Alarmante, la violencia en México contra menores: Unicef

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La situación de violencia contra las niñas, niños y adolescentes en México es “alarmante, por mucho, está por encima del promedio mundial”, y se agudiza por la inseguridad social, los altos niveles de impunidad, presencia del crimen organizado y la normalización de la violencia, alertó Christian Skoog, representante de la Unicef en México.

El hogar, la escuela y la comunidad, que deben ser los entornos más seguros y protectores, es donde se genera más violencia y se pone en riesgo su vida, pues más de seis de cada 10, de uno a 14 años enfrentan una forma de disciplina violenta en su hogar.

Mientras, sólo 5.4 por ciento de los tutores acepta el castigo físico como una forma de disciplina, se tienen cuatro menores de edad asesinados cada día, por lo que México “está mucho peor”, y por eso, tal vez, el comité del derecho del niño insiste sobre la importancia de avanzar en el marco normativo y de políticas.

Durante el coloquio Prevención y atención de la violencia en contra de las niñas, niños y adolescentes, Nancy Ramírez, directora de incidencia política de Save the Children, reconoció que “nos estamos quedando muy lejos de garantizarles una vida segura”.

El contexto de violencia es francamente aterrador, porque aparte de ese número de niños asesinados a diario, se tienen más de siete feminicidios de niñas cada mes, que son las formas de violencia más extremas que acaban con su vida.

No obstante, “viven todos los días en un entorno hostil, cargado de fuertes relaciones violentas en sus hogares, en las escuelas, en los espacios públicos”, pese a los avances legislativos e institucionales para protegerlos, reconoció.

En la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, María del Rocío García, titular del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, reconoció que los esfuerzos realizados para erradicar este problema no han sido suficientes.

Desafortunadamente, afirmó, seguimos conociendo historias estremecedoras por la manera en que niñas, niños y adolescentes sufren agresiones injustificables, cometidas dentro y fuera de su entorno familiar, escolar o social.

Los sistemas nacionales y estatales DIF tenemos una gran responsabilidad, pues nos hacemos cargo de resguardar la integridad física, sicológica y emocional de niños en situación de vulnerabilidad, cuyo riesgo de ser víctimas de violencia es más grande.

Por ello se deben articular esfuerzos con otras naciones e instancias sociales alrededor del mundo para definir estrategias, programas y acciones a favor de una niñez y una adolescencia libres de violencia.

México, recordó, fue uno de los primeros cuatro países del mundo en sumarse a la Alianza Global para poner fin a la violencia contra niñas, niños y adolescentes, iniciativa promovida en distintos países, en el marco de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Por su parte, la embajadora de Suecia en México, Annika Thunborg, destacó que su país fue el primer en prohibir el castigo corporal, que es ilegal en el hogar y la escuela desde 1979, luego de que en la década de los 60 el 90 por ciento de los niños en nivel preescolar había sido golpeado y ahora es de cinco por ciento.

Últimas noticias