El campo, clave para recuperar la economía en actual crisis: Sader

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El rubro agroalimentario será clave para la recuperación económica y la estabilidad global en la etapa de emergencia sanitaria por Covid-19 y la pospandemia, ya que el sector es responsable de un tercio del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, dijo Víctor Villalobos Arámbula, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Al participar en la ceremonia inaugural de la 17 edición del Foro Global Agroalimentario 2020, que se realiza de manera virtual, indicó que en México y en otros países, un porvenir con bienestar requiere de incorporar a los millones de pequeños productores que desde el autoconsumo o el abastecimiento de los mercados locales, son quienes más contribuyen a garantizar la seguridad alimentaria.

El presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), Bosco de la Vega Valladolid, subrayó que, en la coyuntura sanitaria actual, los productores agropecuarios de México enfrentan el reto de generar alimentos sanos, inocuos y nutritivos para el consumo interno y para satisfacer la creciente demanda de los mercados internacionales.

Ante más de seis mil participantes –entre productores, líderes de organismos empresariales y representantes de 24 países—, el titular de la Sader precisó que en la construcción de un futuro de crecimiento económico con bienestar social los sectores primarios seguirán siendo imprescindibles.

La transformación a la que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha convocado, incluye como objetivos estratégicos el rescate del campo, apoyando prioritariamente a quienes más lo necesitan, y el fortalecimiento de la soberanía alimentaria, mediante la autosuficiencia en productos básicos, explicó.

El campo no se ha detenido ni el conjunto del sector agroalimentario nacional durante la actual contingencia sanitaria. Así el flujo de comercio internacional continúa su dinamismo, su desempeño ha sido mejor que el resto de la economía y la balanza comercial sigue siendo positiva, mencionó. 

En su ponencia indicó que la biotecnología, la agricultura de precisión y climáticamente inteligente, la adición de tecnologías 4.0, los sistemas de información, la inclusión de conceptos como la agricultura circular o la bioeconomía y la vinculación de otros sectores formarán parte de la agricultura del futuro.

Reducir la huella de carbono, con su captura en los suelos, y la huella hídrica, produciendo más con menos agua, y preservar la biodiversidad, como patrimonio de todos, son objetivos compartidos por los productores y cadenas productivas asociadas, aclaró.

El Banco Mundial apunta que el crecimiento de la agricultura puede resultar hasta cuatro veces más eficaz que el de otros sectores para elevar los ingresos de los más pobres, lo que es importante para el país que cuenta con potencial para el desarrollo del campo, manifestó.

El funcionario se pronunció por el “sí a un Estado promotor, sí a un Estado regulador, pero también sí a un Estado rector que actúe en favor de los que menos tienen, que promueva la inclusión de quienes durante décadas fueron excluidos”.

En el marco del encuentro, el secretario Víctor Villalobos fue testigo de honor del Convenio de Colaboración entre el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y el CNA, el cual está enfocado en fortalecer las acciones sanitarias, así como el control de plagas y enfermedades, lo que permite exportar a más de 160 países.

En materia sanitaria, de la Vega Valladolid comentó que el trabajo del CNA con el Senasica ha sido fructífero durante este año, en el que ambos organismos han trabajado de la mano para conmemorar el Año Internacional de la Sanidad Vegetal y el 120 Aniversario del inicio de la fitosanidad en México.

Agregó que los avances sociales y económicos del sector rural de los países en desarrollo están asociados a la innovación y la competitividad de los sistemas agroalimentarios, tanto en el ámbito nacional como en los mercados y economías internacionales.

“En el mundo hay tres bloques comerciales poderosos: América del Norte, Europa y Asia Pacífico, por lo que la competencia por la certidumbre y las nuevas cadenas de valor cambiará nuestro mapa geoeconómico, en donde la innovación y reconversión de nuestros procesos productivos marcará nuestro destino”.

Explicó que “los bloques comerciales necesitan respetar los marcos jurídicos firmados para fortalecer nuestra región y evitar los desgastantes procesos de retaliación, que las diferencias se resuelvan en el marco jurídico y basados en ciencia”, sólo así seguiremos siendo un bloque exitoso que genera de una manera justa, bienestar y oportunidades para sus habitantes.

 

 

 

Últimas noticias