En cuatro décadas, acuífero del Valle de México estará seco

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En un lapso no mayor a 40 años, la capacidad de extracción de acuífero del Valle de México podría agotarse, alertó el coordinador técnico de la Red del Agua de la UNAM, Fernando González Villarreal, quien dijo que este es el más claro ejemplo de no sustentabilidad.

Pareciera que cuatro décadas es mucho tiempo, pero en realidad es un periodo muy breve para la ciudad y para el país, aseveró el también investigador del Instituto de Ingeniería (II), a participar en el seminario internacional Tópicos de frontera en la sustentabilidad, organizado por la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad (COUS), y que este mes está enfocado al agua.

En tanto, Rafael Val Segura, director de Concertación Ciudadana del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACME), destacó que son cinco los estados que se surten de agua de la cuenca del Valle de México y es necesario definir cómo repartirla, y quién debe usarlo principalmente: la agricultura, la industria o la población.

Expuso que en la cuenca del Valle de México no se le ha dado importancia a la cultura del agua: no se valora este recurso de manera ambiental, económica ni social. “No le damos valor económico porque es gratis”, dijo.

“La educación y cultura son piezas fundamentales para cambiar actitudes, transformar valores, creencias y conductas. Tenemos que trabajar la cultura del agua para que la población nos ayude a ser un mejor sistema y tener seguridad hídrica”, subrayó en la mesa de discusión “Desafíos en la gobernanza del agua frente a la seguridad hídrica”.

Manuel Perló Cohen, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, indicó que existe un serio problema en la gobernabilidad de este recurso, que puede entenderse como la falta de capacidad para solucionar conflictos.

En su intervención, dijo que México se ha estancado en la ampliación de los servicios de agua y drenaje; hay desconfianza entre los diversos actores involucrados en el tema y la legislación actual no es un instrumento que ayude a dirimir los problemas.

Sin embargo, consideró que la propuesta de crear una nueva Ley de Aguas Nacionales abre la posibilidad de avanzar hacia una nueva gobernabilidad: crear acuerdos, negociaciones y esquemas.

 

Últimas noticias