Conapred llama a cesar hostilidades contra extranjeros en EU y México

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La exigencia del gobierno de México de protección material y legal de los mexicanos que radican en Estados Unidos, así como la de cualquier persona migrante, debe ser acompañada con la demanda del cese a las hostilidades, los sesgos, los prejuicios, la discriminación y el discurso de odio tanto hacia las personas extranjeras, como hacia las ciudadanas estadunidenses de ascendencia extranjera.

Así lo demandó la Asamblea Consultiva del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), en un pronunciamiento en el que condenó “profundamente” los hechos ocurridos en El Paso, Texas, el pasado 3 de agosto, en los que hasta el momento han perdido la vida al menos 22 personas, incluidos ocho mexicanos, además de decenas de heridos.

El órgano ciudadano de opinión, asesoría y promoción de las acciones, políticas públicas, programas y proyectos que diseña o desarrolla el Conapred, destacó que “no basta exigir que se aplique todo el peso de la ley en contra de quien ha perpetrado este asesinato masivo o de quienes han estado cometiendo crímenes de odio en los últimos meses y años”.

Expuso que el acto de asesinar indiscriminadamente a clientes de un establecimiento comercial por su ascendencia étnica y nacional “representa indudablemente un crimen de odio; pero es también, un ataque terrorista, mediante el cual un individuo con ideas extremistas ha pretendido difundir sus convicciones de manera masiva empleando, para ello, la visibilidad que adquiere su crimen gracias a las plataformas mediáticas y digitales”.

Recalcó que estos hechos ocurren en el marco de la generalización y normalización de un discurso de odio de los llamados “supremacistas blancos”, en contra de las personas inmigrantes así como de ciudadanas estadunidenses de ascendencia extranjera”.

En un entorno “en el que incluso el presidente de los Estados Unidos identifica a las personas que profesan cierta religión, o a las que proceden de ciertas regiones, como amenazas a la seguridad de su nación; cuando interpela a algunas congresistas nacidas en el país que “regresen” a sus “lugares de origen”, es natural que ciertos discursos, que en otros tiempos fueron marginales, ocupen ahora el centro de la atención”.

La Asamblea Consultiva señaló que hechos como los acontecidos en El Paso también nos deben llamar a reflexionar sobre el peso que tienen ciertas opiniones y actitudes en el país. “En México ha comenzado a gestarse un fuerte sentimiento de xenofobia en contra de las personas migrantes que atraviesan nuestro territorio en busca de ingresar a los Estados Unidos.

“Día con día se extiende, además, un clima de polarización ideológica que, de no modificarse, corre el peligro de normalizar actos violentos, como de hecho ha sucedido ya en contra de estas personas migrantes, de la comunidad LGBTI (lesbiana, gay, bisexual, trans e intersexual), defensoras de derechos humanos, ambientalistas, y periodistas, para mencionar sólo algunas”.

Indicó que es necesario “elevar nuestra voz, para alertar a la sociedad de estos signos perturbadores en nuestro medio, a la par que reforcemos nuestra demanda a los medios de comunicación, a las instituciones y a las autoridades competentes, para redoblar esfuerzos e impedir que en México se generalicen y acepten los discursos de odio”.

La Asamblea Consultiva está conformada por Mariclaire Acosta Urquidi, Miguel Concha Malo, Tiaré Scanda Flores Coto, Jacqueline Peschard Mariscal, entre otros.

 

 

Últimas noticias