T-MEC, un gran reto para las armadoras

Ciudad de México. El 3 de junio la Secretaría de Economía concluyó la negociación de Reglamentaciones Uniformes del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que instruye a mantener mediante sus respectivas leyes o regulaciones, referentes a la interpretación, aplicación y administración de las Reglas de Origen.  

El Tratado incluye nuevos requisitos que deben cumplirse para solicitar el trato arancelario preferencial, entre los que se incluyen:

  • Porcentajes más altos de Valor de Contenido Regional (VCR).
  • Autopartes esenciales originarias (motor, transmisión, carrocería y chasis, eje, sistema de suspensión, sistema de dirección y batería avanzada).
  • Requisitos de compra de acero y aluminio originarios de América del Norte.
  • Requerimientos de Valor de Contenido Laboral (VCL).

En las Reglas de Origen Específicas por Producto del Capítulo 4, establece que cada Parte dispondrá que para un periodo que finalice a más tardar el 1 de enero de 2025, o cinco años después de la entrada en vigor del T-MEC, un vehículo de pasajeros o camión ligero podrá ser originario de conformidad con un régimen de transición alternativo al régimen establecido en los Artículos 2 al 7, conforme a los párrafos 2 y 3 del Artículo 8 del Apéndice Automotriz.

El párrafo 4 del referido Artículo 8 establece que para un periodo que finalice a más tardar el 1 de enero de 2027, o siete años después de la entrada en vigor del T-MEC, un camión pesado podrá ser originario conforme con un régimen de transición alternativo.

Tras las negociaciones, la SE acordó un mecanismo flexible para el sector a través de un Régimen de Transición Alternativo (RTA), con el que se apoyará a las empresas armadoras a cumplir con los requisitos señalados en el Apéndice Automotriz.

El 30 de abril la SE dio a conocer en el DOF, el Acuerdo en el que se da a conocer a los productores de vehículos de pasajeros o camiones ligeros de América del Norte los procedimientos para la presentación de solicitudes para utilizar un RTA. Una vez que la solicitud contemple más del 10% de la producción total de vehículos de un productor de vehículos en América del Norte, se deberá presentar junto con la solicitud un plan “detallado y creíble” que justifique como al término de esta transición, se cumplirá con la regla de origen del Apéndice Automotriz.

El RTA será válido durante 5 años después de la entrada en vigor del Tratado, a menos que el productor de vehículos solicite una prórroga y sea aceptado por la SE.

Las solicitudes debieron ser enviadas a más tardar el 1 de julio de 2020. Los productores de vehículos podrán modificar y actualizar tanto su solicitud como su plan a más tardar el 31 de agosto de 2020.

Los productores de camiones pesados podían solicitar un RTA y debieron contactar a la SE antes del 1 de julio de 2020 para realizar la presentación de la solicitud. Los vehículos de pasajeros y de camiones ligeros que se consideren elegibles para el RTA estarán exentos del requisito de partes esenciales durante el periodo de transición alternativo.

Quienes solicitaron un RTA, debían cumplir con:

  1. Carta de Motivación: que a la vez debe incluir Solicitud de uso del RTA; Declaración del periodo del RTA; Compromiso de cumplir los requisitos durante y después de la expiración del RTA; Entendimiento del requisito para notificar modificaciones al Plan; Declaración de la confidencialidad de la información.
  2. Información Corporativa
  3. Capacidad de Ensamble
  4. Producción
  5. Ventas
  6. Modelos de vehículos
  7. Acero y Aluminio
  8. Salarios
  9. Plan detallado y creíble
  10. Declaración

La SE daría una respuesta favorable a las solicitudes del RTA con base a la “elegibilidad” del productor con el fin de usar el régimen para las importaciones a México.

En entrevista, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la ANPACT dijo que en términos generales el Tratado tiene estándares más altos, tanto en el aspecto laboral, del medio ambiente, aspectos anticorrupción, incluye el tema de las Pymes, refuerza la cadena de valor que hay en Norte América, las Reglas de Origen Automotriz son nuevas, más estrictas, con nuevos requisitos, como el Valor de Contenido Regional, en el caso de México que tiene que aumentar del 60 al 70%.

En el VCR se tiene cierta ventaja para avanzar en ese requisito ya que le fue otorgado un periodo de transición a la industria. En el resto no se obtuvo, por lo que el 45% de VCL y el 70% de requisito de compras de acero y aluminio, se tendrá que cumplir desde la entrada en vigor.

En las Reglamentaciones Uniformes se tenían que definir aspectos importantes de los nuevos requisitos, como la fórmula y definiciones del VCL. Además estaba pendiente por definir cada una de las fracciones arancelarias incluidas en la cobertura del requisito de acero y aluminio.

“Pese a la pandemia, nos estamos preparando para la reactivación de las exportaciones a las nuevas reglas con las que vamos a tener que cumplir del T-MEC”, afirmó Elizalde.

Destacó que muchas empresas que en su mayoría tuvieron la autorización del 18 de mayo en adelante para cumplir los protocolos de salubridad y cada una arrancó en diferentes niveles, unas con un 30% de la producción, otras con un 60%, precisamente las que tienen una vocación de manufactura con mayor nivel de exportación fueron las Plantas que iniciaron primero.

Elizalde reafirmó que la industria no podía adelantarse a hacer cambios, era necesaria la publicación las reglamentaciones uniformes y evaluar si pueden cumplirlas, de lo contrario tendrían que pagar un arancel que va del 4% al 25%. 

Expuso que cada una de las empresas evaluaron si era necesario apegarse a los RTA, o se podía cumplir con los requisitos para el 1° de julio. De no poder cumplir con los requisitos, había tres opciones: pagar el arancel, apegarse al RTA o dejar de exportar, esto último, era lo que menos deseado.

“Vemos positivo que se hayan publicado las reglamentaciones uniformes de manera trilateral, pero sin duda, el cumplir con los requisitos al momento de la entrada en vigor, será un gran reto para la industria, pues las empresas necesitan analizar su cadena de proveeduría, solicitar información a cada uno de los proveedores de toda la cadena de valor, son requisitos complejos”, dijo.

Agregó que los requisitos ocasionarían tener un proceso gravoso para las empresas, lo cual toma tiempo y recursos, tanto el analizar como el tener estos nuevos requisitos, aunque tener reglamentaciones uniformes es algo positivo, certeza jurídica, definición y aplicación de la regla de origen homogéneamente.

Dijo que actualmente la industria enfrenta diversos retos importantes, el apoyo de las autoridades en las soluciones, ayudaría a tener una recuperación económica de la industria y a su vez salvaguardar los empleos de los 84,000 trabajadores involucrados en la producción de vehículos pesados.

El estancamiento en el mercado interno es el principal reto, pues el potencial de demanda interna es de aproximadamente 70 mil vehículos, según un estudio realizado por la Facultad de Economía de la UNAM. Sin embargo, se han mantenido en un promedio constante que oscila en las 40 mil unidades los últimos años.

Lo anterior se puede lograr manteniendo baja la importación de usados, impulsando el mercado interno, apoyando al transportista, invertir en transporte público y renovar vehículos para prioriza la vida y la salud de las personas.

Elizalde dijo que en la negociación, la industria productora de autobuses, camiones y tractocamiones, logró obtener un tiempo de transición de 7 años. Con esto, el primer cambio de valor de contenido regional para vehículos pesados, se dará a partir de julio de 2024, incrementando de 60 a 64% para llegar a 70% en el año 2027.

“La industria productora de pesados trabajará para lograr los nuevos requisitos en su regla de origen y confiamos que el T-MEC será una plataforma que le permitirá a la industria colocar a México como 1° exportador de tractocamiones, 4° exportador de camiones y 6° productor de vehículos de carga a nivel mundial”, finalizó.     

Últimas noticias