Agrava Covid-19 condiciones de sectores vulnerables: Colmex

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La pandemia del Covid-19 agrava las condiciones económicas y sociales de sectores que ya eran altamente vulnerables, como los niños, niñas y adolescentes migrantes (NNA), jornaleros agrícolas, migrantes en retorno y en busca de refugio, así como trabajadores indocumentados en Estados Unidos, se dijo en el seminario virtual “Migración y desigualdades ante Covid-19: poblaciones vulnerables y redes de apoyo en México y Estados Unidos”.

Reunidos por el Colegio de México (Colmex) un grupo de expertos binacionales de la academia, de los sectores público, social y privado, señaló que la mayoría de los Estados han dejado en evidencia sus capacidades limitadas y rebasadas para brindar protección a toda la población ante un fenómeno como este; además, de que los efectos en la economía serán agudos y a largo plazo.

Claudia Masferrer, coordinadora del seminario e investigadora del Colmex, señaló que a pesar de que en mayo pasado las remesas aumentaron contrario a las expectativas, no se sabe aún si estas remesas son para contrarrestar estragos del distanciamiento social, o si se envían como preparación de un eventual retorno.

Y aunque consideró que es difícil pronosticar lo que sucederá en el futuro, es muy probable que el retorno a México aumente dado el impacto económico que tendrá la pandemia, así como condiciones sociales y políticas adversas más complicadas que las posteriores a la crisis económica del 2008, donde se dio un retorno importante de connacionales. Datos del 2015 muestran que al menos medio millón de menores nacidos en Estados Unidos viven en México, en su mayoría con un padre o madre mexicano.

Rogelio Sáenz, profesor en el Departamento de Demografía de la Universidad de Texas en San Antonio, señaló que pandemia ha expuesto la creciente desigualdad en Estados Unidos, misma que ha creado dos mundos –uno blanco y otro de color–, así como un “inframundo” que consiste de personas que no tienen ciudadanía estadounidense. Dijo que los latinos no-ciudadanos son esenciales para la economía estadounidense, ya que están en la línea de combate durante la pandemia, y al mismo tiempo se les coloca en puestos que acarrean aún mayor riesgo, poniendo en peligro sus vidas en medio de esta emergencia sanitaria como trabajadores esenciales.

Por su parte, Betsabé Román, investigadora de El Colegio de Sonora -una de las cinco entidades con mayor recepción de NNA migrantes retornados de Estados Unidos- dijo que con la suspensión de clases, también se vio interrumpido la recepción de papelería y la regularización en la escuela de los menores migrantes retornados y en espera de refugio en libertad, quienes habían sido aceptados en las escuelas con la condición de conseguir los documentos faltantes.

En consecuencia, añadió, estos menores no inscritos no podrán recibir los materiales escolares de regularización a distancia “Aprende en casa” como los demás estudiantes, lo que les pondrá en una mayor desventaja académica al momento de poder inscribirse, además de que no se consideró si los NNA migrantes inscritos contaban o no con televisión abierta y/o cable o internet.

Ana Saiz, de la organización Sin Fronteras, señaló que los migrantes en busca de refugio es otro de los grupos de población más afectados, pues el extraordinario crecimiento de solicitudes de refugio, la reducción del presupuesto para su atención, el rezago ya existente, el cierre de fronteras y las deportaciones expeditas por parte de Estados Unidos, aumenta la presión sobre el sistema de asilo.

Además, hay situaciones que los colocan en desventaja, entre las cuales citó una salud precaria aun antes de iniciar el viaje, un deterioro en su estado debido al tránsito y la estancia en sitios inadecuados, y un limitado acceso a servicios de salud y a información en lugares de tránsito y destino.

Gabriela Pinillos, investigadora también de El Colegio de México, planteó la urgencia de establecer un sistema de cooperación internacional en el que se proponga un nuevo paradigma de ciudadanía y en el que los Estados, como gestores del bienestar social, actúen en consecuencia a la interconexión y la interdependencia mundial que se evidencia contundentemente en esta pandemia.

 

Últimas noticias