Nos quieren comprar los cuadros que encontramos en la CNDH, dicen feministas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Las mujeres que participan en la toma del edificio de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en el Centro Histórico anunciaron que ya han comenzado a recibir ofertas por la subasta de los cuadros que encontraron en dicha sede, cuyos fondos se utilizarían para la entrega de ayudas a víctimas de violencia. 

Desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó la intervención a la pintura de Francisco I. Madero, dicha obra ha alcanzado hasta el momento ofertas por 22 mil pesos, mientras que por los retratos de Miguel Hidalgo, José María Morelos y Benito Juárez se han recibido ofertas por entre 6 mil y 11 mil pesos, indicó Amatista, representante de la Colectiva Resistencia Materna Latinoamérica. 

De acuerdo con la activista, los ofrecimientos por las pinturas se han recibido a través de un número de WhatsApp y no se descarta subastar algunos otros objetos artísticos encontrados en el inmueble de República de Cuba 60. 

“Yo espero, realmente, por el valor de las obras de arte, que llegue a cientos (de miles de pesos); ahorita va muy bajo, pero vamos a ver cómo nos va”, indicó. 

Durante la mañana, Yesenia Zamudio, madre de una víctima de feminicidio, arrojó una serie de papeles por el balcón del edificio ocupado y señaló que los representantes de la CNDH tienen hasta hoy a las 17 horas para pasar a recogerlos, pues de lo contrario los va a quemar o a dejar tirados en la calle. 

Lo anterior, como respuesta a la petición del organismo autónomo de que las manifestantes no destruyeran esos documentos. 

“La integridad de los expedientes sí está garantizada. Ese ha sido uno de nuestros particulares intereses, el mantener esos expedientes intactos, han estado sellados para que no haya situaciones de que nosotros estamos entorpeciendo su trabajo, pero al revés: sólo queremos cooperar”, indicó Amatista. 

Por otro lado, las activistas indicaron que al interior del inmueble ya se encuentran varias personas que han sido víctimas de diversos tipos de violencia, a las cuales ya se les está brindando ayuda, además de que se está en espera de que lleguen más agraviados de otras entidades. 

“Las personas que tienen algún problema de derechos humanos vienen, entregan su carpeta; si necesitan refugio, entran, si necesiran alimentos, entran; las personas en necesidad pueden venir por una despensa y al parecer está en pláticas abrir una cocina para que la gente que no tiene que comer pueda venir directamente”, explicó. 

Con respecto al señalamiento de López Obrador de que la ocupación del edificio tiene motivaciones políticas, la activista señaló que la única motivación de las inconformes es ayudar a las víctimas que lo requieran. 

-- ¿Se resolvería algo con la renuncia de Piedra?, se le preguntó. 

-- Tal vez con algunas compañeras que ya tienen algún problema particular con ella por su falta de trabajo y empatía. No está en el pliego petitorio de las colectivas, pero al parecer hay algunas personas que están muy interesadas en su renuncia, entonces pues nosotras apoyamos.

Amatista indicó que  el pliego petitorio de los grupos que tomaron el inmueble aún no se ha dado a conocer. “Están en trabajo, todavía lo están checando abogados y colectivas para que todas podamos aportar”. 

Últimas noticias