Mercedes-Benz Clase S: 2021 Tecnología y lujo del futuro, hoy

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Stuttgart, Alemania. Desde 1951, el Mercedes-Benz Clase S ha sido el buque insignia de la marca alemana, no sólo en cuanto sofisticación, confort y lujo se refiere, sino sobre todo en tecnología y seguridad. Prueba de ello es la séptima generación de este sedán de superlujo con el que el constructor teutón va un paso más allá al crear el auto más avanzado e inteligente del mundo, con todo un arsenal tecnológico que va desde conducción autónoma, reconocimiento facial, realidad virtual aumentada, hasta estacionar y traer el vehículo por si sólo, controles del hogar a distancia y proyección de mensajes en el asfalto, entre otras muchas novedades.

Con la nueva Clase S 2020 (que estará a la venta en Europa a mediados de este mes de septiembre, mientras que en México estará disponible en el segundo trimestre del próximo año) se podrá experimentar con todos los sentidos (vista, tacto, oído y olfato) al tiempo que ofrece numerosas innovaciones en las áreas de asistencia,

protección e interacción al conductor.. al mismo tiempo que utiliza la digitalización para dar forma a la próxima generación de movilidad individual con innovaciones centradas en las personas.

Las 10 novedades del nuevo Clase S

En la nueva Clase S se incorpora la segunda generación de MBUX (Mercedes-Benz User Experience). La nueva versión constituye un nuevo hito en el desarrollo de esta interfaz entre el conductor, los demás ocupantes del vehículo y el automóvil. El habitáculo equipa hasta cinco pantallas, algunas de ellas con tecnología OLED. Con solo pulsar un botón, el nuevo visualizador 3D para el conductor hace posible por primera vez una percepción espacial de la escena, con auténtico efecto de profundidad basado en Eye-Tracking. No menos impresionante es el Head-up-Display, de formato especialmente amplio, con contenidos de realidad aumentada. Por ejemplo, durante el guiado del sistema de navegación se visualizan flechas animadas de giro, que se superponen virtualmente y con gran precisión a la vista real de la calzada.

El asistente interior MBUX utiliza cámaras instaladas en la unidad de mando en el techo y algoritmos con capacidad de aprendizaje para reconocer numerosos deseos de manejo del conductor. Este asistente interpreta la orientación de la cabeza del ocupante, los movimientos de sus manos y sus gestos corporales, y reacciona activando las funciones correspondientes del vehículo. Si el conductor mira hacia atrás por encima del hombro, el asistente interior MBUX abre automáticamente la persiana parasol de la luneta trasera.

La iluminación activa de ambiente, con unos 250 LED en total, está integrada en los sistemas de asistencia a la conducción y puede subrayar sus advertencias con elementos visuales. A esto se añade la confirmación óptica de determinadas acciones de manejo de la climatización, o del sistema de mando fónico “Hey Mercedes”.

La generación más reciente del paquete de asistencia a la conducción que forma parte del equipamiento de serie incorpora muchas funciones nuevas o perfeccionadas. La nueva pantalla de asistencia en el visualizador del conductor muestra de forma comprensible y transparente a pantalla completa el funcionamiento de los sistemas de asistencia a la conducción.

Si se produce una colisión frontal, el airbag para las plazas traseras (equipo opcional para la Clase S con batalla larga) puede reducir sensiblemente los esfuerzos que soportan la cabeza y la nuca de los ocupantes de las plazas laterales del asiento trasero, siempre que estos se hayan abrochado el cinturón de seguridad. Gracias a su innovadora estructura en forma tubular, el airbag frontal para el asiento trasero se despliega de modo que disminuyen los esfuerzos que soporta el ocupante del asiento.

La dirección del eje trasero (equipo opcional) hace de la Clase S un vehículo tan manejable en el tráfico urbano como un turismo compacto. El ángulo de orientación de las ruedas del eje trasero es de hasta diez grados. Gracias a la dirección del eje trasero, el diámetro de giro de la Clase S disminuye en hasta dos metros.

Más de 50 componentes electrónicos de la nueva Clase S pueden actualizarse con nuevo software sin necesidad de utilizar cables (over-the-air (OTA)). Entre ellos se encuentran el sistema de infoentretenimiento MBUX, el visualizador del conductor, los sistemas de asistencia a la conducción y los sistemas de iluminación MULTIBEAM LED y DIGITAL LIGHT. Gracias a esta tecnología, el cliente puede ahorrar tiempo, pues no es necesario que acuda al taller para la actualización. Además, su vehículo cuenta siempre con la versión más actual del software durante el ciclo completo de utilización, y está preparado para incorporar nuevas funciones. Un requisito para la actualización OTA es siempre el consentimiento explícito del usuario.

Si se detecta un choque lateral inminente por embestida de otro vehículo, es posible aumentar la altura de la carrocería en décimas de segundo mediante intervención del tren de rodaje E-ACTIVE BODY CONTROL (equipo opcional). Esta medida de seguridad es una nueva función de PRE-SAFE Impulso Lateral. De ese modo pueden reducirse los esfuerzos que soportan los ocupantes, pues la colisión tiene lugar en la sección inferior del vehículo, en donde existen estructuras con especial resistencia.

A partir previsiblemente del segundo semestre de 2021, la Clase S con el nuevo DRIVE PILOT (equipo opcional) será capaz de desplazarse de forma altamente automatizada en situaciones con tráfico denso o en retenciones, siempre que el tramo de autopista sea idóneo para ello (inicialmente en Alemania). Esto exonera adicionalmente al conductor, que dispone así de más tiempo para dedicarse a otras tareas, como navegar por Internet o consultar sus e-mails en la oficina sobre ruedas In-Car-Office

Más elegante y aerodinámico

El Mercedes-Benz Clase S 2021 es nuevo en su totalidad. La nueva carrocería bruta basada en una estructura híbrida de aluminio y acero, con un porcentaje de aluminio que supera el 50%, ofrece mayor seguridad en caso de impacto, bajo peso y una elevada rigidez, además de un comportamiento impecable del vehículo, así como un confort acústico y de vibraciones sobresaliente.

Su estética, amparada en un tamaño de 5,18 metros de largo (5,29 la versión de carrocería extendida), 1,92 de ancho sin contar con los retrovisores y 1,50 de alto, contribuyen, con los nuevos elementos de estilo, a darle una imagen imponente y muy señorial.

Todo en su imagen es nuevo, aunque nada sorprende si vemos por dónde han ido las formas de los últimos sedanes de la marca. En el frontal, destaca la enorme parrilla, una tomas de aire en la defensa que le dan un aspecto muy deportivo, así como unos grupos en los que se adivina un refinamiento que en efecto existe, aunque de forma opcional: pueden proyectar en la carretera símbolos que nos avisan de obras en la carretera, peatones, señales de stop, etc.

Por detrás da la sensación de estar ante un CLA AMG muy musculoso, pero que en su nuevo tamaño no ha querido prescindir ni de las notorias salidas de escape ni de los difusores en los bajos. Y visto de perfil apuesta por un estilo de coupé de cuatro puertas y líneas muy limpias, entre otras cosas gracias a manijas de las puertas que (en opción) se enrasan en la carrocería y emergen cuando nos acercamos con la llave, detalle que contribuye a que el coeficiente aerodinámico sea de sólo 0,22Cx.

Por primera vez se incorpora en una gran serie de Mercedes-Benz el equipo opcional DIGITAL LIGHT. Este sistema de alumbrado hace posible implementar funciones de asistencia completamente innovadoras.

* Advertencia de zonas de obras reconocidas, con proyección del símbolo de una excavadora sobre la calzada

* Advertencia de la presencia de peatones en el arcén, y marcado con un foco de luz

* Indicación de la existencia de semáforos, señales de STOP o señales de dirección prohibida mediante la proyección de un símbolo sobre el camino.

* Ayuda al circular por carreteras con carriles más estrechos de lo habitual (zonas de obras) mediante proyección de marcas de guiado sobre la calzada.

DIGITAL LIGHT posee en cada faro un módulo de iluminación con tres LED de alta potencia y 1,3 millones de espejos en miniatura, que reflejan y refractan la luz. Por lo tanto, cada vehículo alcanza una definición mayor de 2,6 millones de píxeles. Esto hace posible una distribución altamente precisa de la luz. Como resultado, el asistente para las luces de carretera tiene una precisión 100 veces mayor que la versión con 84 píxeles a la hora de enmascarar vehículos circulando en sentido contrario o señales de tráfico.

También mejora la precisión en los límites claro-oscuro y en la distribución de la luz de todas las demás funciones de alumbrado adaptativas, como la luz antiniebla, la luz para autopista o la luz para ciudad.

Habitáculo inteligente y tecnológico

La nueva estirpe de este sedán de superlujo no sólo se caracteriza por su mayor cuidado al detalle, con un diseño muy elegante, materiales de altísima calidad y acabados que rozan la perfección. No, lo que hace única a la cabina de este modelo es la gran carga de innovaciones tecnológicas que posee orientada a brindar la mayor comodidad y seguridad de todos sus ocupantes.

El interior del nuevo Clase S prescinde prácticamente de todos los botones físicos en favor de pantallas y controles táctiles. Una decidida apuesta por lo digital que gira alrededor de la interfaz MBUX, un sistema que hizo su debut en el actual Clase A y que se ha convertido en la referencia del mercado en infoentretenimiento.

La segunda generación del MBUX (Mercedes-Benz User Experience) introduce la capacidad de aprendizaje. El habitáculo es así aún más digital y más inteligente, pues tanto el hardware como el software han experimentado un gran salto cualitativo.

Hasta cinco pantallas de formato grande, en parte con tecnología OLED, facilitan con imágenes brillantes el control de las funciones del vehículo y de confort. Estas se dividen de la siguiente manera: cuadro de instrumentos, consola central delantera, consola central trasera, y una pantalla dedicada a cada pasajero de las plazas posteriores. De todas ellas, la que más espectacular es la que ocupa la posición central delantera. Este nuevo display, de 12,8 pulgadas y con un formato cuadrado.

Han aumentado considerablemente las posibilidades de personalización y el manejo intuitivo. No solo para las plazas traseras, sino también para el conductor. Con solo pulsar un botón, el nuevo visualizador 3D para el conductor permite por primera vez una percepción espacial de la escena, basada en Eye-Tracking. El efecto tridimensional y la profundidad de la visualización se logran sin necesidad de utilizar gafas especiales para 3D.

El asistente MBUX observa al conductor y al acompañante utilizando dos cámaras láser en la unidad de mando en el techo con capacidad de aprendizaje para reconocer los deseos de manejo del conductor. Este asistente interpreta la orientación de la cabeza del ocupante, los movimientos de sus manos y sus gestos corporales, y reacciona activando las funciones correspondientes del vehículo.

MBUX ofrece no solamente más confort de manejo, sino que asiste además en el campo de la seguridad. Por ejemplo, si reconoce un asiento infantil sobre el asiento del acompañante, puede verificar que se ha asegurado correctamente con el cinturón de seguridad.

Los movimientos de la mano, la cabeza y el torso se interpretan en función del contexto, o siguiendo una petición explícita de los ocupantes. Las imágenes gráficas de las cámaras se convierten directamente en datos meta. Los datos se procesan dentro del vehículo y no se memorizan, ni se transmiten al exterior del automóvil

Es posible ampliar la aptitud de diálogo y de aprendizaje del asistente de voz “Hey Mercedes”, disponible ahora de forma individual en cada plaza de asiento, activando los servicios online en la Mercedes me App. Además, ahora pueden iniciarse determinadas acciones sin necesidad de pronunciar las palabras clave “Hey Mercedes”, por ejemplo, atender una llamada telefónica.

Controla tu hogar desde el automóvil

“Hey Mercedes”, explica ahora también las funciones del vehículo y puede ayudar, por ejemplo, si se desea conectar el smartphone por medio de Bluetooth o si se busca el botiquín de primeros auxilios. Gracias a la función de Smart Home es posible conectar el vehículo en red con el hogar y controlar determinados aparatos o sistemas domésticos desde el vehículo por órdenes de voz. Es posible dirigirse de viva voz a lámparas, enchufes, termostatos, persianas y estores, detectores de movimiento y contactos en las puertas y las ventanas, así como sensores de temperatura, etc.

Los detectores de movimiento y contactos en las ventanas informan acerca de posibles visitas, tanto deseadas como indeseadas. Con la función Smart Home de MBUX, la Clase S puede convertirse en una central de mando. La inteligencia móvil permite disfrutar de un confort muy elevado, también a distancia.

“Hey Mercedes, ¿hay alguien en casa en este momento? Lo he comprobado, el último movimiento registrado ha tenido lugar en la cocina, hace una hora”, son algunos de los aspectos que se pueden realizar desde el auto.

En su nueva generación, “Hey Mercedes” es también capaz de reconocer la voz de los distintos ocupantes. Una vez aprendidos los atributos individuales de la voz, es posible utilizar esta función como control de acceso a los datos y las funciones personales mediante activación de un perfil.

Como opción se ofrecen dos versiones diferentes del Head-up-Display (HUD). El HUD de mayor formato ofrece contenidos de realidad aumentada (AR). Por ejemplo, durante el guiado del sistema de navegación se visualizan flechas animadas de giro, que se superponen virtualmente y con gran precisión a la vista de la calzada.

En relación con las funciones de asistencia se visualizan otras informaciones, como los datos del asistente activo de distancia. La imagen virtual parece suspendida en el aire, a una distancia aproximada de 10 metros. Esta distancia virtual, mayor que hasta ahora, permite representar una imagen de gran amplitud. La superficie de visualizado es equivalente a la de un monitor con 77 pulgadas de diagonal.

Un aspecto exclusivo de MBUX es su interconexión en red con una gran diversidad de sistemas y datos de sensores del vehículo. Gracias a ello, el asistente interior MBUX reconoce numerosos deseos de manejo y accionamiento. Este equipo interpreta la dirección de la mirada, los movimientos de la mano y otros gestos corporales de los ocupantes y les asiste en función de la situación con funciones automáticas del vehículo.

Personalización del vehículo

Una de las grandes novedades es que el usuario puede crear un perfil personal directamente en la Clase S, y sincronizarlo con los datos de perfiles existentes de la cuenta Mercedes me. Basta con escanear un código QR utilizando la Mercedes me App para conectar automáticamente el vehículo con la cuenta de Mercedes me.

De esa manera es posible adoptar en todas las plazas de asiento el perfil Mercedes me propio y, con este, las preferencias personales, como las emisoras de radio preferidas y los ajustes por defecto. Es posible gestionar en el vehículo hasta siete perfiles diferentes con unos 800 parámetros.

También es posible utilizar la configuración remota, por ejemplo, desde el propio domicilio, para realizar determinados ajustes, como la iluminación de ambiente. Dado que los perfiles se memorizan ahora en la nube como parte de Mercedes me, es posible utilizarlos también en otros vehículos Mercedes-Benz equipados con la nueva generación de MBUX.

Junto al método tradicional de introducir un código PIN, un nuevo procedimiento de autentificación asegura un alto nivel de seguridad. Se trata de una combinación de huella dactilar, reconocimiento facial y reconocimiento de voz. Esto permite, al mismo tiempo, abrir las pantallas de ajustes individuales y ejecutar pagos digitales de forma segura desde el vehículo.

Mecánica y tren motriz

La potencia de los modelos disponibles en la fecha de lanzamiento de la nueva Clase S corre a cargo de motores de seis cilindros en línea, tanto de gasolina como diésel, en diversos niveles de potencia. En breve les seguirá un motor V8 con alternador arrancador integrado (ISG) y red de a bordo de 48 voltios. En 2021 se añadirá un modelo híbrido enchufable con una autonomía en régimen puramente eléctrico de unos 100 kilómetros.

Conducción autónoma

La nueva Clase S de Mercedes-Benz es más inteligente que nunca en numerosos aspectos. La experiencia de conducción alcanza un nuevo nivel. Las innovaciones digitales, como la nueva generación de MBUX (Mercedes-Benz User Experience), se completan con novedades destinadas a aumentar el placer de conducción y la seguridad. Entre ellas se cuentan la dirección del eje trasero, con un amplio margen de ángulo de orientación de las ruedas, y primicias en materia de seguridad como el airbag para las plazas traseras. Gracias a la nueva función de PRE-SAFE Impulso Lateral, el tren de rodaje activo E-ACTIVE BODY CONTROL puede aumentar la altura de la carrocería poco antes de un choque lateral inminente (en ambos lados del vehículo).

Los sistemas de asistencia a la conducción perfeccionados sistemáticamente constituyen un paso adicional en la hoja de ruta para la conducción autónoma. Gracias a los sensores de entorno mejorados, los sistemas de aparcamiento puedan asistir aún mejor al conductor al maniobrar. Como fruto de la integración en MBUX, la visualización alcanza dimensiones hasta ahora desconocidas.

Mercedes-Benz quiere implementar técnicamente la conducción segura de modo altamente automatizado en la Clase S. A partir previsiblemente del segundo semestre de 2021, la Clase S con el nuevo DRIVE PILOT (equipo opcional) será capaz de desplazarse de forma altamente automatizada en situaciones con tráfico denso o en retenciones, siempre que el tramo de autopista sea idóneo para ello (inicialmente en Alemania).

Esto exonera adicionalmente al conductor, que dispone así de más tiempo para dedicarse a otras actividades, como navegar por Internet o consultar sus e-mails en la oficina sobre ruedas In-Car-Office.

En la nueva Clase S, el fabricante alemán da un paso importante para una conducción sin accidentes. El conductor cuenta con la ayuda de numerosos sistemas de asistencia a la conducción nuevos o ampliados. De ese modo queda exonerado de algunas tareas, y la conducción en situaciones cotidianas resulta aún más confortable y más segura.

Si se reconoce un peligro, numerosos sistemas le ayudan a reaccionar correctamente a una colisión inminente. Un nuevo concepto de visualizado en la pantalla del conductor facilita la percepción del funcionamiento de los sistemas.

Gracias a los potentes sensores que exploran el entorno del vehículo, los sistemas de ayuda para aparcar pueden prestar más asistencia al conductor en las maniobras. La integración en MBUX agiliza y hace más intuitivo el manejo. La dirección opcional del eje trasero está integrada en los sistemas de ayuda para aparcar, y el cálculo de la trayectoria está armonizado con este equipo. Las funciones de frenado de emergencia tienen como fin mejorar la protección de otros usuarios de la vía.

El asistente para aparcar a distancia ayuda al conductor a aparcar y desaparcar su vehículo haciendo uso del smartphone. En la nueva versión se ha simplificado considerablemente el manejo de este asistente. Si se incorpora la preinstalación para el INTELLIGENT PARK PILOT, la Clase S está preparada para participar en el Automated Valet Parking (AVP, nivel 4 de SAE).

En combinación con el equipamiento opcional necesario y el servicio connect correspondiente (en función del país), la nueva Clase S incorpora la técnica para aparcar y desaparcar de forma completamente automatizada y sin conductor en aparcamientos con infraestructura AVP, siempre que la legislación nacional permita la operación de estos sistemas.

Últimas noticias