Opinión
Ver día anteriorMartes 28 de abril de 2020Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dinero

IMSS: ya van 66 mil 590 créditos de 25 mil pesos a la palabra // Préstamos boutique, los del BID-CMN // La incertidumbre

Astillero

AMLO y empresarios: los moditos // Acuerdos con el BID // Floreros y prepotencia // Banxico: “no vaya a ser…”

Enrique Galván Ochoa
Julio Hernández López
Negocios y empresas

Puertos mexicanos

México SA

CCE topa con la misma puerta // AMLO: no, aunque se enojen

Miguel Pineda
Carlos Fernández-Vega
Ciudad perdida

Un diferendo que llama a confusión

Ayuda a empresas sin deuda pública
F

ue positiva a la postre la disonancia declarativa entre la Presidencia de la República y el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) sobre la naturaleza del programa de financiamiento emergente acordado por ese organismo cúpula empresarial con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a fin de otorgar financiamiento a micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) para ayudarles a sortear el parón económico causado por las medidas destinadas a contener la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 en el país: ha quedado claro que, pese a las presiones iniciales de las cámaras empresariales y diversos actores políticos, la administración pública no lo adoptará como medida gubernamental, que no habrá recursos públicos comprometidos en su aplicación –ni como erogación ni como deuda– y que será simplemente un convenio entre particulares y el referido organismo financiero internacional.

Miguel Ángel Velázquez
El Correo Ilustrado

Aislamiento, cruel a cualquier edad

L

o cierto es que no hay recetas, dieta, ejercicio, sexo, lectura, meditación, labores domésticas y demás: el aislamiento es cruel para todas edades, porque el ser humano no está hecho para el confinamiento. Tenemos que ser inventivos, creer en la supervivencia de nuestra especie (diseñada para existir por poco tiempo en términos cósmicos). Por ahora lo más importante es confiar en nosotros mismos y ser muy solidarios. Por un momento olvidemos los nefastos medios comprados y a los políticos oportunistas y atendamos al interés de nuestra comunidad. Esta epidemia es un aviso contundente. No somos propietarios de este pequeño planeta.

Bolsonaro pierde sus torres gemelas
J

air Bolsonaro llegó al gobierno con la promesa de mantener y profundizar el modelo neoliberal y de intensificar la lucha contra la corrupción. Con la primera ha ganado el apoyo del gran empresariado y de los medios. Con los segundos dio el pretexto para quienes, en verdad, lo que querían, era un pretexto para impedir que el Partido de los Trabajadores (PT) volviera al gobierno.

Emir Sader
Maquiladoras y coronavirus
D

on José –cuenta la periodista Ana Lilia Ramírez– era obrero en una fábrica de costura que manufactura partes para automóviles en Tijuana. Tenía 42 años de edad y llevaba cinco trabajando en la maquiladora. Padecía de hipertensión. El pasado 14 de abril falleció de Covid-19 en el Hospital Regional 1 del IMSS.

La vida en el caos
E

l diario británico The Guardian describe al banquero Jacob Wallenberg como el príncipe de la familia real de las finanzas de Suecia. Marco D’Eramo, uno de los fundadores del diario italiano de izquierda Il Manifesto, en artículo reciente en New Left Review cita las siguientes palabras de Wallenberg: No habrá recuperación. Habrá disturbios sociales. Habrá violencia. Habrá consecuencias socioeconómicas: un dramático desempleo. Los ciudadanos sufrirán dramáticamente: algunos morirán, otros se sentirán muy mal. No se trata de un agorero desinformado, sino de una visión que va extendiéndose por la clase dominante del centro del capitalismo globalizado neoliberal. Él mismo prevé una contracción económica mundial de 30 por ciento. Cualquier descripción de lo que puede ser un cataclismo social, político y económico, es pálida frente al cuadro que Wallenberg ve. Estoy muerto de miedo por las consecuencias para la sociedad, dice.

Luis Hernández Navarro
José Blanco
El Tren Maya en tiempos del Covid-19
P

ara los pueblos indígenas la decisión del go­bierno federal de acelerar el paso en la consolidación de sus proyectos prioritarios, se suma al desafío de la pandemia en curso, que entraña la necesidad de organizarse para la autodefensa frente a la misma. Es el caso del llamado Tren Maya, del que mucho se ha debatido y desde las comunidades organizadas en defensa de sus territorios han denunciado que se trata de un proyecto impuesto, validado por una consulta simulada, contraria a los estándares internacionales. Cuando se inició formalmente en el país la fase 1 de la pandemia, buena parte de las comunidades mayas se encontraban en el proceso de asambleas y éste se detuvo ante el imperativo de resguardarse como indispensable medida de protección. Sin embargo, más de 100 organizaciones, comunidades mayas y colectivos en defensa del ambiente y de derechos humanos así como acadé[email protected],aún en el contexto de la cuarentena, han emitido pronunciamientos cuya respuesta es el silencio oficial. Destacan la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xíinbal, Colectivo Indignación, el Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes, Desarrollo Económico y Social de los Mexicanos Indígenas, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, Red de Litigio Estratégico en favor de comunidades indígenas y campesinas de la Península de Yucatán, Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil (que logró la suspensión mediante un juicio de amparo en curso), el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas AC, Greenpeace México y Due Process of Law Foundation, entre otras. Solicitaron al presidente López Obrador suspenda la construcción del Tren Maya, y con posterioridad a la emergencia sanitaria inicie un proceso de diálogo real, serio, informado y equitativo.

Magdalena Gómez