Aumento de proyectos mineros derivó en problemas sociales y ambientales

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Entre 2000 y 2018, las empresas mineras extrajeron cinco veces más oro del territorio mexicano que todo el que se explotó durante los tres siglos de la Colonia, etapa considerada históricamente como sinónimo de "saqueo".

En lo que va de este siglo, y sobre todo a partir de la aprobación de la reforma energética durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la actividad extractiva en México se fortaleció, trayendo consigo graves problemáticas sociales, económicas y ambientales.

Así lo señala el "Anuario 2018 Actividades Extractivas en México. Retos para la Cuarta Transformación", elaborado por Fundar Centro de Análisis e Investigación y que se presentó este martes. El Documento asienta que de 2013 a 2018 los proyectos mineros en México aumentaron 77 por ciento.

El reporte indica que mientras en 2010 había un total de 667 proyectos mineros en el país, para 2018 sumaban mil 531. De ese total, mil 113 estaban dedicados a la exploración y 68 por ciento de ellos estaban destinados a buscar minerales preciosos, en particular oro.

Al presentar la invetsigación, Francisco Reynoso, titular del Programa de Territorio, Derechos y Desarrollo de Fundar, dio a conocer algunos datos: entre 2000 y 2010 las empresas dedicadas a esta actividad, la mayoría de ellas extranjeras, se llevaron el doble del oro extraído durante la Colonia, de 2011 a 2014 se extrajo una cantidad similar y tan sólo entre 2017 y 2018 también se consiguió el doble de ese mineral al que se logró durante 300 años.

"Cada vez es más rápido ese saqueo intensivo en este país a consta de las comunidades", señaló.

Contra el argumento de desarrollo esgrimido por gobiernos y empresas, las regiones donde se explotan los minerales no gozan de los beneficios económicos. En las zonas donde se extraen oro y plata, los índices de pobreza entre su población son superiores a la media nacional, pues más de la mitad de ellas viven en la miseria.

Tan sólo donde se explota la plata, una cuarta parte de la población vive en rezago educativo, una de cada tres personas no cuenta con los recursos suficientes para acceder a la canasta básica, 60 por ciento viven en la pobreza y 30 por ciento no cuenta con servicios básicos de vivienda.

El reporte también critica que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador apueste por una inversión en el sector de los hidrocarburos, cuando esos energéticos, además de contaminantes, son cada vez menores para el país.

Tan sólo en el periodo de vigencia de la reforma energética (2013-2018) los ingresos petroleros pasaron de 33 a 19 por ciento, a raíz de un declive de 28 por ciento en la producción de este energético al finalizar el sexenio pasado.

Pese a esa realidad compleja para los hidrocarburos, la administración federal "sigue apostando" por esa industria, pues para el actual ejercicio fiscal se destinaron 25 mil millones de pesos extra a la Secretaría de Energía para Fortalecer a Pemex, más 82 mil 527 millones a la para estatal para rescatar su sistema nacional de refinación.

Reynoso celebró que el presidente López Obrador se haya pronunciado en diversas ocaciones contra el fracking, sin embargo, lamentó que aún no exista una regulación que lo prohíba legalmente. Si bien hay seis iniciativas que buscan frenar esa práctica, dijo, ninguna se ha discutido en el Congreso de la Unión.

El informe de Fundar  revela que actualmente existen 800 conflictos socio ambientales derivados de la explotación de recursos naturales y energéticos, hasta 2018 se han registrado 440 ataques a defensores del territorio y el medio ambiente y 95 casos de criminalización, además que existen 73 proyectos mineros en áreas naturales protegidas.

Las actividades extractivas en México aportan apenas 0.66 por ciento del total del empleo asegurado en el país, y prácticamente la tercera parte del personal (27.4 por ciento) se contrata a través del outsourcing.

Últimas noticias