Opinión
Ver día anteriorLunes 7 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Dinero

La fiesta del sábado

Presupuesto base cero

Fovissste, Crédito y Casa

U

na persona que hubiera seguido desde el extranjero el informe de gobierno que rindió el sábado el gobernador Enrique Peña Nieto supondría que México está en jauja, no en crisis económica y financiera. La ceremonia del cuarto informe del joven mandatario del estado de México admite tanto el calificativo de faraónica como el de hollywoodesca. Desde el espectacular estrado en el que fue colocado para que recibiera un baño de luz hasta la costosa campaña televisiva, acompañado de Lucerito. Sus invitados llegaron en aviones privados, helicópteros y camionetas blindadas, protegidos por hartos guaruras. Felipe Calderón envió como su representante al jefe de su gabinete, Fernando Gómez Mont. Asistieron los gobernadores priístas recién electos de Colima, San Luis Potosí, Nuevo León y Querétaro, quienes atribuyen parte de su triunfo al efecto Peña Nieto. También 12 gobernadores en funciones que quizás están viendo que la naciente estrella puede ayudarlos a continuar su carrera después de que terminen sus respectivos sexenios. Inclusive se colaron dos de otros partidos: el panista de Aguascalientes, Armando Reynoso Femat, y el perredista de Baja California Sur, Narciso Agúndez. No faltaron el senador Beltrones y el nuevo jefe de la bancada priísta en la Cámara de Diputados, Francisco Rojas. Tampoco los cúpulos empresariales: Claudio X. González y Valentín Díez Morodo, así como una lista incontable de senadores, diputados, alcaldes, funcionarios federales, estatales y municipales. Aquello se convirtió en un festival de abrazos y apretones de mano, un renacimiento de los ritos del priísmo. Hay un par de denominadores que son comunes a todos: 1) suspiran por el regreso del PRI a la presidencia de la República y 2) sus gastos corren por cuenta del dinero de nosotros los contribuyentes. Si una persona hubiera seguido el suceso desde el exterior, no creería que México está en crisis y que el ayuntamiento de Toluca en particular –ciudad que acunó el festejo– recibió la tesorería con ¡494 pesos! en caja y una deuda por 482 millones 765 mil, contraída en parte con Bancomer.

El agujero

El presupuesto de egresos del gobierno federal de 2000 –el último de Ernesto Zedillo– sumó un billón de pesos (un millón de millones). Se calculó sobre un precio de 16.50 dólares el barril de petróleo. En los siguientes nueve años casi se triplicó, para alcanzar cerca de 3 millones de millones, gracias, o desgracias, al disparo del mercado petrolero y al imparable endeudamiento. Se duplicó la deuda del gobierno en los años del panismo y hoy alcanza una cifra escalofriante: 4.5 billones. (Podría ser mayor, e impagable, falta sumar piquitos y las de los gobiernos estatales y municipales, incluyendo la muy considerable del estado de México.) Estos días se habla de tapar un agujero que se presentará en el presupuesto del año próximo por 300 mil millones de pesos, según Hacienda, pero tal vez de 450 mil, de acuerdo con algunos analistas privados, como Rogelio Ramírez de la O. Tapar el agujero significa que el gobierno piensa seguir gastando dinero en la forma que lo ha hecho hasta hoy, no atarse las manos.

Presupuesto base cero

En la escuela de negocios de la Universidad Harvard no enseñan muchas cosas, pero sí la teoría del presupuesto base cero. Es de pasmosa sencillez. Cuando una institución enfrenta una crisis lo que debe hacer es elaborar un presupuesto como si apenas fuera a nacer, como si los creadores apenas estuvieran haciendo el primer cálculo: cuánto se necesita para la nómina, para la luz, para el teléfono, es decir, lo elemental. Lo primero que salta a la vista son los gastos innecesarios, duplicados, inclusive corruptos, cuya depuración generalmente es suficiente para poner a flote a la institución. Si se hiciera en México, quizá no sería preciso extender IVA a alimentos y medicinas, como exige el sector privado para esquivar un golpe fiscal sobre sus utilidades, ni endeudarse más ni subir el precio de la gasolina, la electricidad, el gas y el diesel. Un ejercicio de esta naturaleza toparía con resistencias. Por ejemplo, en un presupuesto base cero no cabría un festival como fue el cuarto informe de gobierno de Peña Nieto. Vaya, ni los grandes empresarios como Claudio X. González podrían registrar en sus empresas como deducible de impuestos el gasto de automóvil, chofer, seguridad, como en el que incurrieron al transportarse a Toluca. Todavía haría falta más: castigo efectivo a los infractores y una autoridad que no permitiera la impunidad.

[email protected] pópuli

Asunto: Fovissste, Crédito y Casa

Fui uno de los afortunados ganadores de un crédito de vivienda del sorteo de Fovissste en noviembre del año pasado. En enero de 2009 inicié mis trámites en la sofol Crédito y Casa. Entregué todos los papeles que me requirieron; el 7 de julio pude firmar las escrituras. Como la compra es a un particular y no a una constructora, los trámites son más tardados, según me parece. El caso es que al momento de la firma nos dijeron, a mi vendedor y a mí, que el pago lo haría Fovissste en un plazo de entre 20 y 30 días. Estamos a 5 de septiembre y es el momento en que no paga. Y si sumamos todo el tiempo que llevo esperando mi vivienda, de enero a septiembre, pues resulta que son ya ocho meses. ¿O es que no quieren pagar? ¿O están jineteando un dinero que ya fue presupuestado para la vivienda de los trabajadores?

José Luis López Velásquez/Distrito Federal

R: Lamento no tener buenas noticias. Crédito y Casa se encuentra en grave crisis, recientemente incumplió un pago millonario a sus acreedores. Fovissste no puede quebrar por ser una institución gubernamental, pero también afronta graves apreturas económicas.