Política
Ver día anteriorMiércoles 27 de junio de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Elecciones 2018

Descarta sorpresas

Un triunfo de AMLO no sacudirá a los mercados ni al peso: BdeM

La necesidad de hacer ajustes bruscos dependerá de su mensaje sobre política macroeconómica

Reuters
 
Periódico La Jornada
Miércoles 27 de junio de 2018, p. 3

Ni los mercados ni el peso deberían ser sacudidos si el candidato izquierdista a la Presidencia de México gana en las elecciones del domingo, como predice la mayoría de sondeos, ya que los participantes han incorporado ese escenario, aseveró Jaime Cortina, director general de operaciones y sistemas de pagos del Banco de México (BdeM).

El primero de julio, México elegirá al sucesor del presidente Enrique Peña Nieto en una contienda en la que el líder opositor, Andrés Manuel López Obrador, ha encabezado sostenidamente las intenciones de voto apoyado principalmente en mensajes contra la corrupción, la inseguridad y la mala gestión económica del gobernante PRI.

El candidato puntero, pues lleva siendo puntero prácticamente toda la campaña. Entonces yo sí soy de la impresión de que el mercado ya descontó con una alta probabilidad que ese equipo sea el que resulte ganador, dijo Cortina, sin mencionar a López Obrador.

Sin embargo, el directivo aclaró que la necesidad de hacer ajustes bruscos en los mercados, tras conocerse el resultado, dependerá de cuál sea el mensaje del equipo del candidato respecto de lo que piensan hacer en materia de política macroeconómica.

“Si uno ve lo que los distintos voceros y asesores han venido mencionando, parecería que no debería ser ninguna sorpresa. Si ese mensaje se ratifica (…) si bien a lo mejor podríamos ver algo de volatilidad, algo de movimientos, deberían ser bastante moderados”, agregó Cortina.

Un asesor de alto rango de la campaña de López Obrador afirmó el lunes que, de ser elegido presidente, su gobierno buscaría fortalecer el peso aumentando la confianza de los inversionistas.

El peso sufre, pero menos

El peso mexicano se hundió este mes a niveles mínimos en año y medio, golpeado por la fortaleza del dólar, el estancamiento en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la incertidumbre sobre las elecciones.

Sin embargo, al peso le ha ido mejor en 2018 que a algunos de sus pares de mercados emergentes como Argentina, Turquía y Brasil, en medio de una ola de ventas globales desde abril, luego de que mayores costos de endeudamiento en Estados Unidos disminuyeron el atractivo por los activos de mayor riesgo.

Cortina lo atribuyó principalmente a que México pasó de tener la divisa con menor tasa a ser una de las más altas de los países emergentes, especialmente cuando se analiza en relación con su calificación crediticia.

“Al ser una economía tan abierta podríamos haber sido más afectados que otros países emergentes (…) Al final del día, lo que nos ha ayudado a protegernos es la postura de la política monetaria y la postura fiscal”, comentó.

El banco central de México elevó su tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos a 7.75 por ciento el 21 de junio, en un intento por contrarrestar los efectos del desplome del peso y mantener una tendencia a la baja en la inflación.

La decisión ocurrió después de que la Reserva Federal de Estados Unidos elevó su tasa de referencia y proyectó un ritmo más rápido de alzas en los próximos meses.

La posición relativa de la política monetaria con Estados Unidos es una de las variables que el BdeM toma en cuenta a la hora de adoptar decisiones de política monetaria y siempre ha sido un elemento importante, según su directivo.

Al preguntarle si el Banco de México seguiría las alzas futuras de tipos en Estados Unidos con sus propios aumentos de la tasa clave, Cortina señaló: “Una cosa es que lo que hace la Reserva Federal sea un elemento que la junta de gobierno toma como información para adoptar una posición, y otra cosa es que vayamos a replicar uno a uno lo que haga hacia adelante.

Hemos apretado la política monetaria mucho más agresivamente que la Reserva Federal, por lo cual también podría haber un argumento de que ya hemos hecho una buena parte del trabajo, agregó.