Ni impunidad ni 'carpetazo' en el caso Cienfuegos: AMLO

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. “No existe un acuerdo de impunidad” en el caso del general Salvador Cienfuegos, ni se le dará “carpetazo” porque la Fiscalía General de la República (FGR) abrió una carpeta de investigación contra el militar, a partir de las evidencias que le envió hace seis días el Departamento de Justicia de Estados Unidos, aseguraron el presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. 

El presidente aseguró que México no actuó “de manera extralegal”, sino que hubo intervención diplomática ante un acuerdo de cooperación que fue “violado”, porque no se informó de las investigaciones contra el general en retiro, ni hubo notificación oficial sobre su detención.  

Ebrard expuso, si la jueza que lleva el caso desestima hoy los cargos contra Cienfuegos, como solicitó el fiscal General de Estados Unidos, porque los delitos que se le imputan se cometieron en México, será repatriado a México en libertad y ya en el país, a partir de lo que determine la Fiscalía General de la República, sería procesado en el fuero común.  

López Obrador afirmó: “no estamos actuando de manera extralegal, sino que existe un acuerdo de cooperación, y existen términos, es decir bajo qué condiciones se da la cooperación. Entonces para nosotros ese acuerdo no se cumplió para decirlo con claridad y por eso actuamos”. 

Insistió: “no hay nada oculto, nosotros actuamos a partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática para expresar nuestra inconformidad ante un hecho que se presenta y deciden juzgar en Estados Unidos sin conocimiento de nuestro gobierno.  

 “Esto va más allá de lo legal, no quiere decir que no sea legal, existe un acuerdo de colaboración suscrito años atrás en esta materia, pero no se hacía valer y fue en el caso que nos atañe violado, porque nosotros no tuvimos ninguna información”. 

Aseguró que, por este caso, su gobierno no acordó nada a cambio con Estados Unidos y a pregunta expresa sobre si recibió presiones de las Fuerzas Armadas sobre este caso, respondió: “no admitimos presiones de nadie”.  Pidió esperar a que la jueza en Estados Unidos decida sobre la petición presentada. “Vamos a esperar a ver que sucede en la audiencia”. 

Respecto al gobierno vecino, afirmó: “nosotros no establecemos compromisos que afecten nuestros principios. Es algo que teníamos la obligación de hacer porque sentimos que no se había cuidado el procedimiento”, porque México no fue informado sobre las investigaciones ni que se detendría a Cienfuegos.  “No hay acuerdos en lo oscurito”, como era antes, y pidió confianza, “ya cambió esto, es otro país y otro gobierno”. 

No obstante, agradeció al gobierno de Estados Unidos que “supo escuchar nuestro planteamiento y rectificar”. Indicó que los documentos enviados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos a la Cancillería ya fueron entregados a la FGR, quien abrió un proceso de investigación contra el militar y esa dependencia determinará que sucederá con él. 

“En calidad de qué viene, si va a ser detenido, dejado en libertad, si va a estar sujeto a proceso de investigación”, explicó en conferencia de prensa, y pidió que no se siga pensando que las autoridades extranjeras son más confiables que en México. “No somos más que nadie, pero tampoco menos que nadie”, afirmó. 

Aclaró que así como no hay impunidad, “no vamos a permitir en ningún caso se fabriquen delitos; tiene que haber sustento y pruebas, ya que ninguna persona puede ser víctima de una injusticia y, desde luego, lo haríamos ante cualquier circunstancia que afectara a cualquier mexicano, sea quien sea.  

“No permitiremos una injusticia para nadie, para ningún mexicano, para ningún ser humano, pero aquí además está de por medio el prestigio de una institución fundamental para el Estado mexicano, que es la Secretaría de la Defensa, las fuerzas armadas y no es cualquier cosa. No podemos nosotros permitir sin elementos que se socaven nuestras instituciones fundamentales”.

Tras hacer una cronología del caso, Marcelo Ebrard precisó que si la jueza en Estados Unidos hoy lo determina, Cienfuegos será puesto en libertad en Nueva York, al desestimarse los cargos en su contra, y "bajo la custodia de U.S. Marshals Service será transportado a México y puesto a disposición de la autoridad mexicana". “La Fiscalía lo recibe y toma las decisiones jurídicas que procedan”; ésta definirá en autonomía el camino a procesar a seguir. 

Resaltó la “valentía” del Fiscal de Estados Unidos para poner en alto la cooperación con México en materia de seguridad, a partir de la comunicación que establecieron por este caso. 

El presidente López Obrador subrayó: esto es un “hecho inédito, pero tiene que ver con la confianza que se tiene en las autoridades mexicanas, no solo en Estados Unidos, en cualquier país, porque hemos emprendido una lucha contra la corrupción, la impunidad y es un gobierno con autoridad moral.  

“Por eso ha habido esta relación de respeto con el presidente Trump y su gobierno; no es de que va a haber un operativo encubierto y va a decir el presidente ´no sabía´ y van a meter armas, y el presidente se va a quedar callado y no va a hacer nada. Eso se terminó, es respeto a nuestra soberanía”. 

México, subrayó, es un país libre, independiente, soberano, “que no se olvide. Eso lo han entendido muy bien en Estados Unidos, en el trato que llevamos, y si la  fiscalía de México, al reponerse el procedimiento (contra Cienfuegos) encuentra de que hay culpabilidad, entonces se castiga.  Y lo he dicho desde el principio, la conducta de un oficial, de un militar por importante que sea no debe manchar a toda una institución”. 

 

Últimas noticias