Opinión
Ver día anteriorMartes 1º de agosto de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dinero

Matan a periodista

Llegan a 3 billones los ahorros de trabajadores

Si Maduro contara con un Lorenzo Córdova

Astillero

Poder militar y elecciones

Inquisición mediática

Utilizar caso Venezuela

Trump, policía autodesignado

Enrique Galván Ochoa
Julio Hernández López
Negocios y Empresas

Crecimiento y subdesarollo en México

México SA

Deuda, ¿buenas nuevas?

Con Peña Nieto, $3.5 billones más

PIB: migajas (0.6 por ciento)

Miguel Pineda
Carlos Fernández-Vega
De nuestras Jornadas

Avance en medio de incongruencias

Ciudad Perdida

Pretendieron tapar el socavón

Incógnitas del caso Tláhuac

Denuncias sin respuesta

La Jornada Aguascalientes
Miguel Ángel Velázquez
Holbox: el paraíso perdido
D

esde hace semanas este diario ha reportado la situación de emergencia que se vive en la isla quintanarroense de Holbox, un destino turístico privilegiado por su ubicación en el Caribe mexicano y por sus bellezas naturales. Pero el colapso de esa pequeña localidad insular no se debe a fenómeno natural alguno, sino a su sobre explotación como sitio de descanso y esparcimiento, a la voracidad de los proyectos hoteleros y a la indolencia de autoridades e instituciones.

El Correo Ilustrado

Condenan agresiones a la cineasta María Laura Vázquez

P

or este conducto mandamos nuestro apoyo solidario y comprometido a la cineasta María Laura Vázquez, quien realizó el filme documental Chávez infinito, sobre el líder político venezolano comandante Hugo Chávez. A partir de la exhibición del filme, la cineasta María Laura y los dirigentes del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) en Argentina han recibido insultos y amenazas que alcanzan, inclusive, al público asistente a las presentaciones de la cinta.

¿Revolucionarios o civilizionarios?
E

sta es una nueva vuelta de tuerca sobre el tema que abordé en una entrega anterior. Mis vivencias de las últimas semanas me han venido a confirmar lo esencial de lo propuesto y me han despertado a nuevos destellos. Hoy examinaremos el paso de lo revolucionario a lo civilizionario. ¿Se había usted imaginado, [email protected] [email protected], vencer a la modernidad industrial, capitalista y tecnocrática desde su mismo hogar? Veamos.

El poder originario del pueblo
L

a creación de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela a fuerza de votos democráticos fue la mejor táctica para enfrentar la oposición al régimen chavista. En las circunstancias actuales de una embestida feroz y criminal de la derecha venezolana alentada desde el exterior por Estados Unidos y sus satélites, con todos sus problemas, las elecciones sirvieron fundamentalmente para evadir el golpe de Estado traicionero de los opositores que habían logrado copar la anterior Asamblea Nacional, gracias a la crisis de desabasto de alimentos y a la política económica errática del régimen de Nicolás Maduro. Pero no obstante las críticas que desde la geografía latinoamericana se le puedan enderezar, no hay duda del interés legítimo del presidente venezolano por defender la soberanía de su nación, la idea de consolidar la paz para su pueblo, defender los recursos naturales de ese país, los derechos conquistados durante el régimen del fallecido presidente Hugo Chávez, y trabajar la perspectiva de ampliarlos. Los 8 millones de sufragios registrados durante los comicios cobijan de legitimidad al proceso electoral, sobre todo porque las autoridades encargadas de organizar las elecciones tienen una reputación bien ganada de profesionalismo y honradez. Desde ya, las fuerzas de la derecha del continente intentan desconocer la naturaleza legal de los comicios. Igual, desde antes los poderes externos se empeñaron en todo tipo de sabotajes para hacer fracasar esta elección, no solamente para derrocar a Maduro, sino con el objetivo de que el ejemplo de una Asamblea Constituyente representante del poder originario del pueblo no impacte a la región. Es muy pronto para adelantar vísperas, pero sin duda las elecciones venezolanas están abriendo una coyuntura en que clases populares y sujetos sociales latinoamericanos podrían desplazarse en los próximos años a la búsqueda de soluciones para las crisis que se avecinan. De alguna manera el fantasma de Simón Bolívar empieza a recorrer las trochas y caminos hemisféricos con su proyecto utópico de integración de la madre patria latinoamericana.

Víctor M. Toledo
Leopoldo Santos Ramírez*
Retazos de historias de antagonismos
V

arios países europeos vivieron una historia de siglos de conflictos que culminaron con la Se­gunda Guerra Mundial. Nunca antes había sufrido la humanidad pérdidas humanas y materiales de tales dimensiones. Jamás se había visto un volumen semejante de recursos económicos vueltos desperdicio canalla. Al menos 16 millones de militares y 26 millones de civiles fallecieron a causa del conflicto. 

En Venezuela, los cerros bajaron
U

n triunfo rotundo de la revolución bolivariana. Una derrota contundente de la oposición y sus aliados. Un mensaje claro del pueblo venezolano. Esas son las principales enseñanzas de las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) del pasado 30 de julio.

José Blanco
Luis Hernández Navarro
¿Qué pasa en Venezuela?
D

esde la capital mexicana no es fácil comprender lo que ocurre en Caracas. Entre una y otra ciudades hay casi 3 mil 600 kilómetros, siete horas y media de vuelo y un muro espeso y doble de desinformación: de un lado, Nicolás Maduro es la rencarnación de Simón Bolívar con escala en Hugo Chávez y del otro, la bestia apocalíptica; de un lado, el pueblo en masa defiende a su gobierno de unos terroristas apoyados por Washington y del otro, una sociedad sedienta de libertad y democracia se rebela en contra de una tiranía corrupta. Cuando uno está fuera de Venezuela es complicado, pues, hacerse un panorama claro de lo que pasa adentro. Salvo que resulta evidente el cerco estadunidense (auxiliado por algunos gobiernos sumisos) en torno al régimen bolivariano.

Ciencia: el futuro inmediato
L

a Academia Mexicana de Ciencias (AMC) comenzó el martes pasado su 58 Año Académico. Se trata de una ceremonia que se realiza anualmente en la que se destacan algunos de los logros en los diferentes programas de fomento a la ciencia que realiza la más importante agrupación científica del país, y en la cual se reconoce, además, el trabajo de investigadores jóvenes en las ciencias exactas y naturales, se premian las mejores tesis de doctorado en ciencias sociales y humanidades, y se entregan becas para jóvenes investigadoras. Pero en esta ocasión el acto tuvo algunos ingredientes que la convirtieron en un acontecimiento especial. Uno de ellos fue el cambio en el Consejo Directivo de la AMC y la toma de posesión de su nuevo presidente, el doctor José Luis Morán López.

Pedro Miguel
Javier Flores