Guerrero: Enfermos renales exigen trato digno en clínica del IMSS

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Acapulco, Gro. Integrantes de la Asociación de enfermos renales del estado se manifestaron en el exterior de la clínica 9 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la avenida Cuauhtémoc, para exigir un trato digno y que mejore la infraestructura de las clínicas contratadas para que se les aplique la hemodiálisis (Farallón y Santa Lucía).

Después de 20 minutos, los manifestantes fueron atendidos en el auditorio de la clínica 9, donde sostuvieron una reunión a puerta cerrada con directivos de la delegación estatal del IMSS.

Los pacientes entregaron un oficio para solicitar que mejore el tratamiento que reciben, petición en la que han insistido desde marzo pasado, cuando la delegación del IMSS en Guerrero contrató dos clínicas diferentes a la que normalmente prestaba el servicio, que era la de Fresenius Medica Care; a partir de lo cual, señalan que la calidad de la atención que reciben se ha visto afectada por la falta de infraestructura para realizar la hemodiálisis.

El oficio dirigido al delegado del IMSS en Guerrero, Francisco Hernández Torres, indica que las clínicas privadas contratadas no cumplen con la Norma Oficial Mexicana 87 de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, entre otras normas de la Secretaría de Salud que hacen referencia a instalaciones y equipamiento.

La presidenta de la Asociación, Miriam Fajardo de los Santos, expresó que “lo que pedimos es que nos cambien de clínica, de verdad está muy triste la situación, en donde actualmente nos atienden”.

Agregó que “vemos cada día el deterioro que se está dando, insumos de baja calidad, mala atención; seguimos igual desde hace ocho meses. Todas las personas merecemos un trato digno”.

Fajardo de los Santos indicó que ante la falta de atención a sus planteamientos, pacientes renales de Acapulco entablarán una demanda colectiva.

Mencionó que “ya es demasiado, se nos han ido más de 49 pacientes en menos de ocho meses, compañeros de nosotros que han fallecido, de Acapulco y de lugares circunvecinos”.

Por separado, Teresa Betancourt Cadena, hija de una paciente con padecimiento renal, manifestó que “estoy pidiendo que me le den buena calidad de servicio a mi viejita, le cambiaron el catéter, el doctor se fue a dar consulta y la dejaron sangrando”.

“Mi paciente estaba bien, pero ya me la dejaron mal, no le están dando el tratamiento como es, la sacan media hora antes”, reprochó.

Explicó que la mala atención inició con el cambio de clínica, del Fresenius a la clínica Santa Lucía, “es una porquería de clínica, en higiene, en servicio, definitivamente, es un clínica patito. Mi enferma lleva 14 años con hemodiálisis, y no había presentado ningún cuadro, hasta ahora que me la cambiaron de clínica”, dijo.

El pasado 27 de octubre fue conformada oficialmente la Asociación Estatal de Enfermos Renales de Guerrero, integrada por 195 pacientes afiliados al IMSS, 48 al ISSSTE y 137 que no están afiliados a ningún sistema de salud.

En dicha ocasión, Fajardo de los Santos advirtió que "una enfermedad de este tipo es desgastante, limita la vida personal, el objetivo que tenemos es buscar alternativas que ayuden a mitigar los problemas que representa ser enfermos renales".

Relató que han sido víctimas de “malos tratos, negligencia, por parte de autoridades, sentimos que han perdido la sensibilidad humana, que en lugar de preocuparse de la salud humana, están preocupados por la economía".

Una sesión de hemodiálisis de calidad tiene un costo de mil 700 pesos, y hay personas que requieren hasta tres sesiones por semana.

Últimas noticias