Opinión
Ver día anteriorJueves 7 de mayo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Dinero

Causó más estragos el gobierno que el virus

Nos traen como lazo de cochino

La capital va volviendo a la vida

L

a capital comenzó ayer el retorno a su cotidiana, agitada vida. Reabrieron los restaurantes con la limitación de atender sólo a la mitad de sus clientes. Era curioso ver una mesa ocupada y dos vacías a su alrededor. Meseros y galopines portaban cubrebocas y guantes –ésta es una buena medida, ojalá permanezca. En el resto de los estados de la República la gente sigue sin explicarse por qué adoptaron restricciones tan drásticas, allá sólo cerraron las oficinas de gobierno y las escuelas, pero no se afectó a las empresas. Ahora que repasamos lo que aconteció en los días más álgidos, nos podemos dar cuenta de que Felipe Calderón y dos de los aspirantes a sucederlo, Enrique Peña Nieto y Marcelo Ebrard –PAN, PRI y PRD–, se apoderaron del escenario televisivo y se liaron en una competencia por ver quién salvaba a la Patria. Peña Nieto –víctima previa de una cepa de virus aviar que los médicos identifican como gaviotetasis– negaba que su territorio estuviera afectado; Calderón enviaba al doctor Córdova a cerrar escuelas y oficinas públicas y Ebrard quiso ir más adelante y se le ocurrió cerrar también restaurantes, comercios, teatros, transporte, templos. Saldo: una capital infartada, daños graves al estado de México y perjuicios al resto del país. Lo peor de que no midieron las consecuencias: provocaron una reacción de rechazo de la comunidad internacional. Nos traen como lazo de cochino. Hay un sentimiento que excede la molestia y el enojo entre los empresarios. Están convencidos de que el gobierno causó más estragos que el virus. Calderón y Peña Nieto ya comenzaron a meter reversa. Sólo Ebrard sigue necio, insiste en impedir que los restaurantes funcionen normalmente el Día de las Madres. Le van a llover los 10 de mayo.

Costo y beneficio

El director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, Richard E. Besser, explica por qué es una burrada cerrar escuelas y negocios: “Cuando escuchas las dificultades que trae consigo –niños encargados en las bibliotecas (o con la tía, la vecina o la abuelita en el caso de México) porque no hay guarderías suficientes, o gente que puede perder su empleo por no presentarse a trabajar–, uno tiene que considerar esos factores que son realmente reales, y nosotros necesitaríamos estar seguros de que la salud pública se beneficiaría aplicando esas medidas”. El presidente Obama dijo no a cerrar escuelas y negocios.

Ya andaba entre nosotros

Más datos siguen surgiendo que acreditan cómo se creó un problema desproporcionado del que los políticos esperaban sacar tajada. El virus ya pululaba en México desde septiembre del año pasado, así que las muertes (lamentables) que han ocurrido serían la mortalidad esperada en un brote de influenza más o menos normal. “Si el virus ha estado circulando en México por varios meses –dice Oliver G. Pybus, de la Universidad de Oxford, jefe de uno de los grupos de biólogos que lo estudian–, lo único que podemos presumir es que no mató a cada una de las personas que se infectaron”. Eso confirma un sospechosismo generalizado: no fallecieron por la enfermedad sino por la precariedad del sistema de salud pública. No había medicinas, ni camas, ni médicos. Y apenas el domingo anterior compraron un laboratorio apropiado.

[email protected] Populi

Asunto: el ridículo

No entiendo nada. Si la crisis sanitaria en nuestro país es sumamente grave y planetaria, como nos han dicho minuto a minuto y durante días, tanto los comentaristas afines al régimen como Felipe Calderón y sus funcionarios, ¿por qué entonces cuando los gobernantes de algunos países –Argentina, Cuba, China, Francia, Perú– toman las medidas que consideran convenientes para proteger a sus ciudadanos de un posible contagio, todos los mexicanos debemos sentirnos ofendidos por ellos? ¡Ah, ya entendí! Ni Calderón ni sus adláteres quieren aceptar que se puede engañar a parte de la gente un cierto tiempo, pero no a toda la gente todo el tiempo.

Elva Inés Vázquez/Distrito Federal

R: Todo se perdona menos el ridículo. Están haciendo un papelón intergaláctico.

Asunto: los salvadores

Te platico que algunas empresas, como el Sport World, obligaron a sus empleados a firmar los días que suspendieron labores a cuenta de vacaciones; si ves a alguna autoridad laboral no dejes de avisarme.

Carlos Lira/Distrito Federal

R: ¿Hay autoridades laborales?

Es una novedad.

El Foro Influenza

Aunque cambiaron las circunstancias, nuestro foro INFLUENZA sigue recogiendo opiniones. Clic aquí:

www.elforomexico.com/viewtopic.php?f=31&t=148

Asunto: sus médicos preferidos

Soy médica y conozco la situación de los médicos internos de pregrado (MIP). Si bien en el internado no se es aún médico titulado, se supone que ya para entonces se cuenta con una formación académica completa, de tal forma que esta fase es para poner en práctica lo aprendido y adquirir habilidades. Los MIP son la base para que los hospitales funcionen bien: es el primer contacto con el paciente, lo conoce perfectamente ya que él le realiza su historia clínica, los estudios, está al tanto de cualquier eventualidad y, en algunos casos, es el único encargado del servicio. Además, uno asume un compromiso ético con los pacientes, así como con la institución en la que se labora (y esto no debe ser diferente si se está en un hospital privado o no, uno es médico y punto). Los MIP reciben una paga (simbólica por cierto) y cuentan con un seguro, así que no hay justificación. Habría que preguntarse: ¿qué se les está enseñando a los médicos cuando se les retira en momentos como éste? Se lo dejo a su consideración, pero, por esto mismo, prefiero ser tratada por médicos egresados de la UNAM, de la UAM o del Poli.

Dra. Martha Cruz/Distrito Federal