Agroecología, base para nuevo sistema agroalimentario: Sader

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. México transita hacia un nuevo sistema agroalimentario y nutricional basado en la agroecología, aseguró Víctor Suárez Carrera, subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria y Competitividad de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

“No podemos seguir con el modelo del pasado, con una agricultura que deteriora los suelos, que destruye la biodiversidad, que excluye y expulsa a los pobladores rurales, que contamina el agua y emite gases de efecto invernadero, y que produce alimentos que no nutren, sino que hacen daño.

“Eso ya no lo podemos permitir, por eso necesitamos transitar a un nuevo sistema agroalimentario y nutricional con cuatro características ineludibles: que sea justo, saludable, sostenible y competitivo”, aseguró el funcionario.

En conferencia virtual del ciclo Autosuficiencia Alimentaria e Innovación Tecnológica con Prácticas Sustentables, destacó la contribución del Grupo Intersecretarial de Salud, Alimentación, Medio Ambiente y Competitividad (Gisamac) al nuevo sistema agroalimentario y dijo que el acompañamiento técnico que brinda la Sader, no es el extensionismo de antaño.

Comentó que hay “un cambio de fondo, de cómo se vienen haciendo las cosas” y que lo que se busca tener “autosuficiencia alimentaria en vez de dependencia alimentaria; pequeños y medianos prouctores en el centro, en lugar de la gran agricultura de riego rentista del norte; transición agroecológica, en lugar del modelo de Revolución Verde; alimentación saludable, en lugar de la alimentación chatarra que se promovió al mismo tiempo de la Revolución Verde con los sistemas de alimentación y bebidas ultraprocesados”.

Lo anterior “nos han llevado a esta epidemia de obesidad y sobrepeso y sus consecuencias en problemas de salud pública” y resaltó que habrá reconstrucción de mercados locales y regionales”. Ahora, también el propósito es que “los que nos alimentan, coman y vivan bien, con respeto a sus culturas y derechos”.

Advirtió que la transformación del sistema agroalimentario, solo será posible “si los sujetos del campo son los actores, y son los que toman las decisiones de la transformación”, esto es con la participación de los pequeños y medianos productores, los ejidos, las comunidades las organizaciones de productores.

Esto implicará que “ya nunca más que se vean como pobres, como clientelas, como beneficiarios, sino como sujetos con derechos, sujetos con conocimientos pertinentes y con una perspectiva”.

Añadió que pese a haber sido “abandonados” en otras administraciones, están contribuyendo a la alimentación de la población.

Los pequeños y medianos productores tienen un potencial de contribución “muy alto”. Ellos “sí pueden alimentar a México, como no lo han podido hacer los modelos de la agricultura industrial”.

Ello no significa que el gobierno “prescinda de la agricultura en gran escala o comercial de riego, sino que el centro, la prioridad está en pequeños y medianos productores, reconociendo la diversidad y la necesidad de estrategias diferenciadas a partir de sus necesidades, iniciativas, decisiones y ritmos”.

El subsecretario indicó que “otro tema es que en la estrategia de acompañamiento técnico no queremos repetir el concepto o el modelo de extensionismo. Este es un concepto obsoleto, es del pasado, es un concepto de la Revolución Verde, es un concepto de un sistema autoritario que piensa que el conocimiento está afuera, y qué hay que llevarlo a la gente ignorante del campo con paquetes tecnológicos que se llevan de arriba para abajo. Nosotros planteamos que ese extensionismo no debe estar más en el lenguaje institucional, y mucho menos en la práctica de la Sader”.

Remarcó que el programa Producción para el Bienestar (PpB) y su Estrategia de Acompañamiento Técnico (EAT) ha definido una nueva ruta en la política agrícola del país al colocar a las productoras y productores de pequeña y mediana escala como elemento central en la conformación del nuevo sistema agroalimentario.

Subrayó que alrededor de este esquema de la Cuarta Transformación, están los técnicos agroecológicos y sociales, y también los promotores comunitarios, quienes en esta estrategia son becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF) de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Otro elemento de la nueva ruta de política agrícola, agregó, es la eliminación del concepto de extensionismo por el de acompañamiento técnico, pues el primero implica una visión autoritaria, y un elemento más es el protagonismo que están asumiendo las mujeres y la población indígena: más de 30 por ciento de las beneficiarias de PpB son mujeres; 65 por ciento de los becarios de JCF son mujeres, y 82 por ciento son jóvenes indígenas.

Últimas noticias