Sociedad y Justicia
Ver día anteriorViernes 29 de junio de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Demandan políticas en pro del campo
De la redacción
 
Periódico La Jornada
Viernes 29 de junio de 2018, p. 34

La campaña Sin maíz no hay país llamó a quienes gobiernen los próximos años a definir un compromiso claro y explícito por una política en favor de la alimentación y del campo, libre de transgénicos y agroquímicos con la reactivación de la producción nacional y asegurar una vida digna y sana para quienes producen 40 por ciento de los alimentos que se consumen.

En una carta firmada por 241 ciudadanos, entre ellos Carlos Payán, Francisco Toledo, Cristina Barros y Jesusa Rodríguez, así como 54 organizaciones, se señala que se requiere información clara y transparente sobre el origen y los procesos para producir alimentos, así como una defensa firme de la milpa y el maíz nativo por su riqueza cultural, gastronómica, nutricional, económica, medicinal, simbólica y espiritual.

La tortilla deber ser de calidad, hecha con maíz nativo y nixtamalizada, indica el documento, en el que se advierte que la protección del maíz es uno de los pocos temas de consenso en México en estos momentos de enorme incertidumbre. Esta planta sagrada es la base de nuestra alimentación y además somos centro de origen y diversificación constante; es por ello considerada nuestra gracia primera y elemento de identidad.

Desde hace 20 años, resalta, comunidades y colectivos han luchado para detener la amenaza transgénica en nuestro territorio. En México sólo se siembra legalmente algodón transgénico en fase comercial. No se permite la siembra de maíz y soya genéticamente modificadas en campo abierto, gracias a movilizaciones y demandas emprendidas por organizaciones campesinas, científicas, ambientales, de defensores de derechos humanos, artistas y consumidores.

Crisis alimentaria

Se importan productos que amenazan a los campesinos y la alimentación, con consecuencias negativas para el ambiente, la salud y la economía; las cuales han sido ampliamente estudiadas y documentadas. Vivimos una crisis alimentaria sin precedente: obesidad, malnutrición y hambre entre la población, aunados a la violencia y la migración en el campo.

Los firmantes seguiremos impulsando la exigencia y la defensa de nuestros derechos a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, como lo señala la Constitución; a la biodiversidad y al ambiente saludable, impidiendo, aun por la vía legal, la siembra de transgénicos en el campo mexicano y su presencia en nuestros alimentos.