Contabiliza Arquidiócesis 10 casos de pederastia clerical

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La Arquidiócesis de México señaló que tiene contabilizados 10 casos de abuso sexual contra menores cometidos por sacerdotes desde 2010, y que únicamente uno está en prisión, lo anterior al presentar a su equipo interdisciplinario de atención a víctimas de este delito.

No obstante, el cardenal Carlos Aguiar Retes en su primera conferencia de prensa en febrero del 2018, y su antecesor Norberto Rivera en 2016, hablaron de que eran 15 los casos. Al respecto, el padre Manuel Corral Martín, secretario para las relaciones institucionales de la Arquidiócesis e integrante del equipo, aclaró que sólo seis de esos mencionados son de pederastia clerical.

“Los 15 casos no eran entorno a la pederastia, había otras irregularidades por las cuales se les suspendió a los sacerdotes de tipo canónico”. Seis casos, añadió, son en torno a abuso sexual contra menores y los otros nueve están relacionados con “sanciones canónicas” de diferente índole que pueden ser “desde revelar el secreto de confesión, tema hasta de drogas”, diferentes tipos.

Marilú Esponda Sada, directora de comunicación de la arquidiócesis y también integrante del equipo para atender a las víctimas de este delito, señaló que los 10 registros que tienen son de 2010 a la fecha y “están en total sintonía con las autoridades civiles”, con las cuales -añadió- “hay continua disposición y colaboración” para resolverlos y que se haga justicia a las víctimas.

Dijo que son 10 las víctimas, y que los sacerdotes denunciados por pederastia automáticamente son dados de baja de su ministerio mientras se realiza toda la investigación.

Sobre Casa Damasco, lugar donde anteriormente se señalaba que ahí eran ingresados algunos de los sacerdotes que eran acusados de abuso sexual, Corral Martín aclaró que este inmueble tuvo una función específica antes de 2010 y a partir de los últimos años "se vio que era necesario reorientarlo".

“Ahí se va a tener la comisión del clero, que la dirige monseñor Jesús Hurtado, donde se le seguirá dando atención a los sacerdotes que así lo necesiten. No era Casa Damasco únicamente por los casos que había de sacerdotes que habían infringido en temas de pederastia sino también de otros temas de situaciones incluso sicológicas o alguna situación”, dijo.

Joaquín Aguilar, director de la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés) e integrante también del equipo de la Arquidiócesis, puso el acento en la prevención. “No podemos estar permitiendo que esto siga sucediendo”.

Dijo que este equipo “es de los pocos, creo que somos tres, no sé hasta dónde pretendan llegar los otros equipos, pero éste es uno de los que pretende trabajar bien, por eso me incorporé”.

El resto de los integrantes de este grupo son la directora del departamento de protección de menores de la arquidiócesis, Zaira Rosales, y el presidente del Tribunal eclesiástico, Andrés García Jasso, quienes no asistieron a la conferencia de prensa. Tampoco asistió el arzobispo primado de México Carlos Aguiar Retes.

Últimas noticias