Economía
Ver día anteriorDomingo 12 de agosto de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Es una guerra económica, reitera

Turquía no cederá ante EU: Erdogan

Negó que Ankara sufra crisis cambiaria y desestimó el desplome de la lira

Foto
▲ Consumidores pasan frente a una tienda de bolsos en la calle de Mahmutpasa, una popular zona comercial de clase media en Estambul.Foto Afp
Ap, Reuters y Dpa
 
Periódico La Jornada
Domingo 12 de agosto de 2018, p. 20

Estambul

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acusó ayer a Estados Unidos de librar una guerra económica contra su país y aseguró que esa es la explicación de las actuales dificultades nacionales.

En un discurso en Rize, una provincia en el noreste, el mandatario sostuvo que los dólares, los euros y el oro son las balas, los proyectiles y los misiles que se están usando en esta guerra económica contra nuestro país.

Hizo estas declaraciones un día después de que el presidente estadunidense anunció el aumento de 100 por ciento de aranceles al acero y el alumino provenientes de Turquía, tras lo cual su moneda, la lira turca, se depreció hasta 18 por ciento y agitó los mercados mundiales.

La economía turca fue vapuleada esta semana por la estrepitosa caída de su divisa, a raíz de dudas sobre las políticas económicas del gobierno, y por la disputa comercial con Estados Unidos.

Erdogan aseguró a la multitud que su gobierno toma medidas para proteger a la economía, pero la prioridad es romper las manos que están disparando estas armas.

Erdogan aseguró que quienes conspiraron contra Turquía en un fallido golpe de Estado en julio de 2016 ahora intentan atacar al país apuntando a su economía, y anunció represalias.

Negó que Turquía esté atravesando por una crisis cambiaria y desestimó el desplome de la lira, al decir que se trata de fluctuaciones que no tienen nada que ver con los fundamentos de la economía.

Quienes no pueden competir contra nosotros en terreno han iniciado complots en Internet sobre la moneda, que no tienen nada que ver con las realidades de nuestro país, con su producción y su economía real, señaló Erdogan.

El país no se está derrumbando, no está siendo destruido ni en bancarrota ni en crisis, declaró, y añadió que la forma de salir del complot cambiario es elevando la producción y minimizando las tasas de interés.

La lira turca ha perdido alrededor de 40 por ciento sólo este año, en mayor parte por las preocupaciones sobre la influencia de Erdogan sobre la economía, sus reiterados llamados a reducir las tasas de interés para enfrentar la elevada inflación y el deterioro de las relaciones con Estados Unidos.

Washington y Ankara han reñido por varios temas, desde los intereses divergentes sobre Siria, la ambición de Turquía de comprar sistemas de defensa a Rusia y el caso del pastor evangélico Andrew Brunson, sometido a juicio en la nación euroasiática por terrorismo. Estados Unidos pide su liberación.

El mandatario anunció que Turquía no cederá: Este país no se amansa con amenazas. ¡Es una vergüenza, una vergüenza! Anteponen a un pastor a un socio estratégico de la OTAN, clamó Erdogan.

Erdogan también pareció eludir un plazo para la entrega de Brunson, aunque no mencionó que Estados Unidos fijó fechas ni precisó lapsos específicos. (Ellos están) amenazando, diciendo que debemos enviarlo antes de cierta hora. Esto no es cualquier país. Es Turquía, sostuvo.

Una delegación turca visitó Washington esta semana para sostener negociaciones, pero abandonó la ciudad sin anunciar avances.