Opinión
Ver día anteriorLunes 13 de abril de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Dinero

El cachorro del imperio

Primera víctima de la guerra de las croquetas

Frida: tras la huella de su obra

L

a última vez que los jefes de Estado del continente americano se reunieron fue en noviembre de 2005, en Mar del Plata, Argentina. Lo más espectacular: las trompadas verbales entre Vicente Fox y Hugo Chávez. Éste lo llamó cachorro del imperio, lo que enfureció al hoy ex presidente, con eso de que no lee periódicos entendió cacharro del imperio, y eso sí duele. Ensuciaba su hoja de servicios a la bandera de las barras y las estrellas, que había comenzado como ejecutivo cocacolero. Llamó la cancillería al embajador de Venezuela para que diera una explicación, y ya una vez que todo quedó claro, Fox se apaciguó porque no había sufrido demérito su orgullo: su papel de cachorro –no de cacharro– era reconocido. ¿Resultados de la cumbre? Han transcurrido casi cuatro años y pueden verse con precisión: cero. Este fin de semana el presidente Obama se reunirá en Puerto España con los jefes de los gobiernos americanos, algunos son nuevos. Podrá conocer personalmente a los que encabezan regímenes de la variopinta izquierda. También confirmará que su país tiene un muro de ultraderecha en su frontera sur para contrarrestar la influencia de los Evo, Castro, Chávez, Lugo, Correa, y hasta de las inofensivas Fernández y Bachelet. Ahora lo cuida el subcachorro.

Parte de guerra

La guerra de las croquetas que declaró el secretario de Economía, Ruiz Mateos, contra Estados Unidos, ya cobró una víctima… en Japón. Recordarán que el aguerrido funcionario abrió el fuego arancelario en respuesta al bloqueo a traileros mexicanos en autopistas americanas. Subió el impuesto a la importación de varios productos, entre ellos las croquetas para perros y los árboles de Navidad. Hasta ahora no se había registrado ninguna baja, pero ya uno de los disparos dio en el blanco: le pegó a la fábrica de salsa de soya Kikkoman. Venía exportando unas cajitas a nuestro país desde territorio estadunidense. Ahora falta que se extienda la conflagración hasta el Lejano Oriente.

[email protected] Populi

Asunto: outsourcing, los vicios

He estado leyendo lo que se ha venido comentando sobre el outsourcing en su columna. He laborado en diferentes empresas alrededor de 38 años (tengo 56) y me tocó ver cómo se fue migrando la situación laboral hacia el uso de personal externo. En principio pienso que la idea no es mala. Yo laboro en el área de computación y la contratación de externos nos aligeraba un poco la carga de trabajo. El problema se presenta porque las compañías externas desean hacer mucho dinero en poco tiempo. Esto implica contratar personal a muy bajo sueldo, con pocas (o ninguna) prestaciones y no siempre capacitado. Esto provoca una rotación excesiva. Como a las empresas no les interesa el ambiente interno de las outsourcing con que operan, no perciben este problema. A ellas les interesa el costo. Creo que por la situación económica del país (que ya dura muchos años, como bien lo ha documentado usted) para estas empresas la gente es fácilmente sustituible

Gustavo A. Lorita/Distrito Federal

R: Hay otro elemento importante: las empresas outsourcing también sirven para evadir pago de impuestos y para otras formas de corrupción.

Asunto: los fondos de pensión

Estimado Enrique: tu última aportación me dejó frío y me gustaría que me la confirmaras: Ha sido tan escaso el apoyo a la gente que ni siquiera se ha permitido a los trabajadores que han perdido su empleo retirar un poco más de dinero de su cuenta de ahorros. Te lo comento porque desde fines de 2007 trabajo en el extranjero y mi salario se deposita en mi cuenta en México, y no quiero regresar para llevarme la sorpresa de que me aplicaron el corralito.

José A. Muñoz Calvo/Kuwait

R: Tal vez debí ser más preciso, pensando en personas como tú que siguen esta sección desde el extranjero: me referí exclusivamente al fondo de ahorro para la vejez que manejan las afores.

Asunto: Frida, el registro de su obra

Me refiero a tu comentario publicado el pasado jueves 9, con el título Frida Kahlo sigue pintando. Me parece por demás fuera de lugar el comentario de alguien tan inepto como Carlos Phillips Olmedo, quien es director de los museos que mencionas, no por conocimientos o aptitudes en la materia, sino como una herencia de su madre, la señora Dolores Olmedo. No tiene Phillips Olmedo trayectoria alguna como investigador, ni publicaciones que lo respalden, en la obra de Frida Kahlo, y es por demás alarmante que mencione que en uno de esos museos se esté llevando a cabo un registro de la obra de la pintora, porque de inmediato surge una duda: ¿quién está avalando ese registro? La labor le corresponde al Instituto Nacional de Bellas Artes y así lo establecen tanto el decreto presidencial que convirtió su producción pictórica en patrimonio artístico de la nación, como los artículos correspondientes de la Ley Federal de Zonas y Monumentos Arqueológicos, Artísticos e Históricos, de 1972, en los que se fija, también, que el INBA es la única entidad con el respaldo legal para llevar a cabo la labor de certificar la autenticidad de las obras de esta autora. ¿Cuál es el interés de Phillips Olmedo por erigirse en un experto que no es? Mucho hay que rascarle al respecto, pero el fondo es único: el interés comercial debido a los altos precios que alcanzan las obras de la pintora a nivel internacional. Como investigador en el Instituto Nacional de Bellas Artes, con una trayectoria de más de 30 años, me precio de saber de lo que estoy hablando y sería interesante abrir un espacio en el foro para convocar a diversas voces a que se expresen al respecto.

Rafael C. Arvea/Distrito Federal