Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 20 de noviembre de 2011 Num: 872

Portada

Presentación

Bazar de asombros
Hugo Gutiérrez Vega

Bitácora bifronte
Jair Cortés

Cioran y la sorna
de la ironía

Enrique Héctor González

El gabinete de los monstruos
Eduardo Monteverde

La mirada poética galvaniza cada palabra
Ricardo Yáñez entrevista con Claudia Berrueto

La sombra como tormento
Hugo José Suárez

Metáforas de una
guerra imperfecta

Gustavo Ogarrio

No me dejes olvidar
tu nombre, Bola

José Antonio Michelena

Leer

Columnas:
Prosa-ismos
Orlando Ortiz

Paso a Retirarme
Ana García Bergua

Bemol Sostenido
Alonso Arreola

Cinexcusas
Luis Tovar

La Jornada Virtual
Naief Yehya

A Lápiz
Enrique López Aguilar

Artes Visuales
Germaine Gómez Haro

Cabezalcubo
Jorge Moch


Directorio
Núm. anteriores
[email protected]

 

Alonso Arreola
[email protected]

Gritan los Torsos Sin Cabeza

Hace dos años, en este mismo espacio, dijimos que “hace cinco años exactamente, publicamos aquí un texto sobre la primera visita a México de los Screaming Headless Torsos”.  Haciendo matemáticas, vemos que esta banda neoyorquina debutó en nuestro país en 2004 y que, aunque lentamente, su popularidad ha crecido. Ello es interesante porque se trata de un conjunto exótico que experimenta con funk, rock y jazz, cambiando de integrantes, salvaguardando la peculiar visión de su fundador y líder inamovible, el guitarrista David Fiuczynski, uno de los más innovadores de los que se tenga memoria.

Así las cosas, este es nuestro tercer texto dedicado a ellos a lo largo de siete años. Confíe el lector. No podemos soslayar sus visitas. Son magníficos. Fue hace una década que los escuchamos y vimos por vez primera en el extinto Izzy Bar de Nueva York, cuando resultaba imposible imaginarlos en algún club de México, por buenos que fueran. Digamos que aún no estábamos preparados para recibirlos, pues la industria era otra y los productores y foros locales no se atrevían. Luego se atrevieron. Los primeros en traerlos fueron dos maestros del dim (Desarrollo Integral Musical), los guitarristas Rodolfo Sánchez y José Luis Domínguez (legendario miembro de Hotel Garage y Arpía, bandas de Jaime López y Cecilia Toussaint respectivamente; el primero enfermó recientemente, le deseamos pronta recuperación). Ellos organizaron conciertos de los Torsos en el Hard Rock Live, en su propia escuela y en Puebla; hicieron clínicas y talleres, diseminaron los discos del conjunto y lo mantuvieron vivo por un tiempo.

Después, el que se atrevió a regresarlos a nuestro país fue Carlos Mercado de [email protected], quien nuevamente se pone la camiseta este 2011 en un segundo esfuerzo. Antes lo hizo en el Anthropology Jazz Club (desafortunadamente desaparecido), ahora lo hará en el Lunario del Auditorio, el próximo 26 de noviembre. El único músico fundador que regresa con Fuze (Fiuczynski) es el percusionista Daniel Sadownick (Nicholas Payton, Michael Brecker, George Coleman, Taylor Swift). El otro al que reconocerán sus fieles fanáticos es Freedom, gran vocalista y conductor de rituales que vino la vez pasada y por cuya voz nunca se extrañó a su antecesor, el extravagante Dean Bowman. Estamos seguros de que los asistentes vivirán de nuevo la magia nacida en 1995 con su disco homónimo, ésa que los llevó alrededor del mundo con la etiqueta de virtuosos y entretenidos.

Porque debemos decirlo: no se trata de un conjunto para músicos o conocedores. Ver en vivo a los Screaming Headless Torsos resulta divertido porque apelan al lenguaje de James Brown, Earth, Wind & Fire y George Clinton, lo mismo que al de John Coltrane, Charlie Parker o Miles Davis, que al de Primus, Metallica O B. B. King, que al de Shankar, Chaurasia o Ali Farka Touré. Así de disparatado como lo escucha el lector. Es una banda que abreva caprichosamente en todas las fuentes, pero con un sonido particular, con una personalidad definida por sonido y arreglos.

Digamos que Fuze es un guitarrista dotado técnicamente, pero que además conoce profundamente la armonía clásica europea, la africana e india, así como de rock, blues, jazz y pop estadunidenses. Actualmente, como desde hace varios años, trabaja en el área de guitarra del Berklee College of Music de Boston, además de que comúnmente graba y gira con compositores como la pianista japonesa Hiromi, el contrabajista Christian McBride, el saxofonista Branford Marsalis, el pianista John Medeski (con quien editó Lunar Crush), el trompetista Randy Brecker y la bajista M’shell Ndegeocello, entre muchos más.

Para rastrearlo, además del mentado homónimo del ’95, están los álbumes de Kif, Jazz Punk y Black Cherry Acid Lab, proyectos alternos con los que Fuze buscó diversificar, clasificar y ordenar su amplio discurso.  Incluso los mismos Torsos se dividieron en dos: los Headless Torsos, puramente instrumentales, y los Screaming Headless Torsos, con voz. Estos últimos son los que vendrán, como ya dijimos. Y tendrán nuevo repertorio, pues finalmente están grabando un nuevo disco más inclinado al rock, según nos han dicho. La mejor manera de tantearlos es, claro, en internet, pero jamás se comparará con la experiencia de tenerlos rugiendo frente a frente. Eso saca sonrisas, estremece los músculos y hace mover al esqueleto.

Si con todo ello nuestro lector aún duda en abandonar su cálida guarida para internarse en una fría noche de noviembre y pagar un boleto, ojalá basten estas líneas de la reconocida revista All About Jazz:  “Iconoclasta y prolífico guitarrista de jazz-rock, David ‘Fuze’ Fiuczynski es un jazzista que no sólo quiere tocar jazz. Ha sido etiquetado por la prensa mundial como un increíble e inventivo héroe guitarrístico que continúa entregando música inclasificable, retadora y vigorizante.”