Nuevo etiquetado de alimentos y bebidas, con sellos de advertencia: Ssa

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El nuevo etiquetado de alimentos y bebidas en México será parecido al chileno –que lleva tres años en operación–: un sistema de advertencia que con sellos en forma de octágono identificará a los productos con niveles elevados de azúcar, sal, grasas y contenido calórico absoluto. Mientras más sellos, más dañino para la salud, afirmó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud (Ssa), Hugo López-Gatell.

También está la posibilidad de que se coloquen sellos para sustancias como los edulcorantes no calóricos y la cafeína, cuyo consumo representa un riesgo para niños y adolescentes.

En entrevista, comentó que con base en la evidencia científica, este será el nuevo modelo, el cual cuenta con el apoyo de la academia y organizaciones civiles en el Comité de Normalización donde se discute la modificación de la norma oficial mexicana (NOM) 051 en la materia.

También participan representantes de las empresas que, hasta ahora, no han podido o carecen de la evidencia sobre el supuesto daño que se causaría a la economía nacional y se empeñan a descalificar la propuesta con argumentos como que no serviría para abatir el problema de obesidad y diabetes en el país.

El funcionario puntualizó que el etiquetado es una de diversas medidas para hacer frente a esos graves problemas de salud, por los cuales en México está vigente la emergencia epidemiológica.

Subrayó que la industria mantiene su rechazo al cambio del etiquetado diseñado por ese sector, el cual es el peor de todos los modelos existentes; no obstante, el empresario Jaime Zabludovsky, presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (Conméxico), insiste en encontrar algún apoyo dentro del gobierno para evitar la modificación de la NOM y de la Ley General de Salud también encaminada a establecer un etiquetado claro y entendible.

Aseguró que el pasado miércoles, Zabludovsky se reunió con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Siguen buscando la puerta para lograr que este gobierno se vuelva cómplice de sus planes. Eso no va a ocurrir, sostuvo. Además ya se ha visto que la industria no es una entidad compacta. No todos comparten la visión de Conméxico ni se sienten representados por ese organismo, afirmó.

Entre éstos se encuentra la industria de la caña de azúcar. Este sector sabe que el mercado está distribuido entre los diferentes endulzantes –caña de azúcar, jarabe de maíz alto en fructosa y edulcorantes artificiales– y que los criterios para la colocación de sellos octagonales no serán tabla rasa para todo lo que sepa dulce y que se tomará en cuenta el origen del sabor.

El funcionario denunció actitudes de algunas trasnacionales, como Coca-Cola, que vende en Estados Unidos el mismo producto, pero con una cuarta parte de azúcar, respecto de lo que fabrica para México.

Productos reformulados

A diferencia de lo que pregonan algunas empresas, en Chile no hubo ninguna afectación a la economía a consecuencia del etiquetado de advertencia y, por el contrario, los fabricantes reformularon el contenido de sus productos, a fin de evitar la colocación de sellos. En tanto, las personas han cambiado sus hábitos de consumo hacia opciones saludables.

El sistema de advertencia consiste en que los empaques de alimentos y bebidas con niveles elevados de alguna de las sustancias que en México están asociadas con casi la mitad de las muertes por enfermedades del corazón, diabetes, cáncer y del hígado, tengan visibles en el frente los sellos de color negro, en forma de octágono como el que se utiliza para indicar alto en las señales de tránsito.

López-Gatell detalló que son de color negro para evitar el riesgo de que se confunda con alguno de los colores que pudieran tener los empaques de las mercancías.

La modificación de la NOM 051 se realiza casi en paralelo con la discusión que se lleva en la Cámara de Diputados para reformar el artículo 212 de la Ley General de Salud, a fin de establecer que exista un etiquetado claro y entendible.

Ese es el sentido del dictamen que esta semana podría aprobarse en el pleno de San Lázaro. Los detalles técnicos sobre el tipo de leyenda, tamaño y el lugar donde se colocará corresponden a la NOM.

 

Últimas noticias