Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 10 de septiembre de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Sigue deforestación: campesinos

Peligra apicultura en Campeche por soya transgénica

Postergan consulta a comunidades indígenas que ordenó la SCJN en 2015

Angélica Enciso L.
 
Periódico La Jornada
Lunes 10 de septiembre de 2018, p. 37

El cultivo ilegal de la soya transgénica en las comunidades mayas de Campeche pone en riesgo toda una forma de vida. La de miles de campesinos que dependen de la producción de miel está en peligro porque en la siembra del transgénico se usan agroquímicos que matan a las abejas; además, sigue la deforestación para convertir selvas en tierras de cultivo. Lo anterior sucede por la permisividad de las autoridades que han incumplido con la vigilancia, señalan representantes de comunidades mayas afectadas.

Entre las irregularidades están el retraso en la consulta a las comunidades indígenas que en noviembre de 2015 ordenó la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y en la que ni siquiera hay avances en los acuerdos previos por maniobras de la Comisión Intersecretarial para la Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem), indican. Ahora buscan que la consulta se realice en la próxima administración.

También está que la soya transgénica se ha sembrado en alrededor de 20 mil hectáreas, a pesar de que en noviembre de 2017 el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria retiró a Monsanto los permisos que le había dado para su cultivo en Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Tamaulipas, San Luis Potosí, Veracruz y Chiapas.

Se sabe que en Campeche se empezó a cultivar antes de 2011, cuando se dio autorización para la siembra comercial, indica Leydi Araceli Pech, representante de comunidades de Hopelchén.

Repudian discurso de la Cibiogem

Menciona en entrevista que el discurso de la Cibiogem es que sí puede haber una coexistencia entre la apicultura y la soya transgénica, pero en realidad no podemos hablar de esto cuando se está deforestando, se usa mucho plaguicida, y las familias perdemos nuestro patrimonio, esto no es coexistencia.

La productora de abejas meliponas dice que hay problemas de salud, incremento de cáncer, insuficiencia renal y otras enfermedades; pedimos que se hagan los estudios de daños a la salud.

Según investigaciones de la Universidad de Campeche han encontrado en la orina residuos de glifosato (sustancia que se usa en la siembra de transgénicos, catalogada cancerígena por la Organización Mundial de la Salud). Ahora hacen cocteles de productos para atacar las plagas, todo está en el ambiente y el agua.

Queremos saber cómo se va a reparar todo el daño que ya se ha ocasionado a los pobladores de Hopelchén. A la biodiversidad que se tiene y todo lo que se ha afectado. Estamos dispuestos a participar en la construcción de un diálogo para un desarrollo basado en el conocimiento de las comunidades que tienen del manejo de los recursos naturales.

Gustavo Huchim, del Colectivo de Comunidades Mayas del municipio de Hopelchén, apunta que “hace un mes hubo una mortandad enorme de colonias de abejas en Candelaria, Campeche, y los menonitas ahorita están comprando terrenos y meten maquinaria pesada.

Un vecino de Champotón me contó que fumigaron cultivos, usan insecticidas letales para las abejitas, se utilizan para la soya, sorgo, sandía, melón, sobre todo para el chile. Cuando fumigan salen muchos animales muertos, los que habitan en la región, menciona.

Rémy Vandame, investigador de El Colegio de la Frontera Sur, explica que en la península de Yucatán se estima que hay de 15 mil a 20 mil apicultores; es la región donde hay la mayor cantidad en el mundo, por densidad y superficie.

Desde hace 50 años los apicultores sufren por la deforestación, los monocultivos y el aumento en el uso de plaguicidas, por lo que las abejas están en situación de declive.

Considera que en un diálogo entre los distintos actores se puede entender que, por ejemplo, el chile es polinizado por las abejas, si se usan agroquímicos las matan y también bajan su producción. Es un diálogo necesario entre los apicultores y las distintas actividades agrícolas.