Recuerdan a Nepomuceno Moreno en la Estela de Luz

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Un grupo de familiares, amigos y compañeros de Nepomuceno Moreno Núñez, quien fue asesinado hace justamente 8 años cuando buscaba a su hijo desaparecido, se reunió este jueves frente a la Estela de Luz para honrar la memoria de su ser querido y señalar que el caso ha quedado en la impunidad, pues las indagatorias al respecto quedaron en la inactividad.

Alrededor de 35 personas se dieron cita frente al monumento –rebautizado por algunos colectivos sociales como la “Estela de Paz”--, en Paseo de la Reforma, donde subrayaron que el activista se volvió un símbolo de la lucha de las familias por las personas desaparecidas, al tiempo que puso en evidencia la falta de acciones concretas de los sucesivos gobiernos frente a dicho flagelo.

Valentina Peralta, coordinadora de la organización civil Eslabones por los Derechos Humanos, recordó que el 28 de noviembre de 2011, “don Nepo” –como era conocido cariñosamente por sus compañeros de lucha—fue asesinado en Hermosillo, Sonora, luego de que por más de un año hubiera participado en la búsqueda de su hijo Jorge Mario, desaparecido en julio de 2010 por policías estatales.

“Desde entonces, Nepomuceno se unió al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y fue uno de los padres más aguerridos, en un entorno donde el 90 por ciento de las personas que buscan a un familiar desaparecido son mujeres”, recordó la activista.

Asimismo, Peralta recordó que tras el asesinato de “don Nepo”, el gobierno de Felipe Calderón convenció a los familiares del hombre de que salieran de Sonora para evitar que fueran agredidos, con la promesa de brindarles protección, pero dichos cuidados únicamente duraron poco más de un año, antes de ser retirados por el entonces presidente Enrique Peña Nieto.

“Los abandonaron a su suerte y desde entonces la familia de Nepomuceno ha estado dispersa, disgregada, abandonada por el gobierno federal, como si ellos fueran los delincuentes, cuando ya había un acuerdo institucional de protección y cuando gracias a él (a Moreno), el gobierno pudo encarcelar a varios delincuentes a quien nadie se atrevía a denunciar”, indicó.

Además de ello, la indagatoria sobre el asesinato de “don Nepo” –primero en manos de la Fiscalía de Sonora y después de la General de la República—está en la inmovilidad “pues hay una especie de imposibilidad de hacer investigación de campo, porque la zona está tomada por grupo de poder de la delincuencia organizada”.

El asesinato de Nepomuceno Moreno, recalcó la activista, “no puede pasar de largo, como si nunca hubiera nacido. Su familia vino de espacios lejanos para conmemorar el actavo aniversario luctuoso de Nepo, que es más que su propio nombre: es un símbolo, un ejemplo y un referente de lo que puede llegar a pasar en México y una muestra de la inatención del gobierno” hacia las víctimas de desaparición.

Últimas noticias