Opinión
Ver día anteriorSábado 15 de mayo de 2021Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Una travesía por la vida
E

l profesor Douglas Rush-koff, especialista en medios, tecnología, cultura y economía, publicó en 2018 La supervivencia de los más ricos y cómo traman abandonar el barco (https://bit.ly/3w2krQa). En él Rushkoff contó cómo durante 2017 fue invitado a conversar con cinco superricos sobre el futuro de la tecnología. Los interlocutores del profesor se preparaban para un futuro digital que tenía bastante más que ver con la intención de trascender la condición humana y protegerse del peligro real y presente del cambio climático, el aumento de los niveles del mar, los grandes flujos migratorios, las pandemias globales, el pánico nacionalista o el agotamiento de los recursos que con la construcción de un mundo mejor. Para ellos, el futuro de la tecnología en realidad consiste en una cosa: la capacidad de huida.

Los superricos del planeta llevan tiempo preparándose para enfrentar la crisis climática y civilizatoria. Toman medidas para salvarse ellos y a los de su clase. Sus iniciativas parecieran sacadas de cuentos de ciencia ficción, como las de Elon Musk, el magnate de PayPal, Tesla Motors y SpaceX, quien se ha propuesto construir comunidades autosuficientes en Marte.

Mientras crecen las inversiones e investigaciones para colonizar otros planetas, las clases dominantes se las arreglaron para ver pasar la tragedia de millones de personas desde el lujo y el confort. En febrero de 2018, Mark O’Connell narró para The Guardian (https://bit.ly/3ygYVcC) cómo multimillonarios residentes de Silicon Valley se alistaban para enfrentar el apocalipsis en Nueva Zelanda, una especie de refugio geopolítico reforzado en el que se han construido bunkers de sobrevivencia

El negocio de los bunkers, que prosperó en Estados Unidos con la amenaza nuclear de la guerra fría, se sofisticó para atender las demandas de los multimillonarios. En su página electrónica, Survival Condo ofrece bunkers que van de 1.5 a 4.5 millones de dólares, mientras que Atlas Survival Shelters oferta en 5 millones de dólares su refugio platino. Algunos de los refugios prometen detectores de patógenos, filtros de partículas radiactivas, piscinas y salones de boliche.

Para las clases dominantes parece más viable pensar en el fin del mundo tal y como lo conocemos, que pensar en el fin del sistema de explotación y dominación que nos ha llevado a esta situación.

Para los y las pobres de la Tierra no hay alternativa y el EZLN lo tiene claro: la supervivencia de la humanidad depende de la destrucción del capitalismo. Para que la humanidad sobreviva es necesario “luchar, en todas partes y a todas horas –cada quien en su terreno–, contra este sistema hasta destruirlo por completo”.

Con el fin de encontrarse y compartir experiencias con otros, otras y [email protected] que en el mundo resisten y se empeñan en defender la vida, los zapatistas iniciaron un recorrido por los cinco continentes al que denominan Travesía por la Vida.

Su primer puerto será la Europa insumisa, hacia donde zarpó el Escuadrón 421, compuesto de siete indígenas mayas (cuatro mujeres, dos hombres y un [email protected]), que viaja en el barco La Montaña. Después les alcanzará la delegación aérea, y también viajarán integrantes del Congreso Nacional Indígena y del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Morelos, Puebla y Tlaxcala, organización a la que pertenecía Samir Flores.

La Montaña surcará los mares europeos, aquellos que se han convertido en fosas en las que yacen miles de migrantes que intentaron llegar al viejo mundo en busca de una vida mejor. La tripulación buscará atracar en el puerto de Vigo, en Galicia, en el Estado español; para luego avanzar hacia Madrid, a donde entrarán en agosto de 2021, 500 años después de la supuesta conquista de lo que hoy es México.

Los no-conquistados, mayoritariamente mujeres y con una persona no binaria, viajan en primer lugar a la tierra de donde salieron la espada y la cruz, no para amenazar, reprochar, insultar o exigir. No para demandarle que nos pida perdón. No para servirles ni para servirnos, van para encontrarse con quienes apuestan por la vida, porque así como el capitalismo se despliega en todo el mundo, las resistencias también están en todo el planeta.

En la Llamada acumulación originaria Carlos Marx escribió: el descubrimiento de los yacimientos de oro y plata de América, el exterminio, la esclavización y el sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo de las Indias Orientales, la conversión del continente africano en cazadero de esclavos negros: tales son los hechos que señalan los albores de la era de producción capitalista.

Si en el descubrimiento de América encontramos los albores del capitalismo, este periplo en sentido inverso al de hace más de 500 años ayudará a conectar las luchas por la vida, aquellas que construyen mundos con paz, justicia, dignidad, libertad y democracia. En el viejo mundo ya se mira el horizonte.

* Sociólogo

Twitter: @RaúlRomero_mx