Mundo
Ver día anteriorViernes 17 de agosto de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Acusa al boston globe de colusión

Periódicos que publican fake news son nocivos para el país, replica Trump

Más de 30 comunicadores han sido atacados en el último año: Comité para la Protección de Periodistas

Foto
▲ El diario The Boston Globe publicó ayer en primera plana un editorial titulado Los periodistas no son los enemigos del pueblo, en respuesta a los ataques del jefe de la Casa Blanca.Foto Afp
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 17 de agosto de 2018, p. 26

Nueva York

Poco después de que más de 300 periódicos y publicaciones de noticias, en un esfuerzo editorial coordinado sin precedente, condenaron los ataques de Donald Trump contra el periodismo y la libertad de expresión, el presidente los acusó de colusión y de ser una oposición mala para el país, escalando así una guerra política en la cual –según algunos– están en juego los fundamentos tradicionales de una democracia.

Los editoriales publicados este jueves –cada uno elaborado por sus propios equipos, pero con el mismo tema– en medios nacionales, regionales y locales en todo el país criticaron la incesante guerra de Trump contra la prensa no alineada a sus posiciones al llamarlos enemigos del pueblo, acusarlos de promover noticias falsas (fake news) e incitar a sus bases a condenar y hasta amenazar físicamente a periodistas.

Trump respondió en una serie de tuits en los que aseguró que estos periódicos son nocivos para el país. “Los medios de noticias falsas son el partido de oposición. Es muy malo para nuestro gran país… ¡Pero estamos ganando!”

Acusó al Boston Globe –diario que invitó a los medios a sumarse a esta iniciativa– de colusión con otros periódicos sobre la prensa libre.

En otro tuit, Trump agregó: “no hay nada que quiera más para nuestro país que una verdadera libertad de la prensa. El hecho es que la prensa está libre para escribir y decir lo que quiera, pero mucho de lo que dice es fake news, promoviendo una agenda política o simplemente intentando dañar a gente. ¡La honestidad gana!”

El Boston Globe propuso hace unos días que los rotativos y otros medios publicaran editoriales sobre el ataque del presidente contra los medios. Casi 350 medios, según informó el Globe, se sumaron y esta mañana las versiones impresas de rotativos a lo largo y ancho del país contenían la opinión de cada junta editorial (las cuales funcionan de manera independiente de las redacciones) sobre el peligro contra la libertad de expresión en este país.

“Hoy en Estados Unidos tenemos a un presidente que ha creado un mantra de que integrantes de los medios que no apoyan abiertamente las polticias de la actual administración son ‘el enemigo del pueblo’”, afirmó el editorial del Globe.

Periódicos nacionales como el New York Times y The Guardian junto con otros regionales, como el Miami Herald, el Chicago Tribune, La Opinión, el Philadelphia Inquirer y el Denver Post, revistas como The New Yorker y The Atlantic, así como una multitud de medios locales formularon sus críticas y condena al ataque sistemático de Trump contra los medios, el esfuerzo para minar su credibilidad, las amenazas contra periodistas que esto ha generado y el riesgo creciente de violencia física que esto podría detonar contra reporteros.

Sin embargo, algunos rotativos importantes decidieron no participar, incluyendo el Washington Post, el Wall Street Journal y Los Ángeles Times, que argumentaron que aunque comparten las preocupaciones de sus colegas y han criticado repetidamente los ataques contra los medios, consideraron que era importante mantener una postura editorial independiente en cada medio.

Pero casi todos han denunciado el hecho de que en más de 400 ocasiones (según CNN), Trump ha empleado el término fake news, ha dicho que los periodistas son enfermos y peligrosos, y en mítines con sus bases los ha señalado para que sus filas los insulten. Pero ha funcionado entre sus seguidores: según encuestas recientes, 51 por ciento de votantes republicanos considera a la prensa como enemiga del pueblo; en otra, 85 por ciento de republicanos y simpatizantes creen que los medios son nocivos para el país y casi la mitad de republicanos favorece que el presidente tenga la autoridad para clausurar medios por mal comportamiento. Las amenazas de muerte y violencia contra periodistas se han multiplicado generando alarma entre defensores de las garantías individuales.

El comisionado de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas, Zeid Ra’ad al-Hussein, alertó que la retórica antiprensa de Trump es muy cercana a la incitación a la violencia y que podría resultar en daños infligidos sobre periodistas, reportó The Guardian.

De hecho, según el Comité para la Protección de Periodistas y el US Press Freedom Tracker, por lo menos 31 comunicadores han sido atacados en el año anterior en Estados Unidos. Además, con el asesinato de cuatro periodistas y un trabajador en la redacción de un periódico en Annapolis en junio, este es el año más letal para el sector en este país.

Hoy el Senado de Estados Unidos –bajo dominio republicano– aprobó una resolución en apoyo de la libertad de prensa que incluye una afirmación de que los medios no son el enemigo del pueblo.

En su comentario editorial sobre la participación de su revista en este esfuerzo colectivo, el director del New Yorker, David Remnick, escribió que se trata de la defensa de la libertad de expresión, principio fundamental pero siempre frágil en esta democracia. Esto no es un asunto de la prensa buscando protegerse a sí misma como un grupo de interés. El grupo de interés es Estados Unidos, afirmó.

El Boston Globe contrató seguridad adicional en sus oficinas este jueves. A través de los tiempos los medios han tenido amenazas, pero es la retórica del presidente lo que nos preocupa más, indicó una vocera del periódico a la agencia Ap, al explicar la medida.

¿Silenciando a ex jefes de seguridad nacional?

John Brennan, quien fue director de la CIA en la presidencia de Barack Obama, acusó ayer –en un artículo publicado en el Times– que la revocación de su autorización de seguridad (que le permite acceso a material clasificado) ordenada por Trump el miércoles, fue un intento para silenciarlo a él y a cualquiera que se atreva a desafiarlo. De hecho, la Casa Blanca ha informado que el presidente está contemplando anular las autorizaciones de seguridad de otros ex altos funcionarios de seguridad nacional.

Este jueves, el almirante retirado William McRaven, quien supervisó la operación de las fuerzas especiales que asesinaron a Osama Bin Laden, retó públicamente al presidente a que se atreva a revocar su autorización de seguridad.