Incurriría STPS en desacato si no dan toma de nota a Choreño: PT

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La renuncia de Carlos Romero Deschamps a la dirigencia del sindicato petrolero y la imposición de Manuel Limón –diputado federal del PRI- en ese sitio, dio pie a la disputa por el control sindical en Pemex entre la planilla que encabeza Rubén Choreño -quien dio a conocer el amparo que obtuvo para hacerse de la dirección de ese gremio- y el grupo relacionado con el ex dirigente.

El grupo legislativo del Partido del Trabajo en la Cámara de Diputados se involucró en el choque interno y anunció que si el miércoles próximo no se concreta la toma de nota a favor de Choreño, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, incurrirá en desacato, y “nosotros no vamos a solapar a nadie”, subrayó Reginaldo Sandoval, coordinador de los petistas.

Tanto Rubén Choreño, quien insiste en ser el sucesor de Romero Deschamps, como el diputado Sandoval cargaron contra el director de registro de asociaciones de la Secretaría del Trabajo, Sergio Méndez Silva, quien es el responsable de entregar las tomas de nota a las planillas de trabajadores que obtengan la mayoría de los votos de los trabajadores, a quienes dicen representar. Los acusaron de representar los intereses del neoliberalismo: “él no es de la 4T, no sabemos porque sigue ahí, no debió dar la toma de nota a Romero Deschamps, esto mueve a sospecha de este personaje quien ha maniobrado para impedir que se manifieste la libertad sindical en el país”, reitero Sandoval.

El 17 de enero de 2019, ocurrió una asamblea extraordinaria en el sindicato petrolero, con objeto de mover o ratificar a Carlos Romero Deschamps. Según los resultados que presentó Rubén Choreño, la planilla que él encabeza ganó en aquella reunión y el 23 del mismo mes, presentó los documentos que así lo acreditaban ante la Secretaría del Trabajo.

Pasaron 15 días reglamentarios para que se le concediera la toma de nota, hecho que no sucedió. “Sergio Méndez Silva, que es un personaje que fue impuesto ahí por el mismo Carlos Romero Deschamps; después de entregar los documentos esperamos, y él dejo de respondernos hasta las llamadas. Por eso interpusimos un amparo por su negligencia que expresa complicidad con la pasada dirigencia sindical”, declaró Choreño.

A partir de entonces inició el procedimiento de amparo, que fue resuelto a favor del quejoso el 27 de diciembre, en el juzgado octavo de distrito en materia de trabajo en la Ciudad de México, a cargo de la Rosaura Rivera, y donde se asienta que los argumentos del dirigente que reclama la posición de Carlos Romero Deschamps, son válidos.

A partir entonces, el plazo de 15 días hábiles vencerá el miércoles próximo y en el transcurso de ese día se tendría que concretar la toma de nota a Rubén Choreño, quien se proclamó nuevo dirigente del poderoso sindicato petrolero.

Entre los vericuetos de la disputa también se encuentran las demandas de la dirigencia sindical a manos de Mario Rubicel Ross, y Enrique del Ángel Bauza, además de la permanencia de Manuel Limón en ese sitio, una vez que sustituyó a Carlos Romero Deschamps, y cuando tenía un plazo de 30 días para convocar a los trabajadores para votar por un nuevo líder.

Ahora en ese galimatías de reclamos y demandas de respeto a la ley, el coordinador del Partido del Trabajo, Reginaldo Sandoval, se incorporó a favor de Rubén Choreño, y emplazó a la autoridad a responder a la resolución dictada por la juez Rosaura Rivera: “Si la secretaria del trabajo no acepta dar la toma de nota a Choreño incurriría en un desacato”.

-Está de por medio la secretaría del trabajo, Luisa Alcalde –se le insistió una reportera.

-Nosotros no vamos a encubrir a nadie, si lo solapamos estaríamos contra de la 4 T. Sostengo que el presidente de la República, en la conferencia mañanera del 7 de enero no estaba informado de esta resolución del juzgado octavo. Nosotros vamos a fondo con el tema de la libertad sindical.

Últimas noticias