Comerciantes de Olinalá acusan a policías de privarlas de la libertad

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Chilpancingo, Gro. Comerciantes del municipio de Olinalá, municipio de la Montaña Alta de Guerrero, acusaron al alcalde José Juan Harrejón Ortiz, al director de la policía municipal Marco Antonio Ávila Baltazar, y a ocho policías municipales, de abuso de autoridad y de haberlas privado de su libertad.

Entrevistadas en Radio Universidad, Arleth, y Deysi Hernández Hernández, así como Teresa García García, narraron que el pasado 4 de agosto alrededor de las 23:40 horas, fueron detenidas por ocho policías municipales, todos ellos varones, en esa cabecera municipal. “Se nos cerró una patrulla, y reconocimos a uno de ellos de nombre Florencio “N”, expusieron.

Después, uno de los policías descendió del vehículo y dijo “a ver güera, ya cansaste al presidente, traemos órdenes del presidente y del director de seguridad pública, nos van a acompañar al ayuntamiento.

“Otro policía que iba armado “gritó de manera violenta y prepotente que abriéramos la puerta trasera del vehículo, a lo cual accedimos por el temor a que nos pudiera hacer algo.

"Y continuando (el policía municipal) con su actitud grosera nos dijo: “avánzale, sigue a la patrulla, vamos al ayuntamiento; hay un reporte contra ustedes, ya saben no se hagan, es asunto con el presidente municipal, para que aprendan y le bajen tantito”.

Manifestaron las denunciantes que desconocen por qué las retuvieron en las instalaciones del ayuntamiento hasta casi las 3 de la madrugada.

Arleth Hernández recordó que los policías municipales intentaron revisarlas. “Yo les dije que no tenían por qué revisarnos, que éramos mujeres, y que tenían que ser mujeres policías las que nos deberían revisar”.

Sin embargo, agregó, "uno de los policías de manera grosera nos contestó: ah no quieren, pues aunque no quieran, ahorita las vamos a meter a barandilla, para que se les quite”, y en ese momento, los policías “nos empezaron a jalonear”.

Nosotros les decíamos que no habíamos hecho nada, pero otro de los policías contestó: “tú ya sabes que el reporte viene de arriba, sabes de qué se trata, no te hagas, para que no te metas con quien no debes”.

Las mujeres manifestaron que después de tres horas, y gracias a la presión que ejerció la familia, fueron puestas en libertad, y que después de las vejaciones de que fueron objeto, los policías las amenazaron diciéndoles: “Mucho cuidado con querer intentar algo contra nosotros, ya saben de qué parte venimos, ya saben que el que manda aquí es el presidente municipal, ya sabemos dónde encontrarlas”.

Todas solicitaron al gobernador Héctor Astudillo Flores que intervenga en este caso, y demandaron al alcalde, y al director de la policía municipal, que informen si existe orden de aprehensión en contra suya, y el motivo por las que privaron de su libertad, entre otros puntos.

Teresa, Arleth y Deysi se dedican al comercio local en Olinalá, en donde venden comida, ropa y artículos de papelería, dijo su abogado Valentín Sandoval Montiel, quien anunció que fue interpuesta una denuncia en el Ministerio Publico de esa ciudad, y una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado (Codehum) el pasado 9 de agosto.

Las denunciantes reconocieron que temen por su seguridad, y que incluso piensan que si no se les hace justicia, tendrán que abandonar Olinalá; además, denunciaron que otras mujeres han sido hostigadas por parte de policías municipales.

Últimas noticias