Política
Ver día anteriorMiércoles 15 de agosto de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Estamos aterrados: vecinos

El NAICM se come el tezontle de 100 cerros
Foto
▲ Las casas de 80 familias se encuentran en riesgo, debido a la sobrexplotación del tezontle de 100 cerros. Estamos aterrados. No tenemos a dónde ir, dicen afectados.Foto Afp
Afp
 
Periódico La Jornada
Miércoles 15 de agosto de 2018, p. 13

Estamos aterrados, afirman vecinos del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM), pues a un lado de sus casas crece todos los días un descomunal hoyo cavado en un cerro para extraer tezontle, la piedra rojiza utilizada para la construcción de la terminal aérea.

Angélica González añade casi llorando: Con ese temor vivimos, de que cualquier día colapsen nuestras viviendas... No tengo a dónde irme, dice encogiéndose de hombros esta septuagenaria de aspecto frágil en Tezoyuca, a unos 10 kilómetros de Texcoco, donde se erige la terminal aérea cuyo destino se debatirá desde este miércoles.

El intenso sol que cae sobre el empobrecido Barrio de la Concepción de Tezoyuca acentúa el contraste de la oquedad rojiza de esta cantera de unas 40 hectáreas de extensión y 100 metros de profundidad contra el verde de lo que queda del cerro y el celeste del cielo, un mural donde las casas se ven diminutas y endebles.

El nuevo aeropuerto, que será el segundo más grande del mundo después del de Estambul, en Turquía, se ha vuelto un tema candente para el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Durante su campaña, AMLO prometió que cancelaría su construcción, que tildó de obra faraónica manchada por la corrupción. Tras una ola de críticas del empresariado local, el izquierdista matizó su discurso y ahora dice que lo someterá a debate. Pero el proyecto sigue asustando a pobladores de la zona.

Se construye sobre lo que fue el Lago de Texcoco, sobre un suelo que se hunde poco a poco y además tiene altas concentraciones de salitre.

Para que ese hundimiento sea parejo, las pistas estarán construidas sobre una capa de dos metros de tezontle, una piedra volcánica que es tan ligera como firme, más otros dos de basalto.

En total son 80 las casas que corren riesgo de derrumbe en esa zona, aseguró Octavio Jiménez, uno de los afectados e integrante de la organización Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, que se opone a la construcción del aeropuerto porque considera que además atenta contra el medio ambiente.

La extracción de estas rocas rojizas está afectando nuestra ecología, nuestra flora, nuestra fauna y está poniendo en riesgo nuestra vida, denuncia.

El cerro del Barrio de la Concepción, que además es zona sísmica, no es el único que sufre la extracción desmedida de tezontle, asegura David Delgado, académico del departamento de Agroecología de la Universidad Autónoma de Chapingo, quien ha hecho varios estudios sobre los impactos de la terminal. Se están sobrexplotando unos 100 cerros en el corredor que va del estado de México a Tlaxcala. Acaban con cerros enteros, enfatiza.

Con la destrucción de los cerros, la captación y filtración al subsuelo de agua se verá afectada y con ello el abastecimiento de toda esta región, sostiene.

Este miércoles, López Obrador publicará un dictamen técnico de especialistas que abrirá dos meses de debate para una consulta en que los mexicanos decidan qué es lo que debemos hacer, dijo en días recientes el presidente electo.

Pobladores de la Concepción, junto a medio centenar de vecinos de otras comunidades que denuncian estar siendo afectados por la construcción, protestaron este martes frente a la oficina de transición del futuro mandatario, donde entregaron un documento en el que exigen participar de la discusión.