Directora General: Carmen Lira Saade
México D.F. Jueves 3 de enero de 2002
- -








Espectáculos
06an1esp

¤ ''El cambio es un gran desafío, un reto muy cabrón y lo voy a jugar''

Nunca me habían mentado tanto la madre por e-mail, asegura Brozo

¤ La explicación al público sobre mi decisión se le dará al aire, señala Víctor Trujillo

¤ Por ética no digo lo que no me gustó de Azteca y CNI; lo de Televisa, llevo 20 años diciéndolo

JORGE CABALLERO

Desde el primer día de este año, Víctor Trujillo comenzó la trasmisión de El Mañanero por Canal 4 a las 7 horas y comenta que lo más importante de llevar su programa a esa señal es "el alcance, es muy importante para El Mañanero que se conozca en España, porque no hay otro programa en el mundo como éste, que se vea en Estados Unidos, en Sudamérica, porque El Mañanero puede estar al aire 10 años si lo saben hacer funcionar bien, y no por cuánto se derroche en su producción''.

-Sus primeros promocionales daban la idea de que querías justificarte, algo así como estoy aquí pero sigo siendo el mismo...

-¡Por lo que todo mundo sabe de Televisa! Pudimos hacer otros spots y siempre la tendencia sería partirte en cuatro. Si hiciera uno donde omitiera a la gente, ésta diría: ''Ya ni siquiera oye, ya está allí y ni siquiera oye''. A estas alturas de mi vida debo saber a qué le tiro y por qué; a la gente no le puedo pedir el beneficio de la duda, porque siempre ha estado engañada, pero a los medios sí, porque en 25 años de trabajo no me la he pasado haciendo estupideces. Nunca dije ''ojalá algún día esté en Televisa'', aunque hubo cuatro o cinco ofertas antes, tuve tiempo de platicarlo con Emilio (Azcárraga Jean) que cuando venía gente de Televisa yo salía corriendo. Esta vez que platicamos la impresión fue totalmente otra. Emilio y Bernardo (Gómez, vicepresidente de Televisa) están seguros que quieren esto, es un personaje de 12 años tal cual, no lo pueden variar. ''De eso se trata -me dijeron-, de ese programa y ese personaje que vimos en el 40 y que nos encanta; la empresa tiene que empezar a traer muchas otras voces que nunca han tenido que ver con Televisa o incluso que han sido opositoras con tal de comenzar este intercambio de espacios, proyectos, ideas y posibilidades.'' A mí me parece un gran desafío, un reto muy cabrón y lo voy a jugar. No me la paso preguntándome si voy a ser menos malo para la gente si me voy a Tv Azteca; pienso en las posibilidades de un equipo de trabajo que tiene hasta 10 años conmigo, planeando cosas, no para hacer superproducciones sino comunicación, para hacer lo que nosotros manejamos. Si nos piden un programa de concurso, pues difícilmente lo haremos.

-¿Y si le piden intervenir en una telenovela?

-No es mi giro.

-Tampoco es el giro de los futbolistas del América y los incorporan a los elencos.

-Es cuestión de necesidades, yo ya hago suficiente ridículo para querer más.

-¿Cuál es la explicación que quisibrozo_entrevista_m01gbera darle al público sobre su cambio?

-La explicación se le dará al aire; es bastante difícil decirles lo que has vivido en donde has estado, porque sí debe de haber un código de ética. De Azteca muchas cosas no me gustaron y así se los dije a sus directivos en su momento, no a las revistas ni a los periódicos para que se pensara que estaba criticando para que me pagaran más; o cosas que nunca me gustaron de la producción en CNI, sin embargo trabajamos. Lo de Televisa es más evidente, porque todo lo que no me gusta lo he dicho en 20 años y lo seguiré diciendo, hay cosas que me gustan y otras que no.

-¿Sintió mala vibra de López Dóriga cuando dijo en su noticiario: "Me ordenaron entrevistarte"?

-Son cosas sui generis, es la misma actitud que tuvo José Ramón Fernández cuando comenzamos lo de Italia 90, platicamos antes, hacemos así, asá y de pronto el señor, que está acostumbrado a hacer su programa, se ve agredido por una bestia del averno que te está hablando, escupiendo, mirando... así sucede... es la misma actitud que tuvieron Javier Solórzano y Carmen Aristegui cuando convivimos al aire o con Pepe Cárdenas, y de pronto la relación se va dando, pero lleva tiempo. Como decía en el programa de Javier y Carmen, la perrada es la perrada aquí y donde sea, somos el mismo zoológico y de pronto nos vimos en Multivisión y ahora aquí, nos veíamos en Azteca y ahora aquí o en el 40; he descubierto hasta credenciales dobles. La neta celestial, amén de otras cuestiones que son polémicas implaticables, es que van a darme la razón cuando vean El Mañanero y no haya nota.

-¿Qué va a pasar con la secre de El Mañanero? ¿No le pondrán a dos chichonas que no tengan nada que ver con el noticiero?

-Hay una cuestión importante, una cosa es la inercia de Televisa y los que colaboran con ella y otra es el plan del señor Azcárraga, de su gente, que es provocar que otros equipos lleguen con sus propias inercias; este tipo de convivencia como de vecindades algo positivo debe de traer como principio que no estamos en riesgo de envedetarnos o frivolizarnos.

-¿Desde su punto de vista, hay un límite de riesgo entre Televisa y Brozo?

-En esos aspectos siempre hemos sido garantia, no somos el tipo de gente que anda rascándole los güevos a King Kong para ver a qué hora salta; hay leyes, hay reglamentos y hacemos todo lo que jurídicamente no nos afecte a nosotros ni a la empresa. Eso de la libertad y de la responsabilidad se me hace un ejemplo perfecto: tantos años que llevamos de hacer el programa y jamás hemos tenido una reclamación. Todo lo que decimos está sustentado, porque tampoco se trata de decir la nariz del diputado parece de marranito, no es por ahí, sino en los contenidos de lo que se dice; y en el caso del lenguaje sucede exactamente lo mismo, hace 12 años la gente se espantaba con lo que hacíamos en La Caravana o con Brozo, y nos decían vulgares, que teníamos mal gusto, ahora hemos girado las cosas, la gente maneja los códigos, en esta pantalla o en la del 40 o en la de Azteca, dices hijo de su chicharra máuser y entienden que está diciendo hijo de su chingada madre, pero al mismo tiempo no lo decimos; también están los albures, no hay algo más exquisito para decir sin decir, y finalmente la gente lo acepta como parte del mismo código; puedes decir lo que quieras pero no violentamos la oreja.

-¿Qué comentarios ha recibido de sus amigos?

-Los amigos son un capítulo aparte, porque conocen más íntimamente lo que he hecho y lo que pienso. Todos ellos, que son muy pocos, creen que estoy haciendo un movimiento muy importante y que tengo un plan "B", un plan "C" y un plan "D"; saben, al igual que mi mujer y mis hijas, que no soy un tipo que ande estallando por la calle a ver qué se me ocurre o a ver a quién pateo.

-¿Y la gente que se encuentra en la calle?

-La gente siempre ha sido muy cariñosa y de pronto sí se me acerca y me dice: "Oiga, ¿sí habrá estado bien lo que usted hizo?; como diciéndome: "Ya tomaste otra vez". Y con ese cariño ahí si te tomas el tiempo de decirle 'véanos, júzguenos'; las decisiones se toman cuando se deben tomar, no antes ni después, y claro, también se paga una cuota por tomar decisiones y se tiene que pagar puntualmente. A lo mejor habrá mucha gente que ya teníamos como público cautivo que tendremos que reconquistar. Nunca en la vida me habían mentado tanto la madre por e-mail; no me sorprende, pero tampoco me deprime. Ha habido cosas peores, pero ellos ni se han enterado.

-¿Hay temor de la gente de que pase de un payaso lépero a uno lastimero?

-Es que lo del payaso lépero es nada más forma, también esto es lo que te hace pensar las cosas, es la forma y es meter un personaje de ficción en una realidad virtual que vivimos en el país: partidos que parece que hacen política, gobiernos que parece que proceden, democracias que parece que se instalan, transiciones que parece que duran seis meses; esto fue lo divertido del proyecto: meter en este espacio a un personaje de ficción que se nota en nuestro sistema social, político, económico, eso es lo verdaderamente importante. Ese club y ese personaje de ficción es un alburero, misógino, tomador, le vale madre, no tiene compromisos con nadie, si le dan 10 pesos los agarra, si le dan 100 o si le dan mil o si le dan dos viejas, le importa poco, porque de todas maneras no le va a durar. Eso es lo importante, claro, eso lo podemos platicar tú y yo aquí, no puedo dar una conferencia de prensa para decir esto, porque es un proyecto de trabajo no hacer un programa chistoso.

-¿Como se sentará Víctor Trujillo? ¿Cuál es el riesgo?

-Es enorme, tremendo. Es el olvido, hermano. Es vida o muerte. Si El Mañanero no hubiera funcionado en el 40 hubiera sido exactamente lo mismo, porque ustedes hubieran dicho ''a quién se le ocurre poner a un idiota a dar noticias cuando hay gente de verdadera valía'', y te pones a revisar las notas de los primeros días del Año Nuevo y te vas a encontrar cosas muy interesantes y a los dos meses El Mañanero en el Canal 4 ya no será nota.

-¿Cuál es el papel de la ironía en el noticiario?

-Es la base de nuestro género: la ironía; si se fijan, Brozo ha hablado fuerte de muchas cosas y no tiene enemigos. Según yo soy el mismo, a lo mejor son ustedes los que cambiaron hojaldras, y lo dije en el espacio de Joaquín López Dóriga y lo voy a seguir diciendo y no vayan de chillones: "Ay Emilio, mira lo que está diciendo de mí", háblenme a mí, no vayan a empezar a acusarme con el patrón para que me diga: "Ya me metiste en una bronca con el señor secretario"; si no les gustó lo que dije de acuerdo, háblenme a mí, y si ustedes quieren desmentir lo que dije se los paso por réplica.

-¿Y el rating?

-Es importante en cualquier televisora; creo que la única vez que no supimos con el rating era cuando estábamos en canal del Estado, ¡eso era vivir! Es muy importante y eso era una de mis preocupaciones fuertes, no respecto a si lográbamos rating o no sino a la capacidad de llegar a tener el programa en el Canal 4 en el DF, por televisora mexicana en toda la República, se va a abarcar mucho en tele abierta, porque más Cable, Sky, Galavisión Europa y el proyecto tiene muy buenas virtudes para poder ser ese buen jalón de informar sin aburrir; invitar a la gente a que la información es poder, que la información ayuda, que templa a un país donde su acceso ha sido tremendamente límitado durante muchos años.

Números Anteriores (Disponibles desde el 29 de marzo de 1996)
Día Mes Año

. . . .
La Jornada
Coordinación de Sistemas
Francisco Petrarca 118 Col. Chapultepec Morales
delegación Miguel Hidalgo México D.F. C.P. 11570
Teléfono (525) 262-43-00, FAX (525) 262-43-56 y 262-43-54
La Jornada Virtual
Coordinación de Publicidad
Lic. Carlos Mendez Orozco
Lago Estefania #31, 2do Piso, Col. Granada, C.P. 11520, México DF
Tel. 55.31.98.63 y 55.31.97.81