La Casa Blanca en contra de desplegar fuerzas militares en la capital para controlar migrantes — sin-fronteras
Usted está aquí: Inicio / Norte / La Casa Blanca en contra de desplegar fuerzas militares en la capital para controlar migrantes

La Casa Blanca en contra de desplegar fuerzas militares en la capital para controlar migrantes

Reuters

WASHINGTON, 3 agosto .-- Miles de migrantes transportados en autobús a Washington en los últimos meses por gobernadores republicanos de estados en la frontera entre Estados Unidos y México han provocado tensiones entre la Casa Blanca y la alcalde demócrata de la capital, dijeron a Reuters cuatro funcionarios estadounidenses.

La semana pasada, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, pidió al presidente Joe Biden, también demócrata, que movilizara a la Guardia Nacional para brindar ayuda y refugio a los migrantes que llegan después de largos viajes desde Texas y Arizona.

Funcionarios de la Casa Blanca y los voluntarios del área de Washington que ayudan a los inmigrantes están expresando su frustración, diciendo que la ayuda es innecesaria y que la solicitud, que se hizo pública la semana pasada, hace el juego a los críticos republicanos de Biden.

"Lo que la gente realmente necesita es vivienda, transporte a sus próximas ciudades, servicios legales y servicios sociales directos, algo para lo que los militares no están realmente capacitados", dijo Ashley Tjhung, una voluntaria de 24 años.

La gran mayoría de los migrantes que llegan a Washington pasan solo horas o días allí antes de dirigirse a otros destinos de Estados Unidos, según una red de voluntarios.

Los gobernadores republicanos Greg Abbott de Texas y Doug Ducey de Arizona han enviado alrededor de 7,000 inmigrantes en los últimos meses, dijeron los estados.

Justo después del amanecer del viernes, unos 30 inmigrantes desembarcaron de un autobús chárter cerca de Union Station en Washington después de un viaje de 36 horas desde Del Rio, Texas, llevando sus escasas pertenencias en bolsas de plástico transparente.

El grupo incluía adultos y familias con niños pequeños que viajaban desde Venezuela, Colombia, Nicaragua y Cuba. Caminaron hasta una iglesia cercana y tomaron fotos del edificio del Capitolio de Estados Unidos y la Corte Suprema en el camino.

En el sótano de la iglesia, los voluntarios les ofrecieron desayuno, cepillos de dientes y ropa limpia mientras preguntaban sobre sus necesidades médicas y los ayudaban a viajar a Nueva York, Carolina del Norte y Florida.

"Hemos tenido conversaciones constructivas con la alcaldesa Bowser y su equipo", dijo a Reuters un portavoz de la Casa Blanca.

“Como hemos dicho repetidamente, el uso de los gobernadores republicanos de los inmigrantes desesperados como herramientas políticas es vergonzoso”, agregó.

La oficina de Bowser no respondió a las solicitudes de comentarios sobre las tensiones. En una carta del 22 de julio a los funcionarios de la Casa Blanca, Bowser dijo que el problema "debe tratarse a nivel federal".

 

MALA ÓPTICA

Otras ciudades estadounidenses absorben a miles de migrantes sin la ayuda de tropas militares. Desde que Biden asumió el cargo, ha habido un récord de 3 millones de arrestos de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México; muchos son cruces repetidos que son rápidamente expulsados.

Durante el mismo período, a cientos de miles de inmigrantes se les ha permitido ingresar al país y luego, a menudo, comienzan el proceso de solicitud de asilo estadounidense.

Los funcionarios de la Casa Blanca no están de acuerdo con la descripción de Bowser de las llegadas de inmigrantes como una "crisis", que se hace eco del lenguaje de Abbott sobre la frontera, dijeron tres funcionarios y otra fuente familiarizada con el asunto.

“El mensaje y la óptica no son lo que la Casa Blanca quiere escuchar o ver de un alcalde demócrata”, dijo un funcionario estadounidense que, junto con otros, solicitó el anonimato para discutir el consenso interno.

La asesora principal de Biden, Julie Chavez Rodriguez, había estado trabajando con Bowser, dijo la persona familiarizada con el asunto, lo que hizo que la solicitud de tropas fuera aún más molesta.

Washington no es un estado de Estados Unidos ni parte de uno, por lo que la autoridad para convocar tropas de la Guardia Nacional recae en el ejército de Estados Unidos. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, se está tomando "muy en serio" la solicitud de tropas de Bowser, según un portavoz.

En las últimas semanas, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, también dijo que los inmigrantes de la frontera estaban abrumando los refugios para personas sin hogar de la ciudad y solicitó asistencia federal.

El viernes, voluntarios en Washington compraron boletos de autobús para el mismo día a la ciudad de Nueva York para varios migrantes que llegaban, incluida una familia venezolana que tenía la dirección de un centro de admisión de refugios del Bronx garabateada en una hoja de papel.

Un pequeño número de los inmigrantes que llegaron dijeron que planeaban quedarse en Washington.

Entre ellos estaba la pareja colombiana Juan Camilo Mendoza y Noralis Zúñiga, quienes viajaban con su hija Evangeline, de un año. Llegaron a Texas después de un agotador viaje de tres meses que los llevó a través del Tapón del Darién, un tramo sin ley de selva montañosa entre Colombia y Panamá, donde el tráfico de inmigrantes se ha disparado en los últimos meses.

La pareja no tiene familiares ni amigos en Estados Unidos y llegó sin un destino fijo, un fenómeno creciente entre quienes llegan a Washington, según un voluntario.

"Sólo dijimos: 'Vamos para Estados Unidos'. No teníamos ciudad", dijo Mendoza, un trabajador de la construcción de 24 años. "Si podemos conseguir trabajo, ubicarnos por acá."

Con información de Reuters