Política
Ver día anteriorJueves 22 de marzo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Miroslava Breach, un año de impunidad
El doble discurso de Corral Jurado

En privado, culpa a la periodista por pisarle los callos al diablo

En público, afirma que fue silenciada por la vía de un asesinato cobarde

La investigación de la fiscalía estatal, modelo referencial, dice el gobernador

El principal autor del homicidio está en la cárcel y vinculado a proceso, sostiene

Presume que se lograron avances en las pesquisas gracias a la tecnología

Niega entrevista a La Jornada; califica a los reporteros de provocadores

Foto
El martes por la noche el gobernador Javier Corral Jurado presentó la Plataforma Escudo Chihuahua en el Centro de Convenciones. Durante la ceremonia, aseguró que las órdenes de aprehensión contra los autores materiales del asesinato de Miroslava Breach Velducea fueron obtenidas gracias al análisis de más de 200 horas de grabaciones captadas por cámaras de seguridadFoto Carlos Ramos Mamahua
Gustavo Castillo García y Jesús Estrada
Enviado y corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 22 de marzo de 2018, p. 2

Chihuahua, Chih.

Acerca del asesinato de la corresponsal de La Jornada, Miroslava Breach Velducea, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, tiene al menos dos posturas: la privada, que exhibió el pasado 3 de enero cuando sostuvo una reunión con familiares de la periodista durante más de cuatro horas, en la que el panista les aseveró: Miroslava tuvo la culpa por pisarle los callos al diablo; y la pública, en la que ha señalado que era una comunicadora valiente, que fue silenciada por la vía de un asesinato cobarde.

Además, ayer el mandatario chihuahuense se negó a conceder una entrevista a los reporteros de este diario.

Al término de la ceremonia en la que Corral puso en marcha la Plataforma Escudo Chihuahua, se insistió al gobernador en sostener una conversación por el aniversario del asesinato de Miroslava, y tras su rechazo y por lo que ya era la intervención de su equipo de seguridad, Corral Jurado les ordenó que no inter-vinieran: Déjenlo, déjenlo, viene a provocar.

El encuentro con los familiares de la corresponsal de La Jornada –quien fue asesinada el 23 de marzo de 2017, presuntamente por integrantes del grupo delictivo Los Salazar, una célula del cártel de Sinaloa que opera en Chihuahua y Sonora– ocurrió al mismo tiempo que afuera de palacio de gobierno se manifestaron aproximadamente 200 productores lecheros.

De ese encuentro queda la memoria de algunos, poquísimos servidores públicos, entre ellos el secretario particular del gobernador y los meseros que lo atienden en su despacho, quienes escucharon fragmentos de la charla en la que Corral Jurado también le dijo a Rosy, hermana de Miroslava, que había resultado mejor investigadora y hasta una fiscalía le podía dar, pero a la que también le señaló que si seguía pisando callos algo le iba a pasar.

Lejos quedó lo que Corral Jurado dijo públicamente el 23 de marzo, tras el asesinato de la corresponsal de La Jornada y colaboradora de la revista Norte de Ciudad Juárez, donde escribía la columna Don Mirone: Miroslava fue una mujer valiente, su crítica aguda y puntual fue siempre un referente en la opinión pública y motivo de seguimiento permanente, sobre todo de la clase política.

En la reunión de enero pasado el gobernador mencionó que Miroslava pedía que le dieran las notas más escabrosas, por lo cual ella tenía la culpa por pisarle los callos al diablo.

Antes de ese encuentro, realizado en el despacho de Javier Corral, las fuentes consultadas informaron que en agosto de 2017 algunos integrantes de la familia de Miroslava Breach pidieron que las autoridades también las consideraran víctimas del homicidio, sin obtener respuesta positiva, por lo cual tuvieron que recurrir a un juicio de amparo, al cual el gobierno estatal respondió con otro juicio de garantías, y a la fecha no toda la familia cercana a la periodista ha obtenido ese reconocimiento.

El martes pasado por la noche Corral Jurado participó en la presentación de la Plataforma Escudo Chihuahua, estrategia de seguridad que prevé la instalación de 500 cámaras en calles de la capital del estado, como parte del esfuerzo para abatir las cifras crecientes de homicidios dolosos, robos y otros delitos.

Con el propósito de explicar la importancia del uso de la tecnología y las cámaras de video, Corral Jurado mencionó que las órdenes de aprehensión contra los autores materiales del asesinato de Miroslava Breach Velducea fueron obtenidas gracias al análisis de más 200 horas de grabaciones captadas por cámaras de seguridad de comercios, negocios y domicilios particulares, lo que permitió reconstruir la ruta que siguieron los asesinos desde la casa de la reportera hasta la vivienda habitada por Wilbert Jasiel Vega Villa, lugar donde fue localizado el vehículo que presuntamente utilizaron los homicidas.

También señaló: Dentro de algunos días se cumplirá un año del asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea, el artero crimen contra una comunicadora valiente, que fue silenciada por la vía de un asesinato cobarde, y luego calificó la investigación realizada por la Fiscalía General del Estado de modelo referencial frente a este tipo de asesinatos que representan en el país el más alto porcentaje de impunidad.

En ese contexto mencionó el mandatario, el principal autor material e intelectual del homicidio, Juan Carlos Moreno Ochoa, El Larry, está en la cárcel y ha sido vinculado a proceso gracias al uso de la tecnología.

Al término del acto, el gobernador fue abordado por un reportero de La Jornada para cuestionarlo en relación con la solicitud de una entrevista gestionada por escrito desde el pasado 16 de marzo, y pedirle que ampliara sus declaraciones a un año del asesinato de Miroslava Breach, su respuesta fue que no tenía fecha para atender al periodista ni más qué decir acerca de la investigación.

Se le insistió: acerca del homicidio de Miroslava no nos ha vuelto a atender; La Jornada necesita conocer su versión.

–No, ninguna para usted.

–¿Para La Jornada no hay ninguna posición?

–No lo voy atender ahorita, si me permite. No lo voy a atender. ¡Oiga, deje aquí que pase aquí la gente! ¡No esté en ese plan!

–¿Cuándo me puede atender? –insistió el reportero.

–No lo voy atender

–¿Cuándo puede atender a La Jornada? –se le cuestionó otra vez, al tiempo que escoltas e integrantes del equipo de seguridad del mandatario rodearon al reportero.

Déjenlo, déjenlo, viene a provocar, ordenó Corral a sus escoltas después de ignorar la pregunta.

La última vez que el gobernador de Chihuahua recibió a reporteros de La Jornada fue en marzo de 2017.