Seis de cada 10 adultos mexicanos, con mala calidad ósea

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En México, se estima que 70 por ciento de mujeres mayores de 50 años tienen masa ósea baja (osteopenia) y 20 por ciento osteoporosis; seis de cada 10 adultos tienen mala calidad ósea y están en riesgo de sufrir una fractura en los siguientes 5 años si no reciben tratamiento de forma oportuna, informó Fabiola González Romero, encargada de la Clínica de Osteoporosis y Enfermedades del Metabolismo Óseo y Mineral del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En el Instituto se otorgaron alrededor de 40 mil consultas de primera vez por este padecimiento en 2018, 80 por ciento de ellas, fueron para mujeres mayores de 50 años de edad. En 2019, agregó el IMSS, derivado de una intensa campaña de prevenció las consultas se incrementaron en más del cien por ciento al alcanzar las 100 mil consultas de primera vez por osteoporosis sin fractura en población vulnerable.

Indicó que en la Unidad Metabólica del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza, “con atención integral, pacientes con osteoporosis reciben tratamiento personalizado”.

González Romero explicó que los derechohabientes que son referidos a la Unidad, llevan un seguimiento puntual para conocer el comportamiento que tiene el calcio en su organismo, pues la eliminación excesiva de este mineral puede ser un factor de riesgo agregado para este padecimiento.

“Se da tratamiento encaminados a corregir los factores agregados que tiene la propia enfermedad, a los que les llamamos no convencionales como el uso de tiazidas para corregir la hipercalciuria renal. Si nosotros damos un tratamiento integral, quitamos ese mecanismo por el cual se está perdiendo calcio”, añadió.

Agregó que una vez que se trata el origen, se trabaja en el adecuado remodelado óseo con la finalidad de regenerar el hueso, aunque el padecimiento no se cura, el objetivo es evitar las fracturas y mantener buena calidad de vida.

González Romero destacó que este padecimiento tiene relación con otros órganos del cuerpo, por ejemplo, en la médula ósea, donde se producen hormonas como la eritoproyetina, que es la encargada de la producción de glóbulos rojos; además, dijo, si no hay hueso sano, no hay músculo sano.

Explicó que la osteoporosis es una enfermedad crónico-degenerativa que se caracteriza por la disminución de la masa ósea que tiene como como consecuencia fragilidad y deterioro de la microarquitectura del hueso, que conlleva a una mayor probabilidad de enfrentar fracturas.

“La causa de este padecimiento es que el hueso se hace poroso, se pierde la arquitectura del hueso, se adelgazan las corticales (parte externa del hueso) y se disminuyen las trabéculas (parte interna del hueso), que es en donde se realizan diversas funciones metabólicas”, dijo.

Indicó que es asintomático, por lo que se le ha llamado la enfermedad silenciosa ya que sólo se manifiesta cuando hay una fractura, pues antes de ello, es indoloro.

Detalló los factores de riesgo para padecer esta enfermedad: ser mujer, pues a ellas les afecta más que a los hombres; la genética, ser mayor de 40 años, la post menopausia sin haber tenido terapia de reemplazo hormonal; el sedentarismo; la deficiencia de calcio durante el embarazo; y padecer enfermedades reumatológicas o crónico-degenerativas como obesidad, hipertensión o diabetes.

De igual manera, la especialista resaltó que un factor muy importante es no haber llegado al “pico máximo” de la formación de masa ósea por deficiencia en la ingesta de calcio desde la niñez y hasta los 30 años de edad, por lo que es importante cuidar este aspecto en las niñas y niños para crear huesos sanos.

González Romero precisó que para contrarrestar las posibilidades de padecer osteoporosis se pueden introducir hábitos saludables en la alimentación como incrementar el consumo de lácteos, almendras, nueces, charales, amaranto, o espinacas.

La osteoporosis se diagnostica a través de una densitometría ósea, pero ésta se realiza únicamente, en las mujeres, cuando están en la post-menopausia o haya presentado una menopausia temprana (antes de los 40 años), y para ambos sexos, que haya deficiencias hormonales o que se haya presentado alguna fractura que no corresponda con el impacto.

 

Últimas noticias