Agua limpia, vital en la lucha contra Covid-19: ONU

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

El agua limpia es vital en la lucha contra el Covid-19, pues el lavado de las manos con ésta y jabón es la principal medida de prevención contra el virus, por eso los gobiernos de todo el mundo deben proporcionar un acceso continuo a suficiente agua a las poblaciones que viven en las condiciones más vulnerables, señaló este lunes un grupo de expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“La lucha mundial contra la pandemia tiene pocas posibilidades de éxito si la higiene personal, la principal medida para prevenir el contagio, no está al alcance de los 2 mil 200 millones de personas que no tienen acceso a servicios de agua potable”, dijeron los expertos.

En un comunicado difundido por la Oficina en México de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y que está fechado en Ginebra, los representantes de diez procedimientos especiales de la ONU exigieron a los gobiernos del mundo prohibir de inmediato los cortes de agua a quienes no puedan pagar las facturas por este servicio.

"También es esencial que proporcionen agua de manera gratuita mientras dure la crisis a las personas que viven en la pobreza y a las afectadas por las dificultades económicas que se avecinan. Se debe obligar a los proveedores tanto públicos como privados a cumplir estas medidas fundamentales. Para las personas más privilegiadas, lavarse las manos con jabón y agua limpia - la principal defensa contra el virus - es un gesto sencillo. Pero para algunos grupos en todo el mundo es un lujo que no pueden permitirse”, señalaron.

El documento es firmado por los relatores especiales sobre sobre los derechos humanos al agua potable y el saneamiento, Léo Heller; sobre los derechos de las personas con discapacidad, Catalina Devandas-Aguilar; sobre el derecho al desarrollo, Saad Alfarargi; sobre la cuestión de las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el disfrute de un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible, David R. Boyd; sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, Dainius Puras; sobre una vivienda adecuada como elemento integrante del derecho a un nivel de vida adecuado, Leilani Farha; sobre los derechos humanos de los migrantes, Felipe González Morales; así como por los expertos independientes sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo, Livingstone Sewanyana; sobre el disfrute de todos los derechos humanos por las personas de edad, Rosa Kornfeld-Matte; y sobre los derechos humanos y la solidaridad internacional, Obiora C. Okafor.

Los especialistas de la ONU acogieron con beneplácito las medidas anunciadas por algunos gobiernos para mitigar el impacto de la pérdida de empleos que probablemente resulte de la pandemia, y pidieron políticas para garantizar el acceso continuo al agua y el saneamiento.

“Las personas que viven en asentamientos informales, las personas sin hogar, las poblaciones rurales, las mujeres, los niños y niñas, las personas mayores, con discapacidad, los migrantes, los refugiados y todos los demás grupos vulnerables a los efectos de la pandemia deben tener un acceso continuo a agua suficiente y asequible. Sólo así podrán cumplir las recomendaciones de las instituciones sanitarias de mantener estrictas medidas de higiene”, señalaron.

Expresaron además su preocupación porque las personas económicamente vulnerables se conviertan en víctimas de un círculo vicioso. “El acceso limitado al agua las hace más propensas a infectarse. La infección da lugar a enfermedades y medidas de aislamiento, lo que dificulta que las personas sin seguridad social sigan ganándose la vida. Así, su vulnerabilidad aumenta, lo que da lugar a un acceso aún más limitado al agua. Los gobiernos deben aplicar medidas para romper este ciclo.

“Desde nuestros mandatos, seguimos insistiendo en la necesidad de asegurar que 'nadie se quede atrás'. Los gobiernos deben prestar especial atención a los grupos en situación de marginalidad, a los que rara vez se sitúa en el centro de las políticas públicas relacionadas con el agua y el saneamiento. En relación con el Covid-19, este mensaje es aún más crítico”, concluyeron.

Últimas noticias