Samir fue asesinado por su defensa de la vida, señala el EZLN

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En muchos rincones de este planeta moribundo hay quienes no se dan por vencidos. En un ejercicio de zoom escrito, para referirse a la lucha y la muerte de Samir Flores Soberanes, el subcomandante Insurgente Galeano cierra en Morelos la lente planetaria de su último comunicado, ahora que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) anunció que viajará a los cinco continentes. Propone un acercamiento al municipio de Temoac. Enfoque ahora la comunidad de Amilcingo. ¿Mira usted esa casa? Es la casa de un hombre que en vida llevó el nombre de Samir Flores Soberanes. Frente a esa puerta fue asesinado. ¿Su delito? Oponerse a un megaproyecto que representa muerte para la vida de las comunidades a las que pertenece.

Galeano abunda: Samir fue asesinado por defender la vida de generaciones que aún no son ni pensadas. Porque para Samir, para sus compañeras y compañeros, para los pueblos originarios agrupados en el Congreso Nacional Indígena (CNI) y para nosotras, nosotros, nosotroas, zapatistas, la vida de la comunidad no es algo que transcurra sólo en el presente. Es, sobre todo, lo que vendrá. La vida de la comunidad es algo que se construye hoy, pero para el mañana. La vida en la comunidad es algo que se hereda, pues.

Recuerda que los zapatistas dijeron al inicio del alzamiento: para vivir, morimos, porque si no heredamos vida, es decir camino, ¿entonces para qué vivimos? Eso es precisamente lo que preocupaba a Samir Flores, subraya.

“Y eso es lo que puede sintetizar la lucha del Frente de Pueblos en Defensa del Agua y de la Tierra de Morelos, Puebla y Tlaxcala, en su resistencia y rebeldía contra la termoeléctrica y el llamado ‘Proyecto Integral Morelos’. A sus demandas de detener y desaparecer un proyecto de muerte, el mal gobierno responde argumentando que se perdería mucho dinero.”

En Morelos “se sintetiza la confrontación actual en todo el mundo: dinero versus vida”, expone. En ese enfrentamiento, en esa guerra, ninguna persona honesta debería ser neutral: o con el dinero, o con la vida. Y sostiene: la lucha por la vida no es una obsesión en los pueblos originarios sino “una vocación… y colectiva”.

En su amplio texto, el mando zapatista invita al lector a librarse, así sea por un momento, de la tiranía de las redes sociales que imponen no sólo qué se mira y de qué se habla, también cómo mirar y cómo hablar. Al alzar la vista de lo inmediato a lo local a lo regional a lo nacional a lo mundial encontrará, sí, un caos, un desbarajuste, un desorden. Pero también se elige qué mirar, apunta Galeano. Puede ser a Kurdistán, Palestina, los sin papeles en Europa o Wallmapu en Chile.

Vistos esa marcha, plantón, campamento de migrantes, esa resistencia, puede ser que un sistema íntegro sea el responsable. Un sistema que produce y reproduce el dolor, a quienes lo infligen y a quienes lo padecen. Pero considera inútil pedir perdón a los causantes.

En el quinto comunicado de seis (faltan cuatro, porque, dijo, va en sentido inverso), el EZLN abona las razones de su anunciado recorrido internacional en 2021. Pregunta ¿quién se beneficia de la destrucción, del despoblamiento, de la reconstrucción, de la repoblación? Y se encuentra con diversas corporaciones en varios países, “que fabrican no sólo armas, también autos, cohetes interestelares, hornos de microondas, servicios de paquetería, bancos, redes sociales, ‘contenido mediático’, ropa, celulares y computadoras, calzado, alimentos orgánicos y no, empresas navieras, ventas en línea, trenes, jefes de gobierno y gabinetes, centros de investigación científica y no, cadenas de hoteles y restaurantes, fast food, líneas aéreas, termoeléctricas y, claro, fundaciones de ayuda ‘humanitaria’”.

Menciona algunos escenarios actuales: la Isla de Lesbos, el Peñón de Gibraltar, el Canal de la Mancha, Nápoles, el río Suchiate, el río Bravo, donde hay quienes también luchan por la vida y la conciben “ligada inseparablemente a su tierra, a su lengua, su cultura, su modo. A eso que el CNI nos enseñó a llamar ‘territorio’, y que no es sólo un pedazo de tierra”.

Texto íntegro en: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2020/10/09/ quinta-parte-la-mirada-y-la-distancia-a-la-puerta/

Últimas noticias