Opinión
Ver día anteriorLunes 28 de enero de 2019Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Estrategia errónea en energía
I

nicio aclarando que no pertenezco ni tengo afiliación alguna a partidos políticos. Mis aportaciones son de estadística y análisis basado en mi experiencia de ingeniero en la industria de la energía, así como en economía para la planeación, diseño y operación (campo) en proyectos de esta índole.

El dinero para la inversión de cualquier proyecto debe provenir de un presupuesto público (deuda o impuestos) o privados (asumen el riesgo) para la realización. Hoy día cada país se está preparando en aspectos fundamentales para el 2040 en dos líneas que son:

Transición de un uso mejor de la energía (eficiencia energética y seguridad energética) y utilización de materias primas menos contaminantes y de bajo costo (seguridad del clima, aire y medio ambiente).

Lo anterior ha sido sustentado por el reporte de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) llamado World Energy Investment 2018, donde indica que 2017 fue el tercer año consecutivo de disminución de la inversión energética en el mundo con la eficiencia energética como el único sector de crecimiento de todas las inversiones mundiales de los diferentes mercados económicos.

A pesar de una reducción de 6 por ciento en el gasto, el sector eléctrico volvió a atraer la mayor parte de las inversiones del sector energético, superando a la industria del petróleo y el gas por segundo año consecutivo, a medida que el sector energético avanza hacia una mayor electrificación, lo cual dependerá mucho del tipo de materia prima para generar y la tecnología a usar.

La inversión en el mundo en energía en 2017 fue de la siguiente forma en miles de millones de dólares:

Generación de electricidad, 750; industria del petróleo y gas, 710; eficiencia energética, 236, e industria del carbón, 79.

Los países con planes de autosuficiencia energética programada están interviniendo en las inversiones que transiten a una energía que dé seguridad de largo plazo, siendo las administraciones de cada país (gobiernos) las que faciliten la inversión por medio de regulaciones, normatividad, disminución de impuestos y aportaciones de herramientas financieras.

Las inversiones respaldadas por los gobiernos representan una parte cada vez mayor de la inversión energética mundial, ya que las empresas estatales se han mantenido invirtiendo en petróleo, gas y energía térmica en comparación con el sector privado que ha balanceado la inversiones en generar energía.

Las políticas gubernamentales están jugando un papel cada vez más importante en la conducción del gasto privado. En todas las inversiones del sector energético, más de 95 por ciento se basa ahora en los tipos de regulaciones o tipos de contratos en cada nación que faciliten recuperar lo invertido, controlar los riesgos y tomar la decisión de invertir.

La inversión en eficiencia energética está particularmente vinculada a la política gubernamental, a menudo mediante estándares de rendimiento energético establecidos en las estrategias públicas por medio de planes de largo plazo hacia una transición real de autosuficiencia con base en la materia prima usada para crear con el sentido de maximizar la generación de una mayor cantidad de energía.

Los gobiernos no controlan la forma de generar; alinean sus planes a cómo asegurar el control energético interno para mejor los precios a la sociedad.

La inversión en electricidad se ha desplazado hacia las energías renovables, las redes de transmisión/distribución con la flexibilidad para llegar a los usuarios dentro de una sociedad demandante.

Sin embargo, la inversión en energía renovable se redujo 7 por ciento en 2017, a pesar de los niveles récord de gasto en energía solar fotovoltaica y las inversiones en energía baja en carbono cayeron 10 por ciento en 2017 y no mantuvieron el ritmo del crecimiento de la demanda.

En la generación de electricidad de 2010 a 2017 en forma anual, podemos ver la inversión en miles de millones de dólares en la siguiente forma: carbón/petróleo/gas, 176 a 132; nuclear, 12 a 17, y renovables, 212 a 298.

Es importante mencionar que en la distribución y transmisión de la electricidad en el mundo se ha invertido de 2010 a 2018 entre 237 millones y 310 millones de dólares en forma anualizada. La electricidad mueve la industria tecnológica y ésta a la economía global.

Subastas eléctricas

Respaldan proyectos renovables de mayor envergadura. En los mercados emergentes, el tamaño promedio de los proyectos solares fotovoltaicos adjudicados en las subastas aumentó 4.5 veces, mientras el de los eólicos en tierra aumentó a la mitad durante 2013 al 2017, lo que ayudó a respaldar las economías de escala.

En Europa, los grandes proyectos licitados se concentran principalmente en la energía eólica marina. En los precios pactados por generación, con base en la reducción del costo de la inversión entre las adjudicadas en 2013 a 2017, podemos observar los siguientes cambios en dólares por megavatio a escala mundial promedio: solar, de 70-72 a 38-40; eólica en tierra, de 58 -60 a 48-50, y eólica costa afuera, de 165-170 a 75-80.

Menos inversiones en generación térmica

En 2017, la energía del carbón cayó 18 por ciento, impulsada por una desaceleración en China, India y el Sudeste Asiático. Las decisiones de inversión indican un cambio continuo hacia plantas más eficientes y siendo la tendencia al aumento de generación de electricidad con gas natural.

En 2010 en el mundo producía alrededor de 100 gigavatios de electricidad con carbón, en 2017 es de 40 gigavatios y 2018 una desaceleración entre 2 y 4 por ciento.

Ante esto es necesario recapitular en México: cuánto invertimos realmente en energía entre privados y el gobierno.

Urgente crear nueva forma de generar electricidad con base en la materia prima y la tecnología a utilizar renovable, limpia o gas natural (activar la Cuenca de Burgos).

El mundo ha indicado adónde quiere moverse, México está preparado para hacerlo al mismo ritmo que lo demás o llevaremos nuestro propio paso.

Espera el último capítulo conclusiones.

* Analista/asesor en energía y economía

pech.r[email protected]

Fuentes:
Secretaría de Energía - Política de Almacenamiento.
EIA –Agencia de Energía de EU.
Cenace-Prodesen.
CFE -CFE Energía.
Libro La Rifa del Tigre. Autor: Ramsés Pech
OPEP