Opinión
Ver día anteriorViernes 17 de julio de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Dinero

Jugando vencidas con nuestros vecinos

Dos guerras: croquetas y tarjetazos

Banco Azteca, fondo de inversión

A

ndamos jugando a la guerritas con nuestros dos socios del Tratado de Libre Comercio. Recordarán que a principios de año el mariscalazo Gerardo Ruiz Mateos, que también cobra como secretario de Economía, abrió el fuego contra el gobierno del presidente Obama en lo que pasará si no a la historia cuando menos al anecdotario comercial con el nombre de la guerra de las croquetas. El joven genio militar impuso aranceles altos a una serie de productos americanos, según esto para castigar a sus productores, y de paso, a su gobierno, entre ellos, a las croquetas de los perros (sólo son consumidos por los afortunados que viven con familias de clase media y alta, porque los de la perrada con dificultades alcanzan un hueso). Con el mismo rafagueo castigó a los árboles de navidad, pero como apenas iba entrando la primavera todavía se desconocen los estragos que vaya a causar al negocio. Resultó un führer al revés: a uno lo derrotó el invierno y al nuestro la primavera. En Estados Unidos soltaron la carcajada, siguen exportando las mismas croquetas, sólo que con empaque brasileño, y han continuado perpetrando el abuso que quiso combatir el mariscalazo, es decir, siguen sin permitir que camiones de carga mexicanos circulen por sus autopistas. Y no los dejarán en mucho tiempo, porque los choferes del sindicato Teamsters necesitan la chamba para ellos, más ahora que el desempleo llega a niveles récord.

La guerra de tarjetazos

Humeante todavía el cañón del almirantazo, la generala Patricia Espinosa, costosa huésped de la nómina de Relaciones Exteriores, lanzó una expedición punitiva contra el gobierno de Canadá: de aquí en adelante exigirá visa a los diplomáticos y funcionarios que vengan a México (¿y por qué no American Express?) Esto como represalia a que el país de la hoja de maple (arce, dirían por ahí) le impuso el mismo requisito de la visa a los visitantes mexicanos. Como les comentaba ayer, Canadá ha resentido la invasión de millares de paisanos que entran a su territorio y piden refugio de carácter político, cuando en realidad sólo son los eternos perseguidos del desempleo, la miseria y el hambre, y más recientemente, de los secuestros y la narcoviolencia. (Medina Mora está muy ocupado en proteger a los poderosos, no se interesa mucho en los pobres). No quieren ser descorteses, pero los funcionarios canadienses piensan que el gobierno mexicano debe resolver sus propios problemas de desempleo y pobreza. La cuestión es que la generala se enojó y ya abrió otro frente de guerra, aunque, como en la de las croquetas, sólo causó risitas irónicas, porque bien sabido es que diplomáticos y funcionarios de todo el mundo ya viajan con visa, precisamente la visa diplomática, o sea que las cosas van a seguir igual. La belicosa Juana sin Arco ganó la primera escaramuza sin siquiera tronar un resorterazo: los turistas podrán seguir viniendo sin visa (y por favor no olviden su MasterCard, su American Express, y preferiblemente que traigan cash, porque el doctor en ciencias más que ocultas Guillermo Ortiz anda muy necesitado de dólares). Es decir, los pocos que sigan viniendo después de la devastación que Il salvatore produjo en Cancún, Los Cabos y Acapulco con lo de la influenza.

El empate

Le ha ido tan mal al panismo en sus otras guerras, que en la de los tarjetazos y las croquetas debería al menos empatar (no se vale tirar pescozones como El Vasco Aguirre).

[email protected] Populi

Asunto: viviendo en Canadá

Soy un ciudadano mexicano que vive y trabaja en Canadá. Por razones profesionales viajo intensamente dentro del territorio canadiense y en los últimos años he visto el gran incremento de mexicanos que llegan al país, algunos como turistas que después buscan quedarse y conseguir un empleo, sobre todo en sectores como la construcción y servicios de limpieza; otros definitivamente llegan a solicitar refugio. La mayoría de estos casos son mal asesorados por compañías que sólo quieren sacarles dinero y que les pintan un Canadá lleno de beneficios, que sí los hay, pero se los tiene uno que ganar. Es muy duro saber que se está exigiendo visa a mexicanos, pero hay numerosas historias sobre los casos de refugiados que no son verídicas y que sólo afectan al resto de personas que estamos por solicitar una residencia. Por otra parte, muchos de nuestros connacionales tienen poca o ninguna idea de lo que es este país, que tiene una gran diversidad en cuanto a población que es originaria de otras naciones. Esto se ve reflejado en una rica cultura canadiense, espacio que a muchos mexicanos les cuesta trabajo adaptarse, pero para otros es un gran atractivo.

Carlos Rivera/Toronto

R: ¿No te has enterado de un negociazo con pasaportes mexicanos? Va a hacer mucho ruido.

Asunto: fondo Banco Azteca

Vi en una publicidad en Internet que Banco Azteca tiene fondos de inversión que pagan 8.5% anual de rendimiento. Y dice que el ahorro está garantizado por el IPAB. ¿Qué debería revisar yo para saber si es confiable poner mis ahorros ahí?

Armando García/Distrito Federal

R: Pregunta en IPAB si ese banco se cuenta entre los que protege el instituto.

–Escribí al IPAB como me recomendaste, pero después de casi dos semanas no he recibido respuesta. Sin embargo, en su portal encontré que Azteca sí está entre los bancos con protección del instituto.

Mmm. Ya comenzaron a tronar algunas instituciones financieras, tal vez habrá más naufragios. IPAB posiblemente no quiere comprometerse y por eso no te contestó. Lo que sigue es que verifiques si el fondo de inversión que te interesa se encuentra dentro de la cobertura. Insiste. El tiempo que le dediques al asunto valdrá la pena.