Seis de cada 10 personas, con menos ingresos a partir del confinamiento

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Durante la presentación de los resultados de la Encuesta Nacional de las características de la población durante la pandemia del Covid-19 (ENSARS-CoV-2), seis de cada 10 entrevistados señalaron que disminuyeron sus ingresos a partir del confinamiento, que inició en marzo con la Jornada Nacional de Sana Distancia con medidas para disminuir la movilidad y las actividades sociales y familiares.

Pero no sólo eso, una tercera parte declaró que algún integrante del hogar perdió el empleo en este periodo y uno de cada tres encuestados tuvo alguna experiencia de inseguridad alimentaria, entre otras cosas, debido a la preocupación porque los alimentos se acaben, disminución en la variedad de la dieta o consumieron menos alimentos de los que acostumbran por falta de dinero o recursos a partir del confinamiento.

El objetivo de este estudio, que realizó el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), fue describir en una muestra nacional de adultos mexicanos las características de salud, seguridad alimentaria, diversidad de la dieta y factores asociados, ante la dinámica epidémica del covid-19, en una encuesta telefónica.

Para ello La ENSARS-CoV-2 obtuvo información de un total de mil 73 adultos mexicanos de 20 años y más a nivel nacional, con una media de edad de 54 ± 12.9 años. De las 12 mil 850 llamadas, se obtuvo respuesta completa en del 8.4 por ciento. Mientras que en 11 mil 777 no contestó o lo hizo de manera incompleta.

Ciudad de México. 1 de julio de 2020. Los restaurantes de la Ciudad de México reanudaron sus actividades, las cuales estuvieron restringidas por tres meses, debido a la pandemia de Covid-19. Los establecimientos sólo pueden habilitar el 30 por ciento de su espacio, para evitar las aglomeraciones, y no pueden dar servicio después de las 10 de la noche. Durante el semáforo naranja se deben de tener disponible gel antibacterial y tapetes sanitizantes para los clientes en la entrada de los establecimientos; en tanto, el uso de cubrebocas y caretas es obligatorio para el personal.

 

En conferencia virtual, la doctora Teresa Shamah Levy, directora del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas del INSP, indicó que en el sondeo una proporción importante de la población (alrededor del 55 por ciento) respondió tener enfermedades crónicas las cuales se asociaron a mayor vulnerabilidad e intensidad con el Covid-19.

Asimismo, dijo que se observó un aumento en el sedentarismo, así como el consumo de tabaco y alcohol durante la emergencia sanitaria, la cual aún no concluye. “Un alto porcentaje de la población reconoció medidas de mitigación como el uso de cubrebocas, lavarse las manos por lo menos 20 segundos y el quedarse en casa.

“El 70 por ciento de la población reconoció de cuatro a cinco síntomas características del Covid-19 y un porcentaje importante de los adultos encuestados refirieron salir de casa, recibir visitas y usar transporte público, principalmente los hombres menores de 60 años”. 

Ciudad de México, 30 de junio de 2020. Cientos de personas se aglomeraron en algunas calles del Centro Histórico durante la reapertura de comercios en el primer cuadro de la ciudad. La actividad comercial en la zona está limitada a 50 por ciento, con un esquema en el que los negocios con números pares abran lunes, miércoles y viernes, mientras los nones lo harán martes, jueves y sábado, en un horario de 11 de la mañana a las 17 horas, con las medidas de seguridad sanitarias. El gobierno capitalino también habilitó 43 calles para peatones para evitar aglomeraciones.

 

Alto porcentaje de mala nutrición en mexicanos  

Sobre los resultados de la encuesta, Miguel del Castillo Negrete Rovira, jefe de la Unidad de Desarrollo Social sede Subregional de la Cepal en México, comentó que la crisis social y de salud ha puesto de manifiesto que la gran mayoría de la población del país sufre del doble problema del hambre: desnutrición o mal nutrición.

“Tenemos por un lado al 40 por ciento con algún grado de inseguridad alimentaria, una quinta parte tiene inseguridad moderada o severa y por el oro lado poco más del 20 por ciento de los niños menores de 5 años tienen anemia, al igual que una buena proporción de adultos mayores”. 

Agregó que también un porcentaje considerado de la población en México está mal nutrida, es decir, tiene un bajo consumo de micro nutrientes, minerales y vitaminas y un excesivo consumo de macronutrientes como carbohidratos y grasas. “Cerca del 80 por ciento, de acuerdo a un cálculo propio, de los habitantes de México sufre desnutrición o mal nutrición”.

Manifestó que se tiene que mejorar el ingreso de la población ya que es muy complicado tener una dieta adecuada cuando se vive en pobreza, principalmente en cinturones de miseria alrededor de las ciudades, y no se dispone del suficiente dinero. “La población que vive en esos entornos se ve obligada a comprar calorías baratas de muy baja calidad nutricional”.

Últimas noticias