Denuncian despido de asesores escolares de los CAED

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México.  Padres de jóvenes que reciben educación media superior en los Centros de Atención para Estudiantes con Discapacidad (CAED) informaron que a partir de septiembre inició el despido de asesores escolares, lo que marca el principio del cierre de esa opción educativa.

Para 2020, dijo la responsable del Centro número 2 Jesús Reyes Heroles, Martha Tapia, los CAED no están considerados en el presupuesto.

Actualmente, hay inscritos 9 mil alumnos, que reciben educación en 291 planteles en todo el país, por parte de mil 515 asesores, y han sido despedidos más de 100.

Refirió que en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados se les informó que el programa CAED no está contemplado en el proyecto de presupuesto que envió el Ejecutivo. “Lo cual significa que desaparecemos”, lamentó.

Este lunes, ante la gravedad del cierre de los CAED, responsables, auxiliares y asesores enviaron una cara a la presidenta de la comisión, Adela Piña Bernal (Morena) para que gestione el presupuesto destinado a la enseñanza de personas con discapacidad, que este año fue de 32 millones de pesos.

También solicitaron la formalización del programa que “es la primera y única institución federal en México a nivel medio superior especializada en brindar el servicio con personal calificado en Lengua de Señas Mexicana y Braille, fundamental para ofertar educación inclusiva, de acuerdo a la reforma al articulo 3º constitucional”.

Explicaron que el personal de los centros se integra con profesionistas especializados y con habilidades, aptitudes y sensibilización en atención a los estudiantes con discapacidad intelectual, motriz, auditiva, visual, sicosocial y múltiple.

Hasta ahora han sido despedidos 100 asesores por la política de austeridad gubernamental.

“El criterio para dichos despedidos es de acuerdo con el número de estudiantes activos por centro; es decir, para que un estudiante se considere activo debe contar con acreditación de al menos un módulo”, añadieron.

No obstante, para los despidos solo se tomó en cuenta “lo cuantitativo y la estadística del SIOSAD (Sistema Integral para la Operación de Sistemas Abiertos y a Distancia) no se considera que el trabajo de los estudiantes con discapacidad engloba muchos esfuerzos cualitativos y el ritmo de avance y acreditación depende de la discapacidad y el contexto que vive cada estudiante activo en el aula y no es considerado en la estadística”.

La titular del CAED 2 explicó que si bien la matrícula inscrita de alumnos es de 25 mil en todo el país, por el tipo de evaluación y las condiciones de discapacidad, aumenta la deserción de los estudiantes.

Además, en la carta a Adela Piña se señaló que la participación de los responsables y auxiliares en los centros es fundamental y llamaron a que la austeridad se aplique en otra forma “y no afectando a personas con discapacidad, quienes tienen pocas oportunidades de superación”.

Demandaron una revisión salarial, pero también la transferencia oportuna del presupuesto, porque el previsto para gastos de operación en 2018 se entregó con retraso y fue imposible de ejercer.

Esto derivó en la falta de insumos para impartir clases, desde plumones a material de limpieza y señalaron que este año tampoco a sido otorgado. Con todo, los padres de familia apoyaron con la compra de materiales para evitar la interrupción del servicio.

Últimas noticias