Desaparecer el Fonden tendrá consecuencias graves, advierte ERN

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El Fondo para la Atención de Emergencias (Fonden) es un ejemplo a nivel internacional de cómo manejar los desastres naturales. Su desaparición “va a ser una cosa muy grave”, amplificará conflictos sociales y aumentará la pobreza al no contar recursos emergentes. “Ya lo veremos”, advirtió Eduardo Reinoso, director general de Evaluación de Riesgos Naturales (ERN).

En conferencia de prensa expuso que la política de riesgos en el país no está unificada. Con los programas de ajustes presupuestarios lo más sencillo resultó en recortar recursos a los seguros. Ello pese a que, por un lado, en su marco macroeconómico para 2021 el gobierno federal destacó la importancia de los seguros para administrar riesgos naturales, pero por el otro canceló seguros agrícolas.

La víspera, la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados aprobó la desaparición de 109 fideicomisos y fondos que contienen 68 mil 478 millones de pesos, entre ellos el Fonden. Al corte del segundo trimestre de 2020, en dicho fideicomiso que supone un mecanismo de estabilización presupuestaria habían 6 mil 861 millones de pesos.

Eduardo Reinoso subrayó que el problema son intereses contrastantes en la administración pública federal, agregó que según su experiencia no pocas voces “están frustradas” por la política tomada en la administración de riesgos.

Las declaraciones las hizo en la presentación de la herramienta R-Health, la que permite un monitoreo constante de edificios para determinar su salud estructural de manera inmediata. Es decir que luego de un sismo se puede escanear qué tan dañado quedó un inmueble y si es seguro entrar.

“Con este sistema se está instrumentando un edificio de manera permanente a través de un micrositio web privado donde se monitorea en tiempo real los inmuebles y estructuras protegidas, recibiendo, tras un sismo, un reporte detallado y notificaciones basadas en una semaforización”, agregó Jaime Cater, director comercial de ERN.

Datos de la empresa indican que durante el 2017, hubo 150 edificios colapsados o demolidos, otros más de 400 con daños graves que requirieron reparaciones mayores. Se estima que todo esto fue equivalente a 40 mil millones de pesos en pérdidas. A la par, el Centro Nacional de Prevención de Desastres Naturales (CENAPRED) informó que el evento costó más de 88 mil millones de pesos en el país. 

Últimas noticias