Emite CNDH recomendaciones a Fuerzas Armadas por abusos en dos estados

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió este jueves dos Recomendaciones por violaciones graves presuntamente cometidas en los estados de Puebla y Chihuahua por elementos de las Fuerzas Armadas, quienes habrían incurrido en abusos como detención arbitraria, desaparición forzada, ejecución extrajudicial, tortura y violencia sexual.

En el primero de los casos, la Recomendación 37VG/2020 está dirigida a la Secretaría de Marina (Semar) por los agravios cometidos por miembros de dicha institución en contra de cuatro personas que fueron detenidas de forma arbitraria, sometidas a malos tratos y uso excesivo de la fuerza y posteriormente ejecutadas en el municipio de Tlahuapan, Puebla.

De acuerdo con la madre de una de las víctimas, el 28 de febrero de 2019 su hijo empacaba zacate en compañía de tres personas, en un predio localizado en la localidad de Guadalupito las Dalias, elementos de la Semar los detuvieron argumentando que trabajaban en un predio ubicado junto a los ductos de PEMEX.

La mujer relató que pobladores de la zona observaron que en el lugar de los hechos había elementos de la Armada, quienes desvistieron y golpearon en el rostro a las cuatro víctimas, a quienes les ordenaron se recostaran con la cara en el piso para después, golpearlos en varias partes del cuerpo con una pala que se encontraba en ese sitio.

Al notar de la presencia de los pobladores, los uniformados se llevaron a las cuatro víctimas, cuyos cuerpos sin vida fueron localizados el 1 de marzo de 2019 en el cerro “El Águila”, ubicado en los límites de Santa Cruz Moxolahuac, Tlahuapan, Puebla y San Felipe Hidalgo, Nanacamilpa, Tlaxcala.

Tras estudiar el caso, la CNDH concluyó que los agentes navales detuvieron a las cuatro personas de manera arbitraria e ilegal, omitieron elaborar el parte informativo correspondiente por la detención de las mismas, trasladaron a las víctimas a un lugar boscoso, sin proporcionar información sobre su paradero, y después los privaron de la vida.

En tanto, la Recomendación 38VG72020 está dirigida a la Secretaría de la Defensa Nacional, la Fiscalía General de la República y la Fiscalía General de Chihuahua, por abusos cometidos contra tres jóvenes, uno de ellos menor de edad, quienes fueron víctimas de detención arbitraria, retención ilegal, actos de tortura y violencia sexual, además de la ejecución arbitraria de uno de ellos.

De acuerdo con la queja interpuesta por los padres del joven fallecido, el 26 de febrero de 2009 su hijo y otro menor de edad se encontraban frente a un negocio de comida, ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua, cuando llegaron entre 45 y 50 soldados a bordo de 7 o 9 camionetas, preguntando por el menor y subiendo a ambos a la caja de una camioneta.

Ambas personas fueron trasladadas a instalaciones militares en donde fueron agredidas físicamente para hacerles contestar preguntas sobre un secuestro. El menor de edad precisó que lo golpearon entre varias personas con puñetazos, cachetadas, patadas en la espalda, en los glúteos y en los testículos; lo hincaron y metieron su cabeza “a una cubeta de agua” alrededor de 15 ocasiones y, posteriormente, un militar le colocó una bolsa de plástico transparente en el rostro, mientras era cuestionado sobre un secuestro. El muchacho manifestó que escuchó que también golpeaban a su amigo.

El niño declaró que, con motivo de la tortura, el joven fallecido relacionó a un tercer amigo, por lo que, junto con los militares, fueron a buscarlo para también ser trasladado a las instalaciones militares donde fue golpeado al contestar que desconocía los hechos que se le cuestionaban.

El menor refirió que el 27 de febrero de ese año, los elementos militares escucharon en la televisión que la madre del último joven exigía la liberación de su hijo, por lo que decidieron ponerlo a disposición del Ministerio Público ese mismo día, en tanto que los otros fueron golpeados nuevamente por espacio de 20 a 25 minutos.

El menor de edad escuchó a su amigo “como si le costara trabajo respirar”; cinco minutos después “ya no habló” y uno de los militares dijo “este buey ya se murió”. Posteriormente, escuchó una detonación de arma de fuego y logró percatarse que su amigo “tenía el balazo en la frente y un poco de sangre que le escurría del lado derecho de su cara”.

La CNDH acreditó en este caso que los elementos militares adscritos al 46/o Batallón de Infantería, quienes desempeñaban sus funciones en el cesado “Operativo Conjunto Chihuahua”, en Ciudad Juárez, transgredieron los derechos a la libertad, integridad, seguridad personal y a la seguridad jurídica de los tres jóvenes por la detención arbitraria, la retención ilegal y los actos de tortura, así como por la violencia sexual y la violación al principio del interés superior de la niñez, en perjuicio del menor. Asimismo, se violentó el derecho a la vida por la ejecución arbitraria de una de las víctimas.

 

Últimas noticias