudito, y de los tres cochinitos que compraron ( Alito, Marko y Chucho sin registro). Problema de ellos, desde luego.

En el centro de su intento desestabilizador está el tipo de cambio, pero como lo dijo el presidente López Obrador, no hay motivos económicos para que se alebreste, a menos de que sea una acción concertada, como lo es, de parte de los enmascarados. ¿Quiénes, si no ellos, pueden golpear y chantajear? ¿Los obreros, los campesinos?

El mandatario lo comentó así: al día siguiente de que triunfamos en 2018 subió el dólar. Creo que fue cuando dijo el experto de Chumel (y Loret de Mola) que había que comprar dolaritos y metió en un lío a mucha gente que hizo caso. El lunes (3 de junio de 2024) igual subió el dólar con relación al peso y todavía no se sabía bien lo de la mayoría calificada. Ah, porque quiero aclararles que de todas las reformas que estamos proponiendo la que supuestamente produce más nerviosismo en los mercados es la del Poder Judicial. ¿Por qué?, porque el Poder Judicial está secuestrado, está tomado, está al servicio de una minoría, de los de arriba.

Algo más: lo he dicho aquí y ellos lo saben muy bien, es hasta vergonzoso, pero hay ministros que son empleados de las grandes corporaciones o de los magnates, por eso el Poder Judicial, en vez de impartir justicia para el pueblo y hacer valer el estado de derecho, se ha convertido en un poder faccioso al servicio de una minoría, de la delincuencia organizada y de la delincuencia de cuello blanco. No olviden eso, porque si no nos vamos a quedar en el tiempo en que nos engañaban, que el ratero era el que se robaba una gallina, un cilindro de gas, una bolsa en el mercado, y los grandes ladrones, traficantes de influencia, políticos corruptos, ni siquiera perdían su respetabilidad.

Así es: los barones disfrazados de mercado están alarmados, porque “se sentían dueños de México: ‘¡Cómo se va a reformar el Poder Judicial! ¿Y mis jueces, magistrados y ministros? ¿Y ahora quién me va a ayudar en mis transas? No estoy generalizando, porque hay muchos jueces, magistrados, ministros, no muchos, pero sí hay gente íntegra, honesta. Ahora, ¿a qué le tienen miedo? ¿A que el pueblo elija jueces, magistrados y ministros? A todos nos conviene un Poder Judicial íntegro, incorruptible, al servicio del pueblo y no de particulares”.

Cierto: a todos, menos a los barones.

Las rebanadas del pastel

Xóchitl Gálvez rápidamente agarró camino de regreso al Senado para recuperar el fuero, así sea por tres meses, mientras Santiago Taboada de inmediato agarró el avión por si las moscas… Si de nervios se trata, Rosario Robles suda copiosamente y no por las altas temperaturas: Carlos Ahumada fue detenido en Panamá y podría ser extraditado a México.

Twitter: @cafevega

México SA

Pemex: ¿"rescate fallido"? Nuevos campos petroleros. Neoliberales no pudieron.

Los de abajo

Represión contra campesinos defensores del agua en Veracruz.

Economía moral

El materialismo marxiano según György Márkus / II
Anuncio