Opinión
Ver día anteriorViernes 2 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Astillero

¿Cuántas muertes más?

Periodismo silenciado

Sinaloa, narcopolítica

Yaquis en protesta

Clase Política

Informe presidencial

Julio Hernández López
Miguel Ángel Rivera
Dinero

IFE: ¿volarse la barda o robo de base?

Los quesos del panismo

Financial Times cuestiona los negocios de Suárez Coppel

México SA

FC: menor empleo y salario

Para vivir mejor, ¡claro!

Pemex y la españolidad

Enrique Galván Ochoa
Carlos Fernández-Vega
Economía Moral

Fin de la sociedad centrada en el trabajo pagado y visiones de futuro/ VII

La automatización de los servicios: ¿el fin del trabajo ya llegó?

Penultimátum

Belleza y delincuencia

Julio Boltvinik
Salón Palacio

El Bombay, nuevo espacio hiphopero

Red nacional de revistas

Who shot the princess?

Ruta Sonora

My Morning Jacket, Miami-Horror/Dirty-Vegas, Festival Juventud

Carlos Martínez Rentería
Patricia Peñaloza
Pemex: opacidad e interrogantes
E

l director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Juan José Suárez Coppel, anunció ayer que la paraestatal emitirá deuda para financiar, en su mayor parte, la compra de 5 por ciento de las acciones de la petrolera Repsol, con lo que su participación en esa compañía española alcanzará 9.8 por ciento. El anuncio se produce a unos días de que Pemex firmó un acuerdo con la constructora ibérica Sacyr Vallehermoso, que permitiría a ambas compañías rozar 30 por ciento del total de las acciones del consorcio energético y obtener un peso decisivo en la conducción corporativa del mismo.

El Correo Ilustrado

Demanda no gastar impuestos en publicidad oficial

L

a Secretaría de Hacienda niega recursos a los estados por falta de transparencia, mientras usa los servicios del SAT para mandarnos a contribuyentes cautivos una carta firmada por Felipe Calderón sobre su informe de gobierno. Asimismo, la Presidencia usa recursos públicos para difundir los supuestos logros del señor Presidente por teléfono, violando así la privacía de las personas, sin contar desde luego anuncios en radio y tv.

Disputa de mercados
¿Patente de corso? ¿Impunidad?
E

l director de Pemex está más organizado que el crimen organizado. Cuando menos y donde menos lo esperamos surge el siguiente atentado. Nos trae, a quienes hemos hecho de la defensa de Pemex una vocación y un deber nacionalista, a mal traer. No nos da cuartel, no nos deja momento de reposo. Tiende un velo para tapar otro, pero todos son igualmente graves y desoladores.

Convocarnos a vencer el miedo y el autoritarismo
T

an empecinado está Felipe Calderón que aprovechó la espantosa masacre del casino Royale para insistir en su muchas veces fallida estrategia de guerra contra el narcotráfico en su mensaje a la nación el 26 de agosto. De inmediato se vieron las largas columnas de fuerzas federales con destino a Monterrey, como se han visto rumbo a Ciudad Juárez, sin que el derramamiento de sangre inocente se detenga.

Javier Jiménez Espriú
Víctor M. Quintana S.
El casino
E

n el caso del casino Royale de Monterrey se ha buscado distorsionarlo por una fallida campaña de desinformación del gobierno panista en los medios, que ha terminado por poner aún más de relieve la responsabilidad de Los Pinos, no sólo en el funcionamiento ilícito de estos negocios turbios y en la tragedia, sino la corrupción desaforada de miembros del PAN que han hecho de los casinos un enorme negocio.

La antropología al servicio del Estado militarizado
E

l antropólogo estadunidense David H. Price se ha distinguido entre sus colegas por oponerse al uso de la antropología por parte del gobierno de Estados Unidos como una herramienta más de sus guerras contrainsurgentes y ocupaciones neocoloniales en el ámbito mundial; por defender un código de ética que establece responsabilidades y lealtades de los antropólogos con respecto a las poblaciones bajo estudio, las cuales tienen que ser protegidas de cualquier daño en su integridad y sus intereses; y por denunciar el uso mercenario de la disciplina.

Luis Javier Garrido
Gilberto López y Rivas
Dos minutos y medio
C

on precisión de comando militar, los atacantes llegaron en varios automóviles a las puertas del casino Royale. Una camioneta transportaba los garrafones del combustible usado para iniciar el incendio. ¡Inexplicable!: no portaban armas largas ni pasamontañas. El video muestra que el modus operandi fue inusual. Dos minutos y medio después salieron corriendo algunos clientes del casino. Fueron obligados a salir pa que no se los llevara la chingada (¿no iban a matarlos?). Detrás de ellos iban los atacantes, sin pasamontañas ni armas largas. Abandonaron el sitio con la misma tranquilidad con la que entraron. ¡Inexplicable!: los investigadores de la Siedo concluyeron que ninguna de las 52 víctimas mostraba heridas de bala ni esquirlas de granada. Se trató de un modus operandi diferente. ¿Fueron a matar clientes, a extorsionar a los dueños o a cobrar el seguro?

La muerte cabalga por escabrosos senderos
S

e define el terror como un miedo muy intenso. El terrorismo se traduce como dominación por el terror y como la sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir el terror. El terror va emparentado con lo siniestro, como fue descrito por Sigmund Freud en su trabajo Lo ominoso, donde aborda el tema del afecto de terror que experimenta el individuo ante algún suceso que presenta el carácter siniestro pero que a la vez, desde el inconsciente, retorna como algo que nos es familiar. Algo inherente a nuestra propia estructura síquica. El terror y el terrorismo se nos presentan como fenómenos sumamente complejos donde los extremos más paradójicos, irracionales e incomprensibles de la naturaleza humana nos salen al paso.

Jorge Camil
José Cueli