Demandan al gobierno plan de atención integral para diabéticos

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El sistema de salud de Cuba entrega a los diabéticos un dispositivo para la medición de los niveles de glucosa propios y de familiares. Es una medida efectiva de prevención y evidencia que aun con limitaciones económicas, se puede hacer medicina basada en evidencia y no en existencia, afirmó Gabriela Allard, presidenta de la Asociación Mexicana de Diabetes.

En conferencia previa al Día Mundial de la Diabetes (14 de noviembre), la activista y educadora resaltó que además de conocer la cantidad de personas afectadas, se debe tener la información de cuántas tienen controlados los niveles de glucosa. Por esto, aseguró, es importante que los afectados tengan a la mano el dispositivo que les permite vigilarlos. En México, el problema es que las instituciones carecen de esta prestación para los pacientes, lo que se suma a otras carencias que obstaculizan la atención médica integral.

La diabetes es uno de los principales desafíos para el sistema nacional de salud, está asociada con la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a ocho de cada 10 mexicanos. De acuerdo con estadísticas oficiales, en el país 12.5 millones de personas viven con diabetes –uno de cada siete adultos– de quienes 87 por ciento están en tratamiento. Sin embargo, sólo 15 por ciento cumplen con la realización del examen de laboratorio (hemoglobina glucosilada) para confirmar que mantiene controlado el padecimiento.

Otra parte de la atención clínica incluye revisiones del funcionamiento renal y del estado físico de los pies, pero sólo se efectúan en 2 y 15 por ciento de los individuos, respectivamente.

La falla renal y las amputaciones de extremidades están entre las principales complicaciones de esa alteración metabólica.

Allard indicó que el nuevo plan de sanidad tendría que incluir estos aspectos de la diabetes, segunda causa de muerte en el país después de los males cardiovasculares. En 2016 se registraron más de 105 mil decesos por ese mal.

También resaltó la importancia de la atención médica integral que incluye la educación de los pacientes en alimentación, ejercicio físico y adherencia a los tratamientos.

Agregó que entre las principales consecuencias del descontrol en los niveles de glucosa está la disminución de 40 por ciento en la productividad laboral; también, los afectados están de mal humor, cansados y somnolientos.

Otro aspecto de la enfermedad tiene que ver con el bajo nivel de uso de insulina. Irma Lucía Ceja, especialista en medicina interna, explicó que luego de seis años de padecer diabetes, en 75 por ciento de los afectados el páncreas se agota y se vuelve incapaz de producir esta sustancia, cuya función principal es regular los niveles de azúcar en la sangre.

 
 

Últimas noticias