Producción de alimentos, el mayor desafío de sustentabilidad: experta

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La producción de alimentos es el mayor desafió para la sustentabilidad global, señaló María José Ibarrola Rivas, investigadora del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Precisó que a estas actividades se destinan el 70 por ciento del consumo de agua y se usa el 40 por ciento de la superficie terrestre, aunque a primera instancia el impacto por el gasto de estos recursos no es evidente.

La agricultura y la ganadería son los sectores con mayor impacto ambiental, pero al mismo tiempo la alimentación es el derecho básico de cualquier persona. Entonces, “a primera vista parece que la seguridad alimentaria y la sustentabilidad no se pueden compaginar”, señaló.

En el mundo, 70 por ciento de la población es urbana, “vamos al supermercado y ahí encontramos alimentos, pero no tenemos tan claro de dónde provienen”. Detrás hay una industria fuerte y compleja, que incluye la producción agrícola y ganadera, el transporte –incluso de continente a continente– y el almacenamiento, entre otros factores.

Para Ibarrola Rivas, cuya línea de investigación se fundamenta en encontrar caminos que lleguen a la seguridad alimentaria sustentable, es necesario trabajar de manera decidida en encontrar soluciones, y eso se logra con la reducción del impacto ambiental, con el entendimiento de la relación consumo-producción y con dietas sanas para toda la población.

Por ejemplo, explicó que el consumo de productos animales, incluidos los lácteos, son los de mayor impacto ambiental, y va en aumento. Para producir un kilogramo de plátanos son necesarios, en promedio, 800 litros de agua; de papas, 287; de maíz, mil; y de carne, 15 mil, dijo la investigadora en un comunicado de la UNAM.

En los últimos 50 años, en México el consumo por persona de productos animales se duplicó, y la producción de esas mercancías aumentó, pero no sólo por el incremento del consumo per cápita, sino por el crecimiento de la población y de las exportaciones. La producción de res creció cinco veces; y la de pollo, 20 veces.

Explicó que la geografía busca entender los vínculos entre el ambiente y la sociedad, por lo que ese enfoque es ideal para visualizar esta problemática y encontrar soluciones, dada la heterogeneidad territorial y social de nuestro país.

Últimas noticias